‘Huachicultura’, la identidad relacionada al robo de gasolina en Puebla

0

“Dicen, hablaron, dijeron, y el poblano pasó de ser de camotero huachicolero”. 

Por Elvia Cruz
Así inicia la canción El Huachicolero de Tamara Alcántara, una intérprete regional que le canta a los ladrones de gasolina en Puebla, estado que ocupa el primer lugar a nivel nacional en este delito por concentrar el mayor número de tomas clandestinas y por el cual Petróleos Mexicanos (Pemex) pierde alrededor de 7.4 millones de pesos al día.
Las tres canciones que esta mujer ha compuesto en los últimos seis meses a los señores dedicados a la “ordeña” de los ductos de Petróleos Mexicanos (Pemex) no es lo único que ha penetrado en la cultura popular, ya que en la zona conocida como “triángulo rojo” –conformada por los munipios de Tepeaca, Acatzingo, Quecholac, Palmar de Bravo y Acajete– incluso existen altares del Santo Niño Huachicolero.
Se trata de una imagen modificada del Santo Niño de Atocha, sólo que en lugar de tener un báculo y flores, tiene bidones y una manguera, utensilios que ocupan los también llamados chupaductos para extraer hidrocarburo de los tubos.
Además a orillas de las carreteras que conectan estos cinco municipios, se ubican campesinos los fines de semana para vender juguetes de madera que hacen alusión a unidades de carga que transportan bidones de gasolina. En las redes sociales también se ofertan, en 800 pesos, “camionetas huachicoleras” de control remoto.
Se trata de un fenómeno similar a la “narco cultura”, que en la entidad ubicada en el centro del país es conocido como “cultura huachicolera”, el cual crece quizá al mismo ritmo que el número de tomas clandestinas.
De 2005 al 2016 se han encontrado en Puebla 3,161 tomas clandestinas y de acuerdo con Pemex esto representó un quebarnto de 1, 646 millones de pesos.
Fuente: Expansión

Comentarios

Skip to toolbar