Se expande en EU legalización de la mariguana

0

Los electores en California aprobaron el martes una medida incluida en la papeleta, que legaliza el consumo de la marihuana con fines recreativos en el estado más poblado del país, un resultado que concede al movimiento prodespenalización del cannabis su mayor victoria a la fecha.

Los electores en nueve estados consideraron las propuestas para ampliar el acceso legal a esa droga, que aún es penado por el gobierno federal.

California fue el primer estado en aprobar el uso de la marihuana con fines medicinales hace dos décadas. También era uno de cinco estados que decidirían autorizar a los adultos el consumo de marihuana con fines lúdicos. Los otros eran Arizona, Maine, Massachusetts y Nevada.

Florida, uno de tres estados que decidirían legalizar el uso de la marihuana con fines terapéuticos, aprobó la propuesta. Montana votó a favor de reducir las restricciones a la actual ley que rige el cannabis con fines médicos.

El voto en California significa que estará despenalizado el consumo de cannabis en toda la Costa Oeste, lo que otorga al movimiento prolegalización un poderoso impulso.

Esta situación podría alentar esfuerzos similares en otras entidades y apremiar a las autoridades federales a que flexibilicen las normativas que han estado vigentes mucho tiempo y que clasifican a la marihuana como una droga peligrosamente adictiva sin ningún beneficio médico.

En general, las propuestas para la legalización del uso recreativo de la yerba ubicarán al cannabis en la misma categoría que el alcohol.

El consumo de marihuana estaría restringido a personas de al menos 21 años de edad y quedaría prohibido fumarla en la mayoría de los espacios públicos. De acuerdo con las iniciativas, la yerba quedaría sujeta a estrictas normativas, se impondrían altos impuestos a su venta y algunos estados permitirían cultivarla a los usuarios.

Según diversas encuestas estado por estado, la mayoría de las iniciativas tenían buenas probabilidades de ganar. Sin embargo, los oponentes que incluyen a instancias policiales y activistas antidrogas urgieron al público a que rechace cualquier cambio.

Estos sectores se han quejado de que la legalización pondría en peligro a los niños y abriría la puerta a la creación de otra industria enorme, como la del tabaco, que estaría dedicada a vender a los estadounidenses una droga perjudicial para la salud.

La medida en Massachusetts, por ejemplo, afrontó la oposición del gobernador republicano Charlie Baker, el alcalde de Boston, Marty Walsh, y la Arquidiócesis Católica Romana de Boston, que contribuyeron con 850.000 dólares a la campaña a favor del “no”.

En Maine, los oponentes incluyeron a algunos de los principales protagonistas de la industria de la marihuana con fines médicos, a los que les preocupa que se altere su modelo de negocios.

En Arizona, el tema evocó incertidumbre sobre la manera en que la legalización podría afectar el flujo del contrabando de drogas ilegales por la frontera con México.

La propuesta suscitó profundas divisiones entre los defensores de la marihuana y los agricultores.

En el conocido Triángulo Esmeralda, una región del norte de California famosa por cultivar cannabis desde hace décadas, muchos pequeños productores han anhelado la legalización pero también temen quebrar a causa de las grandes fincas empresariales.

Fuente: AP

Comentarios

Skip to toolbar