Prevé Merrill Lynch un apagón económico para México

0

La unidad de investigación del Bank of America estima un crecimiento del 1,9% para el cierre del año e inflación cercana al 3%

La bonanza económica para México tendrá que esperar. Merrill Lynch, la unidad de investigación del Bank of America, ha reducido las perspectivas de crecimiento del país para el cierre de este año y para el próximo. En el informe titulado México, malestar económico, la firma estadounidense plantea que el crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB) mexicano será de 1,9% al terminar 2016 y de 2,1% en 2017. El Gobierno mexicano ha reconocido en las últimas semanas que sus previsiones de crecimiento estaban a la baja y que se situarían entre un 1,7 y 2,5%. Tanto las estimaciones públicas como privadas están todavía muy lejos del crecimiento del 4,2% que desde 2014 había calculado el Banco de México para este año.

El informe de Merrill Lynch resume las preocupaciones que las agencias calificadoras como Moody`s y Standard & Poor’s han anunciado en las últimas semanas: México atraviesa por un periodo en el que su potencial económico no consigue despegar. La firma señala que la baja de precios y producción petrolera están afectando las finanzas nacionales. Además, prevé que las dificultades se acentúan de cara a las elecciones de Estados Unidos, al mismo tiempo que las condiciones fiscales del país continúan deteriorándose. Merrill Lynch no ha dejado fuera los factores sociales que también afectan a la economía mexicana: más inseguridad, más malestar social y menos consumo.

La firma estadounidense calcula que al final del año la inflación podría alcanzar la línea del 3% y que en 2017 ésta pueda llegar hasta el 3,4%. Mientras este indicador se ha mantenido estable en el último año, los investigadores han alertado sobre el riesgo que supone que el aumento de la inflación comience a traspasarse al tipo de cambio. Merrill Lynch asegura que el Banco de México seguirá aumentando las tasas de interés al mismo tiempo que la Reserva Federal de Estados Unidos lo haga, probablemente en diciembre.

El escenario actual muestra una debilidad en las exportaciones hacia Estados Unidos, así como una caída en el consumo interno por debajo del 3%. Ambos indicadores han sido clave en los últimos años para sostener a la economía mexicana ante la caída de los ingresos petroleros por la crisis mundial del crudo. Al futuro incierto de México se suma el crecimiento de la deuda que, según la firma, ha aumentado un 48% del PIB en 2015, cuando hace una década era del 32%. Los economistas del Bank of America, sin embargo, aseguran que la inversión en México no está en riesgo. “El incremento en la deuda, junto con el bajo crecimiento del PIB, ha limitado el espacio fiscal de México”, ha explicado Carlos Capistrán, economista en jefe para México del Bank of America Merrill Lynch Global Research.

Fuente: El País

Comentarios

Skip to toolbar