Hijos de ‘El Chapo’, amantes de las redes sociales

0

Jesús Alfredo e Iván Archivaldo buscan tomar el lugar de su padre en el negocio, pero sus enemigos afirman que carecen de talento que tiene su padre.

Ostentosos e indiscretos, a diferencia de su padre Joaquín El Chapo Guzmán, dos de sus nueve hijos, Jesús Alfredo (30 años) e Iván Archivaldo (33), de la generación conocida como Millenial, buscan sucederlo como jefes del mayor imperio de las drogas en México.

Aunque sus enemigos creen que carecen del talento y la audacia de su padre, los dos hijos de Alejandrina Salazar, la primera esposa del “jefe de jefes”, creen estar en condiciones de sucederlo como cabeza del mayor imperio criminal de México.

El Chapo está a punto de caer en desgracia al ser extraditado a Estados Unidos, por lo que sus hijos, buscados por el gobierno estadounidense, especialmente por el Departamento del Tesoro, que los acusa de lavado de dinero, tratan a toda costa de reemplazarlo.

A través de sus supuestas cuentas en redes sociales como Facebook, Twitter e Instagram -cuya autenticidad muchas veces ha sido puesta en duda-, suelen presumir textos e imágenes donde ostentan un estilo de vida lleno de lujo y voluptuosidad.

Mujeres hermosas, animales exóticas, relojes, autos de gran lujo y pistolas tachonadas de joyas, integran esta parafernalia.

En Twitter, los dos “juniors”, como se conoce a los hijos de los ricos en México, han lanzado también amenazas sobre todo tras la segunda captura de su padre y enviar mensajes crípticos.

“Por las buenas puedo ser un Santo, pero por las malas soy veneno y el Gobierno sabrá de los Guzmán muy pronto”, señaló Jesús Alfredo, secuestrado hace una semana y liberado unos días después, tras la recaptura de su padre en enero último.

Con Alejandrina Salazar, El Chapo tuvo tres hijos, Alfredo, Iván y César y con la segunda, procreó a Griselda, Guadalupe, Joaquín, Edgar y Ovidio.

Jesús Alfredo fue mencionado por el actor Sean Penn en una crónica publicada por la revista The Rolling Stone en enero pasado después de su visita a Guzmán en las montañas de Sinaloa el 2 de octubre de 2015. Penn lo describió como “bien parecido, delgado y bien vestido, con un reloj de pulsera más valioso que todo el dinero de los bancos centrales de la mayoría de las naciones”.

El hermano mayor, Iván Archivaldo, fue bautizado por la prensa como El Chapito cuando fue detenido en Zapopan, a las afueras de Guadalajara, en 2005, acusado de lavado de dinero para la organización de su padre. Tres años después, sin embargo, fue liberado cuando la fiscalía no pudo hallar más elementos para inculparlo.

Gisselle de 35 años, fue detenida en octubre de 2012 por tratar de ingresar a Estados Unidos por la frontera San Ysidro, en San Diego, embarazada de ocho meses y con papeles falsos, cuando planeaba entrar al país para dar a luz, pero tras dos meses en prisión fue liberada sin cargos.

César, de 37 años, fue detenido en 2000 en Guadalajara tras escapar de un retén policial, y luego salió libre por falta de pruebas y aparentemente es el único que está al margen del negocio o al menos es el más discreto. Con su segunda esposa, Griselda López, El Chapo procreó a Griselda Guadalupe, Joaquín, Edgar y Ovidio.

Este último, de 26 años, sobresale también como un joven ambicioso que es ya pieza clave en la maquinaria criminal del Cártel de Sinaloa.

El joven, que de igual modo está fichado por el gobierno estadounidense, busca recibir buena parte de la herencia de su padre, aunque parece llevarse bien con Iván y Alfredo.

Edgar fue asesinado en 2008 a los 22 años durante un enfrentamiento con hombres armados pertenecientes al Cártel de los Beltrán Leyva en un centro comercial de Culiacán, capital del estado norteño de Sinaloa. La tercera y actual esposa de El Chapo es Emma Coronel, ex reina de belleza y sobrina de su ex socio Ignacio Nacho Coronel, con la cual tiene a dos gemelas: María Joaquina y Emali Guadalupe.

Amante de la vida familiar, justamente esta debilidad hizo que fuera atrapado por la justicia el 22 de febrero de 2014 en el puerto norteño de Mazatlán, cuando se despedía de dos niñas en un apartamento de un edificio turístico.

Un año y medio después se fugaría por segunda vez de prisión pero sólo pudo disfrutar de su libertad unos pocos meses, ya que fue recapturado en enero de 2016.

Fuente: Sipse/ ANSA

Comentarios

Skip to toolbar