Inteligencia británica espió a Trump para Obama: Casa Blanca

0

La Casa Blanca citó el jueves informes de prensa no comprobados de que el entonces presidente Barack Obama había pedido a la agencia británica de inteligencia de señales, GCHQ, vigilar a Donald Trump con el fin de “asegurarse de que no hubiera huellas estadounidenses” de esa acción.

Hablando desde el podio de prensa de la Casa Blanca, el secretario Sean Spicer citó un largo informe de Fox News, que afirmaba que Obama había usado a GCHQ para eludir las restricciones legales estadounidenses sobre monitoreo a sus ciudadanos.

Esta versión fue una de varias ofrecidas por Spicer como supuesta evidencia de las explosivas denuncias del actual presidente de que Obama había ordenado pinchar sus teléfonos cuando era candidato.

En su informe, publicado hace casi dos semanas, el comentarista conservador Andrew Napolitano afirmaba que “tres fuentes de inteligencia han afirmado a Fox News que el presiente Obama se salió de la cadena de mando” para ordenar la intervención de los teléfonos de Trump.

“Él no usó a la NSA, él no usó a la CIA, él no usó al FBI y él no usó al Departamento de Justicia”, dijo Napolitano, agregando que Obama había usado al GCHQ británico.

Que Spicer citara este informe, frente al sello de la Casa Blanca, provocó reacciones en Londres y en esta agencia con sede central en Cheltenham, que ha trabajado estrechamente con la inteligencia estadounidense por décadas.

“Recientes afirmaciones hechas por el comentarista de medios, el (ex) juez Andrew Napolitano de que al GCHQ se le pidió hacer una intervención de comunicaciones contra el entonces presidente electo, no tienen sentido”, dijo un portavoz de la agencia de inteligencia británica a la Afp.

“Ellas son totalmente ridículas y deben ser ignoradas”, agregó.

Sean Spicer dijo a la prensa que Trump “sostiene” sus cuatro tuits que generaron un mar de críticas y que amenazan la credibilidad de Trump con los legisladores. Spicer reprendió a los reporteros por tomar las palabras del presidente de manera demasiado literal e insinuó que los legisladores basaban sus evaluaciones en información incompleta.

Los comentarios de Spicer refutan a los dos miembros principales de la Comisión de Inteligencia del Senado, quienes previamente el jueves difundieron un comunicado en el que declaran que no hay indicios de que la Torre Trump haya sido “objeto de espionaje” por parte del gobierno federal antes o después de la elección de 2016. Spicer insinuó que el comunicado de los senadores Richard Burr, republicano de Carolina del Norte, y Mark Warner, demócrata de Virginia, se realizó sin una revisión completa de la evidencia o, erróneamente, de un informe del Departamento de Justicia.

“No son conclusiones”, declaró.

En una entrevista el miércoles con Fox News, Trump dijo que se enteró del supuesto espionaje gracias a reportes de prensa que hacían referencia a comunicaciones interceptadas, pese al hecho de que él y sus asesores han criticado de manera pública las historias sobre las agencias del gobierno que indagan los contactos entre autoridades rusas y personas cercanas a Trump.

Trump indicó que “habrá temas muy interesantes que saldrán a la luz en las próximas dos semanas”.

En las dos semanas posteriores a los tuits, la Casa Blanca ha intentado suavizar sus declaraciones, pero no las ha negado.

El jueves, Spicer reconoció que Trump se refería a una “espionaje” generalizado y no a una intervención telefónica.

“El presidente ya aclaró de manera detallada que no se refería de manera específica a una intervención de teléfonos”, comentó.

Fuente: AFP/ AP

Comentarios

Skip to toolbar