El narcocorrido, desplazado por el más violento “corrido alterado”

0

El género musical del narcocorrido, a decir de los estudiosos del tema, está entrando en una etapa de crisis, amenazado por el llamado “corrido alterado” un género musical más violento que ilustra mejor las batallas cruentas que hoy en día libran los más de 200 grupos delictivos que aquejan al país.

Las diferencias entre un género y otro, según los especialistas, es que mientras el tradicional narcocorrido ofrece la historias de los personajes y una visión “romántica” hasta cierto punto del mundo de las drogas, su competidor narra escenas violentas como asesinatos y descuartizamientos de cuerpos.

Por Juliana Fregoso

Ciudad de México, 6 de mayo (Infobae/SinEmbargo).- Por 87 años los narcocorridos han contando las historias de los capos de la droga y sus hazañas. Aunque el género nació en Texas, México lo hizo suyo gracias a la narco cultura adoptada principalmente en el norte del país.

En las calles se suele decir que “Narco que se respeta debe tener su corrido”.

Incluso a un narcocorrido se le atribuye una de las peleas dentro de uno de los cárteles más grandes de la historia: el de Sinaloa.

La célula del cártel encabezada por los hijos de Joaquín “El Chapo” Guzmán habría empezado a distanciarse de la que encabezaba Dámaso López Serrano “El Mini Lic”, hijo de otro capo, porque el corrido compuesto en su honor era mejor que el dedicado a Iván Archivaldo Guzmán “El Chapito”.

“Mientras exista el narcotráfico con un papel relevante en nuestro país, existirá el narcocorrido”, escribió en su libro Jefe de jefes. Corridos y Narcocultura en México, el sociólogo mexicano José Manuel Valenzuela Arce.

Pero el género musical, a decir de los estudiosos del tema, está entrando en una etapa de crisis, amenazado por el llamado “corrido alterado” un género musical más violento que ilustra mejor las batallas cruentas que hoy en día libran los más de 200 grupos delictivos que aquejan al país.

La consolidación de este nuevo género musical se ha dado a la par del relevo generacional en los cárteles mexicanos, como el de Sinaloa.

“El narcocorrido ha sufrido un declive porque hay otros géneros que abundan alrededor de esta manifestación musical y que han diluido esta tradición”, comentó a Infobae Miguel Olmos Aguilera, un estudioso del tema del Colegio de la Frontera Norte (Colef) en Tijuana, una de las ciudades donde el narcocorrido es parte de la cotidianeidad.

En 2006, según reveló el compositor Gonzalo Peña, conocido como “El Rey del Narcocorrido”, un capo llegaba a pagar hasta 40 mil dólares por una canción, hasta ahora es la aproximación más cercana que se tiene sobre las ganancias de la industria.

Las diferencias entre un género y otro, según los especialistas, es que mientras el tradicional narcocorrido ofrece la historias de los personajes y una visión “romántica” hasta cierto punto del mundo de las drogas, su competidor narra escenas violentas como asesinatos y descuartizamientos de cuerpos.

“Es como un corrido plus, trae más violencia explícita con lenguaje explícito sobre los hechos violentos y enfrentamientos que ya no es lo poético de antes. Pero a veces también es una ficción porque las escenas de las que escriben a veces no sucedieron”, agregó Olmos Aguilera.

La diferencia en las letras puede notarse en dos piezas:

Uno de los narcocorridos clásicos “Contrabando y Traición”, de los Tigres del Norte, cuenta la historia de “Camelia la Texana” una mujer que después de enamorarse de Emilio Varela, entró en el mundo del tráfico de drogas.

“Un hembra si quiere un hombre por él puede dar la vida, pero hay que tener cuidado si esa hembra se siente herida. La traición y el contrabando son cosas incompartidas”, dice una de sus estrofas. La canción incluso no usa palabras como marihuana sino “hierba mala”.

Mientras que “Movimiento Alterado”, de los Sanguinarios del M1, uno de los representantes del ‘corrido alterado’, dice en una de sus estrofas:

“Con cuerno de chivo y bazuca en la nuca, cortando cabezas al que se atraviesa, somos sanguinarios, locos, bien ondeados, nos gusta matar”.

EL MOVIMIENTO QUE ALTERÓ TODO

El llamado Movimiento Alterado o “Los Enfermos”, nació en el estado de Sinaloa, se consolidó en California, Estados Unidos, y desde ahí se difunde a todo México y Centroamérica.

Está integrado por cerca de una veintena de intérpretes de corridos que llevan nombres de armas, de los cárteles, o incluso de algún barón de la droga. También incorpora la creencia en figuras como Jesús Malverde –el santo de los narcos-, una forma peculiar de vestir, incluso de moldear el cuerpo, y de hablar con el uso de palabras típicas de los grupos criminales del norte de México.

En el caso de las mujeres, generalmente siguen el estereotipo de senos, caderas y maquillaje pronunciados, mientras que el estilo de los hombres “alterados” es la barba cerrada y gorra negra.

A los solistas y grupos que forman parte de este movimiento se les identifica como la tercera generación de interpretes de narcocorridos.

Los intérpretes de la música del Movimiento Alterado son El Komander (la punta de lanza), M1, Los Buitres, Larry Hernández, Noel Torres, Óscar García, Buchones de Culiacán, Buknas de Culiacán, Los Primos, Erik Estrada y El RM, entre otros.

LAS VENTAJAS DE INTERNET

La historia inició en 1991 cuando los hermanos Adolfo y Omar Valenzuela, originarios de Culiacán, Sinaloa, fundaron la empresa Twins Enterprises, en Los Ángeles California, a través de la cual han generado ganancias millonarias, de las que se desconoce el monto, e incluso sus artistas han obtenido premios como el Grammy Latino y los Billboard, pero el boom del movimiento se dio en 2009 cuando los empresarios decidieron subir las canciones de sus artistas a Internet en respuesta al veto que los narcocorridos empezaron a enfrentar en las estaciones de radio en México.

Sus discos no se encuentran en las tiendas normales, sólo en venta por Internet o en los conciertos.

Pero el empresario Omar Valenzuela consideró que no compiten con el tradicional género musical mexicano, simplemente su movimiento representa una evolución de lo que se conoce como narcocorrido.

“Es lo mismo. Desde siempre han existido, pero ahora es por el cambio generacional. El consumidor nuevo de música empezó a llamarle así (corrido alterado), porque las nuevas generaciones ya no se identifican con ese nombre”, dijo brevemente a Infobae en conversación telefónica desde Los Ángeles, aunque aclaró que no todos los cantantes del movimiento son intérpretes de corridos.

El Komander. Foto: Facebook El.Komander.Oficial

El movimiento ya llegó también al negocio de las películas, que a través de productoras como John Solís Films, difunde en YouTube una serie de filmaciones en el mismo tono de los corridos, como “El Taquicardio”, “24 horas para morir” y “Comando Negro”.

Aunque Valenzuela aseguró que el cambio está sólo en el nombre, el investigador afirmó que una muestra de que el narcocorrido tradicional está en declive es que en las calles de Tijuana y de Sinaloa, ya no se escucha en las camionetas la música de los Tigres del Norte sino melodías que hablan sobre “estoy a la orden para hacer un desorden y hacer sufrir a los contras”.

Comentarios