Margarita Zavala mete a su familia en el equipo de campaña

0

La campaña de Margarita Zavala por la candidatura presidencial del PAN está en manos de sus parientes.

Por Álvaro Delgado/ Proceso

Felipe Calderón, su marido, intensifica las presiones para que el PAN la designe ya su candidata presidencial –“es una candidatura muy fresca”–, y la coordinadora general de su campaña, Fernanda Caso Prado, es nuera de su hermano Juan Ignacio.

Hasta el consultor Juan Ignacio Zavala Gómez del Campo, sin tener ningún cargo formal, participa en la estrategia de comunicación, y otra de las hermanas, Mónica, colabora en Dignificación de la Política, la asociación civil que entre enero y octubre del año pasado recaudó 15 millones 367 mil pesos para organizar eventos proselitistas para Margarita y pagarles a sus 42 empleados.

Al frente de ese equipo de campaña se encuentra Fernanda Caso Prado, de 26 años de edad, novia de Juan Ignacio Zavala Gutiérrez, quien fue asesor en el Senado al mismo tiempo que su padre, contratados por Ernesto Cordero y Roberto Gil Zuarth, dos allegados a Calderón.

Juan Ignacio Zavala Gutiérrez suele hablar en nombre del PAN en programas de televisión, como Sin Filtro, de Televisa, pero no está afiliado a ese partido, según el Registro Nacional de Militantes. Tampoco es panista su padre, quien al renunciar, en septiembre 2014, declaró que el PAN tardaría 18 años en volver a ganar la Presidencia de la República.

La designación de Fernanda Caso conmocionó al equipo de Margarita Zavala porque no cuenta con ninguna experiencia política ni electoral. La única que tiene fue en 2013 al pretender, sin éxito, ser dirigente juvenil del PAN. Ni siquiera contendió, pues no cumplía con los tres años de militancia obligatoria.

Caso acusó que fue saboteada por la organización El Yunque, que apoyó al candidato ganador, Everardo Padilla, sólo por el hecho de profesar la religión cristiana.

En efecto, Caso pertenece a Casa sobre la Roca, la oscura secta dirigida por Rosa María de la Garza, quien se hace llamar Rosi Orozco, y su esposo Alejandro Orozco Rubio, amigos íntimos de matrimonio Calderón Zavala.

En el gobierno de Calderón, Orozco Rubio fue director del Instituto Nacional de las Personas Adultas Mayores, mientras que su esposa fue diputada federal panista y, con el impulso de Margarita, candidata a senadora en las elecciones de 2012, en las cuales fue derrotada.

La madre de Fernanda Caso, Patricia Prado Hernández, es directora de la Fundación Camino a Casa, creada también por Rosi Orozco, en noviembre de 2005, que se ha enfocado en la atención a mujeres víctimas de trata y violencia. En 2012, siendo militante del PAN, también fue candidata a diputada y perdió.

La inquietud de muchos allegados a Calderón por el futuro de Zavala ha hecho que sea promovido como eventual coordinador de la campaña Francisco Javier Conejo, un millonario empresario de Jalisco que fue jefe de la precampaña presidencial de Ernesto Cordero en 2012.

Al equipo de Zavala se ha sumado ya también el senador Roberto Gil Zuarth, secretario particular de Calderón, coordinador de la campaña presidencial de Josefina Vázquez Mota, amigo y vecino de Juan Ignacio Zavala.

También forman parte del equipo de Margarita burócratas del gobierno de su marido, como Óscar Vega –a quien precisamente sustituyó Caso Prado–, secretario ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública y oficial mayor de la Secretaría de Gobernación con Francisco Blake.

Tres de ellos participaron también en la campaña presidencial de Vázquez Mota: Irma Pía González Luna, exsubsecretaria de Gobernación, quien es la encargada de la estrategia de comunicación; Daniel Vázquez, responsable de la estrategia territorial, quien fue director de Estrategia Electoral del CEN del PAN en 2012 y quedó en cuarto lugar en la elección por la alcaldía de Poza Rica; y Jorge Camacho Peñaloza, jefe de la oficina de la aspirante.

El responsable de prensa es Héctor Escalante, quien tuvo el mismo cargo en la precampaña y campaña de Calderón, entre 2005 y 2006, y en el sexenio fue director general de Medios Nacionales.

Contra AMLO

Apenas el 25 de febrero, en el World Trade Center, Zavala se reunió con unos mil burócratas de los gobiernos de Vicente Fox y sobre todo de Calderón, con oradores de la talla de Javier Usabiaga Arroyo, exsecretario de Agricultura; Alberto Cárdenas Jiménez, exgobernador de Jalisco, y Consuelo Sáizar Guerrero, exdirectora del Consejo Nacional para la Cultura y las Artes.

Ante ellos, Fausto Barajas Cummings, exsubsecretario de Comunicaciones y Transportes y director de la Fundación Desarrollo Humano Sustentable, que preside Calderón, afirmó lo que Zavala diría más tarde: que ella es la única que puede ganarle la elección a Andrés Manuel López Obrador.

Barajas aseguró que ni Anaya ni Moreno Valle son electoralmente competitivos, pese a que el primero utiliza miles de spots de radio y televisión para promoverse y cuadruplica los de López Obrador, presidente de Morena.

Según información del Instituto Nacional Electoral, detalló, Anaya tuvo 1.7 millones de spots sólo en los 90 días que duró el periodo electoral 2016, mientras que López Obrador –“el siempre candidato y eterno perdedor”– tuvo casi 416 mil anuncios.

“A pesar de estas diferencias en el uso de los recursos públicos y mediáticos, en las últimas encuestas la diferencia entre Margarita Zavala y López Obrador no es más de dos o tres puntos promedio y en algunos casos lo supera. Realmente tenemos un empate técnico. Y es la única que puede derrotarlo.”

Zavala, quien se ufanó de que hay mexicanos que les dice que “México los extraña”, urgió al PAN a ungirla ya candidata: “Estoy encabezando las encuestas, es un hecho. Soy la única que puede ganarle a López Obrador”.

Dos días después, el 27 de febrero, y como parte de un reactivado activismo –que incluye asistir a las reuniones del PAN–, Calderón anunció que la pensión de 205 mil pesos al mes que recibía, desde diciembre de 2012, por ostentarse durante seis años como presidente de México, la donaría a la asociación civil Aquí Nadie se Raja, que atiende a niños con cáncer y cuyas instalaciones se ubican en Cóndor 237, colonia Las Águilas, a unos metros de su domicilio.

A lo que no renunció Calderón es a los servicios que le dan 18 funcionarios y a cientos de soldados del Estado Mayor Presidencial que los cuidan a él y su esposa, y cuyos gastos salariales suman mensualmente 50 millones de pesos, según la estimación de López Obrador.

El activismo de Calderón refuerza la percepción, inclusive en el PAN, de que él gobernaría si gana Margarita Zavala la elección, porque ésta no tiene capacidad ni trayectoria. “El ser la esposa de Calderón y miembro de la mafia del poder, no más”, la minimizó López Obrador.

El propio Calderón declaró a un medio nacional, en noviembre, que él no gobernaría: “La mejor manera de respaldarla es no obstruirla ni estorbarla, ella tiene un gran liderazgo, una trayectoria propia, un liderazgo, luminosidad propia, podría decir, es una mujer honesta, sencilla, que dialoga, inteligente, capaz, en fin, y creo que lo mejor que puedo hacer es no intervenir”.

–¿Usted no gobernaría?

–Por supuesto que no.

Fuente: Proceso

Comentarios

Skip to toolbar