Presidente filipino “sería feliz” de matar 3 millones de adictos

0

El presidente de Filipinas, Rodrigo Duterte, afirmó que para acabar con las drogas en su país, “estaría feliz” de matar a los tres millones de adictos y “salvar a la próxima generación de la perdición”.

“Hitler masacró a tres millones de judíos. Hay tres millones de adictos a las drogas en Filipinas. Yo estaría feliz de matarlos”, subrayó esta madrugada en la ciudad de Davao, al regresar de un viaje oficial de dos días a Vietnam.

Añadió: “Si Alemania tenía a Hitler, Filipinas tendrá mis víctimas, que querría que fueran todos los criminales para acabar con el problema de este país y salvar a la próxima generación de la perdición”.

Luego señaló que en respuesta a su severa política antidrogas, sus críticos lo han retratado “como algún primo de Hitler”.

Y es que desde que asumió el cargo, en junio pasado, Duterte ha supervisado una sangrienta represión contra consumidores y vendedores de drogas, y además ha abogado por la pena de muerte.

Según cifras oficiales, más de tres mil personas han muerto en operaciones de la policía o de grupos paramiltiares. Pero para el mandatario filipino esa cifra aún no es suficiente, y abiertamente advirtió que “iba a matar a 100 mil criminales” para reducir el crimen en el país.

Duterte fue alcalde en Davao, ciudad en la que puso en práctica una represiva política contra el crimen y fue acusado de apoyar escuadrones de la muerte para matar a los criminales, muchos de ellos de bajo nivel o vendedores de drogas.

Además, aboga por un plan de recompensas para acabar con los capos de la droga. Y en las últimas semanas ha criticado de manera abierta a Estados Unidos, a la Organización de las Naciones Unidas (ONU) y a la Unión Europea, después de que condenaron la violación de los derechos humanos cometida en la campaña contra las drogas.

El mandatario filipino, que se ha negado a reunirse con el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, tildó a las Naciones Unidas de “inútil”, y amenazó con sacar a Filipinas de la organización.

Fuente: Apro

Comentarios

Skip to toolbar