Levantón de párroco desata balacera en Chihuahua: 1 muerto, 2 heridos

0

Este domingo privaron de la libertad al sacerdote diocesano de la parroquia de Baborigame, Luis Antonio Salazar de la Torre, en el municipio de Guadalupe y Calvo, pero finalmente logró escapar de sus captores debido a una balacera entre delincuentes y elementos militares, que dejó un muertos y dis heridos.

La tarde de ayer aproximadamente las 18:00 horas, se enfrentaron militares contra sicarios en dicha comunidad tras el reporte del secuestro del párroco de aquel poblado.

El párroco de Baborigame, de nombre Luis Antonio Salazar de la Torre, fue levantado por personas fuertemente armadas, quienes al ser enfrentados por elementos castrenses, supuestamente perdieron de vista al sacerdote, quien aprovechó el momento para escapar e internarse en una zona boscosa.

Tras el reporte de plagio, efectivos del 24 regimiento de la ciudad de México, acudieron hasta el poblado para atender el caso, pero en los recorridos de búsqueda se encontraron con los presuntos delincuentes.

Los sicarios atacaron con armas de fuego y se generó el enfrentamiento a fuego cruzado dando un resultado hasta el momento de una persona sin vida y dos hombres heridos.

El fallecido es uno de los pistoleros, miembro del grupo delictivo liderado por Héctor El Pinto Román Angulo.

Dos personas más resultaron con heridas leves, uno de ellos militar.

La zona está resguardada por elementos de la Policía Estatal Única y de la Base de Operación Mixta.

De acuerdo con gente de esa región, hubo un vehículo incinerado y la persona que murió también está quemada.

Los primeros reportes indican que el hombre asesinado fue identificado como Cruz Carrillo Ramos y el presunto delincuente herido tiene 17 años y es originario de Parral, Chihuahua.

Finalmente, el sacerdote logró más tarde escapar de sus captores.

El fiscal general, César Augusto Peniche Espejel, confirmó que se encuentra a salvo.

Baborigame ha permanecido los últimos meses bajo el asecho del grupo delictivo y ha obligado a los habitantes a dejar sus tierras y viviendas, para salvaguardar la vida. Los enfrentamientos en aquel poblado son constantes.

Fuente: Proceso/ El Diario

Comentarios

Skip to toolbar