La niña que salió de Iguala para triunfar como escritora en EU

0

A los nueve años, Reyna Grande cruzó la frontera con la ayuda de un coyote. Con sus libros busca que la gente en EU comprenda que la migración no es un delito, sino un problema social.

Por Lizeth Padilla/ Animal Político

Reyna ha luchado con la frontera de Estados Unidos desde que era una niña. Primero la separó de sus padres, y a los nueve años tuvo que cruzarla ayudada de un coyote. Ya en Los Ángeles, las fronteras fueron otras: el idioma, la cultura, ser indocumentada.

“Desde el momento que mi padre decidió migrar, cuando yo tenía dos años, la frontera entró en mi familia. Esa frontera me ha definido toda la vida. Nos a afectado mucho a mí y a mi familia”, dice Reyna quien ahora como escritora lleva el tema de la frontera y el ser migrante a sus libros.

Reyna no olvida su infancia en Iguala, Guerrero, donde vivió hasta los nueve años con sus hermanos y al cuidado de su abuela. Se recuerda como una niña con hambre, de comida y de amor, viviendo en la pobreza, sin zapatos.

Todas esas experiencias y su llegada a EU forman parte de su trabajo como escritora. Su primer libro A través de cien montañas, narra la historia de una niña mexicana que deja su pueblo para ir en busca de su padre, quien migró a Estados Unidos y nunca volvió.

Con este trabajo Reyna ganó el Premio Aztlán Literary Prize, un galardón otorgado a los nuevos escritores chicanos en 2006. También ha ganado el American Book Award y el Latino Book Award. Sus historias de pobreza y migración – discurso central de su trabajo – no siempre obtuvieron buenas críticas.

Sus maestros de la Universidad de California, donde estudió escritura creativa, rechazaban los cuentos en los que retomaba su infancia en Iguala, porque decían “tenía una imaginación muy melancólica”.

Reyna Grande es la primera en su familia en contar con un título universitario, además de un máster en escritura creativa por Antioch University.

Aunque la frontera es un tema doloroso para Reyna, no lo evita, al contrario, con sus libros busca que se hable de la migración.

“Para mí una de las metas que tengo como escritora es hablar de la frontera en una forma diferente. En cómo impacta a las familias migrantes, las consecuencias que hay y cómo toda la vida en los Estados Unidos hay frontera tras frontera que sigues teniendo que derrumbar”, dice Reyna a Animal Político, desde Oaxaca, donde presentó La distancia entre nosotros, su primer libro traducido y a la venta en México.

Este libro, editado por V&R Editoras, es una autobiografía en dos partes: su infancia en Iguala y su llegada y vida en EU, junto a sus padres y hermanos.

Con el relato de su vida como migrante indocumentada, Reyna ha visitado escuelas y foros en EU, donde se ha convertido en una voz representativa de este sector “he tenido la oportunidad de hablar por ellos”, dice.

“He tenido la oportunidad de compartir mis experiencias de migrantes y a través de eso educar a la gente y de alzar la voz por todos esos migrantes en los Estados Unidos que siguen callados, que siguen siendo avergonzados, que se siguen sintiendo invisibles en la sociedad. He tenido esta oportunidad de hablar por ellos y de tratar de mejorar la situación para que más migrantes puedan sentirse orgullosos de sus experiencias”, añade Reyna.

Con este libro habla de la migración como una experiencia personal y no solo como un fenómeno de números y muros.

Como migrante, Reyna señala que hay que ir más allá al hablar de este fenómeno. “La pobreza fue el factor que obligó a mi familia a migrar, la mala economía en México, las pocas oportunidades, son los factores que causan la migración.

“Cuando hablamos de los inmigrantes, a veces en la conversación faltan las razones de por qué hay migrantes, las razones que empujan a la gente a tener que dejar su tierra, sus familias y a través de mi libro yo quería recordar a la gente que estas razones que causan que la gente migre”, explica la escritora.

Asegura que el país y la sociedad deben iniciar una conversación diferente que no se base en la construcción de un muro para reducir la migración, sino en los factores que empujan a las personas a hacerlo.

“Si vamos a hablar de la frontera tenemos que empezar hablando de esos factores no construyendo muros, porque los muros no van a dejar que la gente deje de migrar”.

“Poco a poco un lector a la vez, un libro a la vez, espero cambiar la discriminación que se está viendo en los Estados Unidos” hacia los migrantes, expone Reyna.

Fuente: Animal Político

Comentarios

Skip to toolbar