Recortes asesinos

0

Por John M. Ackerman 

Ya no alcanza el presupuesto para nuevas escuelas y hospitales, ni para la cultura o el combate a la corrupción, tampoco para invertir en la industria petrolera nacional. Pero sobra el dinero para pagar la deuda a los bancos, financiar la industria militar y contratar asesinos. Cada día caen más mártires en la lucha por la transformación del régimen mexicano. La semana pasada fueron ejecutados a tiros en Oaxaca tanto el joven fundador de Morena en la Mixteca, Agustín Pavía, como el dirigente magisterial de la Sección XXII, Jorge Vela.
La brutalidad del Estado mexicano y el recorte presupuestal constituyen dos lados de la misma moneda. La crisis económica — durante el segundo trimestre de 2016 la economía ya inició su camino hacia la recesión con una contracción de 0.3% — y el abandono del gobierno a sus responsabilidades, cada día generan más indignación social. Los oligarcas se sienten amenazados y, en lugar de impulsar un nuevo modelo de desarrollo que genere bienestar para todos, prefieren fugarse a sus mansiones en el extranjero y exigirle al gobierno mexicano que reprima cualquier expresión de descontento ciudadano.
Es falso que el Estado neoliberal sea minimalista o débil. Al contrario, el neoliberalismo requiere de un Estado cada vez más “fuerte” y dispendioso, desde luego no como garante de derechos y proveedor de servicios al pueblo, sino como órgano represor y activo cliente de los mercados financieros.
Agustín Pavía, dirigente de Morena ejecutado en Oaxaca
Por ejemplo, a la víspera de los cobardes asesinatos de Pavia y Vela en Oaxaca, Peña Nieto había transformado la celebración del Día de los Niños Héroes, 13 de septiembre, en una oportunidad más para ensalzar a las fuerzas militares. Flanqueado por los Secretarios de la Defensa, Salvador Cienfuegos, y de la Marina, Vidal Soberón, el ocupante de Los Pinos señaló que la mejor forma para “fortalecer la soberanía nacional” es con la fabricación de armas letales.
Así que, en contraste con el colapso de la capacidad productiva de la economía nacional, resulta que la industria militar se encuentra en pleno auge. Como resultado del apoyo de los Estados Unidos y los aumentos sistemáticos al gasto militar, México ha renovado sus fábricas de armas. “Todavía hasta hace dos años existía mucha maquinaria obsoleta o antigua…hoy 80% de la maquinaria es moderna”, indica el General Fausto Lozano, Director General de Industria Militar (véase entrevista completa aquí: http://ow.ly/1waZ304fd3E).
Lozano presume que hoy México produce 18 millones de cartuchos y 15 mil fusiles al año, “pero con la modernización en 2017 estaremos produciendo 30 mil, entre otras armas”. El reportaje también desliza la idea de que si bien estas armas son de uso exclusivo de las fuerzas militares “se planea que en el futuro se vendan a corporaciones policiacas” e incluso al extranjero.
Mientras, México extraerá, refinará y exportará cada vez menos petróleo. De acuerdo con la propuesta de Presupuesto de Egresos de la Federación para 2017, PEMEX será recortada por la cantidad de 100 mil millones, más de 40% de la reducción presupuestal total, que alcanza 1.2% del PIB. Ello implicará el despido de miles de trabajadores petroleros y la reducción a cero la cantidad de pozos exploratorios.
En 2017 las nuevas exploraciones y las contrataciones correrán exclusivamente a cargo de los oligarcas apátridos y las empresas petroleras transnacionales. Se consolida el saqueo a nuestro oro negro y se vuelve hoy más urgente que nunca tomar las riendas del poder en 2018 para parar la destrucción de la Nación.
El flamante Secretario de Hacienda y encubrir profesional de las corruptelas de sus jefes, José Antonio Meade, también propone para 2017 un dramático recorte a la salud, la educación, la investigación científica, la cultura y el combate a la corrupción.
Si los partidos del “Pacto por México” mantienen su lealtad al amigo de Donald Trump que despacha en Los Pinos, el próximo año la educación pública recibirá 10% menos que lo presupuestado en 2016, la salud pública será recortado por 10.8%, CONACYT sufrirá una reducción de 23.3% y la nueva Secretaría de la Cultura tendrá que reducir en 30% sus gastos. La Secretaria de la Función Pública también será recortado, por 5%, lo cual constituye una caída acumulada de 25% en relación al inicio del gobierno de Peña Nieto en 2012.
En contraste, en 2017 los pagos realizados por el Estado mexicano a los bancos por concepto de servicio a la deuda pública se aumentarán en 18.9%, para alcanzar la cifra de 568 mil millones de pesos. Este monto que todos los mexicanos regalaremos a los organismos financieros es más de doble de la cantidad que gastará la Secretaría de Educación Pública, más de cinco veces el gasto en salud y casi diez veces más que el monto que se invertirá en las instituciones de educación superior federales, incluyendo la UNAM y el IPN.
Los presupuestos transparentan los verdaderos intereses de los gobiernos. Más allá de la demagogia y los discursos, es en el presupuesto que se puede contar con pesos y centavos las prioridades y los proyectos oficiales.
Para quien tuviera alguna duda al respecto, resulta que el gobierno actual no tiene absolutamente ningún interés en fortalecer la educación pública, enaltecer la cultura, fomentar la investigación, combatir la corrupción o desarrollar a la Nación. Lo único que le interesa a Peña Nieto es servir a Trump, Clinton y a todos los amos del norte, poniendo toda la fuerza del Estado mexicano a su servicio con el fin de terminar de avasallar al pueblo mexicano y violentar la dignidad nacional. ¿Lo permitiremos?
Twitter: @JohnMAckerman
Publicado en Revista Proceso No. 2081
(C) John M. Ackerman, todos los derechos reservados

Comentarios

Skip to toolbar