Fake INEws: Facebook y el INE, un convenio bajo recelo

0

Por Julio Hernández López/ Astillero

El pasado 6 de febrero, el consejero presidente del Instituto Nacional Electoral (INE), Lorenzo Córdova Vianello, dio a conocer la firma de un convenio con Facebook para impulsar la participación ciudadana en los próximos comicios y frenar la circulación de noticias falsas. Sumamente motivado, Córdova Vianello afirmó que ese convenio, al que seguirían otros de similar índole, con Twitter y Google, permitiría convertir las elecciones de julio en un venturoso (…) laboratorio en el que distintos esfuerzos desde la sociedad, desde la industria y las autoridades se conjugan para generar un contexto de robustecimiento de la democracia (el 7 de febrero, esta columna habló del asunto: México: laboratorio electoral en redes (https://goo.gl/g1hzWj).

La visión optimista del presidente del INE topó de inmediato con fundadas reticencias y aventuradas especulaciones. Depositar en esa red social, líder en México, la llave para calificar informaciones como falsas y cancelar su difusión al menos en esa plataforma, pareció a muchos una medida demasiado arriesgada y susceptible de maquinaciones varias.

Diego Bassante, gerente de Facebok para asuntos de política y gobierno en América Latina, había comentado desde noviembre de 2017, en el foro #Voces HuffPost: las otras voces que sonarán en 2018, que su empresa podría activar un Megáfono Electoral, para invitar a los feisbuqueros mexicanos a salir a votar, y un botón de Elector Informado, para dar noticias y datos a los interesados en los comicios (https://goo.gl/3wFQFr). Además, habría capacitación para periodistas y ciudadanos y se ayudaría a la difusión de los debates entre candidatos presidenciales a través de Facebook en vivo (transmisiones que, en circunstancias normales, cualquier usuario de esa red puede hacer por sí mismo).

El 13 de febrero, Misael Zavala, reportero de El Universal, dio a conocer que el acuerdo confidencialentre el INE y Facebook no tenía ninguna cláusula o señalamiento específico para combatir las noticias falsas. El acuerdo fue firmado, en nombre del INE, por el secretario ejecutivo, Edmundo Jacobo, y el director jurídico, Gabriel Mendoza Elvira, y, en nombre de Facebook Ireland Limited, Shane Crehan. Ahí se puntualizó que Durante el periodo de elecciones, Facebook tiene la intención [pero no la obligación]de hacer que algunos de sus productos de participación ciudadana estén disponibles en su plataforma para México.

A cambio de esa intención, el día de las elecciones el INE proporcionará a Facebook información en tiempo real sobre los resultados del Programa de Resultados Electorales Preliminares (PREP) en la forma y manera acordada por las partes. Además, Facebook contará con un espacio físico en las oficinas del INE el primero de julio, donde la empresa podrá realizar actividades relacionadas con las elecciones, como publicar en sus plataformas videos en vivo de las actividades del día de las elecciones por Facebook o sus aliados(https://goo.gl/R52k45).

Alejandro Cárdenas López, profesor de la Universidad Iberoamericana y de la UNAM, publicó en febrero, en dos partes, un análisis sobre el tema (El INE y el convenio con Facebook, ¿pacto con el diablo?, https://goo.gl/iJF3P1 y https://goo.gl/yXKTLh). Ahí, entre otros puntos, se plantea que cuando INE y Facebook “señalan productos ‘de participación ciudadana’, sabemos que son herramientas que van acompañadas de la penetración en el mercado electoral con acuerdos de publicidad; además de (hacerlo con) los partidos y gobiernos, (Facebook) le vende servicios de publicidad al mismo INE. Recientemente The Economist informó que tras la elección de Estados Unidos y las granjas de trolls rusas, los gigantes tecnológicos dañan a la democracia y son laxos en su rigor con las cuentas falsas, dado que les generan vastos ingresos publicitarios (El Mercurio, 2018). Es decir, Facebook es juez y parte y su carácter de empresa extranjera podría complicar más la fiscalización”. También se anota que, con este convenio, “el INE pretende comunicarse ‘directamente’ con los usuarios, suplir con Facebook al periodismo”.

Cárdenas López advierte que hay una preocupación más: “en diciembre de 2017 el INE realizó un foro sobre ‘Dinero y elecciones’, como parte de su interés por debatir y hablar sobre los riesgos de la elección de 2018, pero no tuvieron una sola mesa sobre fiscalización en Internet y redes sociales. Dicho evento se realizó a unos días de la calificación de la elección de Coahuila, en la cual el INE elaboró dictámenes consolidados deficientes, y numerosos especialistas denunciaron que las deliberaciones del tribunal, en dicho caso, fueron casi absurdas y le dieron el triunfo en la corte, y no en las urnas, al candidato priísta Miguel Riquelme, en una elección plagada de irregularidades. El caso Coahuila en 2017 es paradigmático porque el TEPJF eliminó varios millones de pesos de gasto en videos y publicidad ya informado, justo en Facebook, con lo cual no se anuló la elección a gobernador”.

A todo lo anterior se suma la crisis de Facebook en las horas recientes, cuando se ha precisado que Cambridge Analytica (CA) dispuso de manera ilegal de datos de unos 50 millones de usuarios de Facebook en Estados Unidos. CA es una empresa especializada en la segmentación de usuarios de redes sociales, para enviarles mensajes positivos o negativos que impacten el sentido de su sufragio. A esa firma se atribuyen distorsiones perniciosas en los comicios que dieron por triunfador a Donald Trump. CA ha reconocido en un video tomado en secreto por la televisora de Reino Unido, Channel 4, que ha influido en elecciones en varios países, entre ellos México. CA está ya activa para participar con su tecnología de manipulaciones en los próximos comicios mexicanos, reclutando especialistas y tejiendo planes (https://goo.gl/urkqyv). ¿Debería Lorenzo Córdova deshacer el acuerdo con Facebook, que ha sido plataforma de datos para la defraudadora electoral denominada Cambridge Analytica? ¡Hasta mañana!

Twitter: @julioastillero

Facebook: Julio Astillero

Fuente: La Jornada

Comentarios