Visita de Trump detona crisis con embajada de EU en México

0

El encuentro entre Donald Trump y Enrique Peña Nieto generó una crisis con la representación diplomática de Estados Unidos en México y, en especial, con la embajadora Roberta Jacobson, quien fue ignorada e informada de última hora, según informes provenientes de Los Pinos.

Estos mismos reportes confidenciales indican que apenas a las 11:00 de la mañana, del 30 de agosto, la Presidencia de la república trató de mantener enlaces con la embajada norteamericana. En otras palabras, no se había notificado de la recepción a la embajadora.

El subsecretario para América del Norte, Paulo Carreño King, fue el responsable de mantener la comunicación con la embajadora Jacobson, saltándose a la canciller Claudia Ruiz Massieu.

Fue hasta las 9:00 de la mañana del 31 de agosto, que se recibió un escueto comunicado de la embajada en donde reitera su “respeto” a la soberanía del gobierno mexicano, en relación con el encuentro entre Donald Trump y Peña Nieto.

Una hora después, a las 10:00 de la mañana, la embajadora Jacobson dio por concluidos los trabajos entre el equipo de Carreño King y la representación diplomática de Estados Unidos.

Por instrucciones del Departamento de Estado norteamericano, se ordenó un enfriamiento en la interlocución con el gobierno de Peña Nieto, según se comunicó a Los Pinos la noche del 31 de agosto.

Consideraron una descortesía de la canciller mexicana Claudia Ruiz Massieu no haber mencionado nada de la invitación y de la llegada de Donald Trump a México.

Enfado en la cancillería

Otro trascendido, proveniente de Los Pinos, señaló que Ruiz Massieu presentó el mismo miércoles 31 de agosto su renuncia ante el presidente Enrique Peña Nieto y éste no la aceptó.

Peña Nieto le pidió al secretario de Turismo, Enrique de la Madrid, hablar con la canciller Ruiz Massieu para “hacerla recapitular”. Al parecer, la secretaria de Relaciones Exteriores decidió mantenerse en el cargo después de una tensa reunión en Los Pinos, donde criticó abiertamente la decisión de invitar a Trump sin avisarle a la cancillería.

Esto traerá duras consecuencias con el gobierno de Barak Obama y, sobre todo, con la candidata demócrata Hillary Clinton, según prevén los conocedores de la animadversión del mandatario norteamericano frente a Trump.

Dos exembajadores recientes de México en Estados Unidos, Miguel Basáñez y Arturo Sarukhan, expresaron su desacuerdo con el encuentro y lamentaron la decisión de Peña Nieto de recibir a quien “ha puesto en tal nivel de peligro la relación de México y Estados Unidos en los últimos cincuenta años”, según el mensaje en Twitter de Basáñez.

Fuente: Proceso

Comentarios

Skip to toolbar