El aviador de ProMéxico presume su relación con Peña Nieto

0

Fernando Velasco Alvear, el empresario que fue “aviador” durante 19 meses en las oficinas de ProMéxico en Los Ángeles, no sólo se jacta de ser parte del Consejo de Finanzas del PRI de Toluca, sino que presume su relación con el presidente Enrique Peña Nieto.

aviador-edomex-epnEn el currículo que Velasco Alvear envió a ProMéxico en noviembre de 2014, cuya copia fue entregada a la alianza Méxicoleaks en respuesta a una solicitud de acceso a la información, el empresario mexiquense se presentó como fundador y presidente del Grupo Empresarial Velavil, que edita la revista de “socialité” Nivel Uno.

En sus propias palabras, la revista Nivel Uno “aborda aspectos de carácter social, económico y político y circula exitosamente en el Valle de Toluca, lo que me permite vincularme estrechamente con líderes de los mismos sectores, ya que personalmente concierto y acudo a las entrevistas que se realizan con quienes aparecen en nuestras portadas”.

Y añade en el documento: “En dos diferentes ocasiones hemos tenido el privilegio de contar con la presencia del licenciado Enrique Peña Nieto”.

En septiembre de 2010 Nivel Uno dedicó su portada a Enrique Peña Nieto. En su sección editorial hizo un retrato elogioso del entonces gobernador del Estado de México: “una figura extraordinaria, que se distingue por haberle dado una nueva cara a la forma de hacer política en nuestro estado”. La revista incluyó una amplia entrevista a modo con Peña Nieto, desplegada en ocho planas y titulada “En la mira de todo México”.

Al terminar la entrevista, el presidente actual declaró a sus entrevistadores, incluyendo a Velasco Alvear: “Los felicito por la revista que se ha convertido en un referente para todos los que vivimos aquí”.

Cinco meses antes de esta entrevista, el 23 de abril de 2010, el personal de Nivel Uno recibió otro poderoso miembro de la élite mexiquense: se trató de Ernesto Nemer Álvarez, quien acudió a las oficinas de la revista para celebrar su tercer aniversario.

En ése entonces, Nemer Álvarez, cercano de Peña Nieto, era legislador estatal por Metepec y presidía la Junta de Coordinación Política de la Cámara de Diputados mexiquense. Meses más tarde, Peña Nieto lo nombró secretario general del gobierno del Estado de México.

Según el Instituto Mexicano de la Propiedad Industrial (IMPI), Velasco Alvear cedió los derechos del grupo que edita Nivel Uno a Pedro Guerra Maccise, emparentado con la familia Maccise Uribe, beneficiaria de contratos millonarios otorgados por los gobiernos mexiquenses de Arturo Montiel y Peña Nieto.

En su currículo, Velasco Alvear planteó que fue miembro de “asociaciones empresariales, consejos de administración y directivos”, entre ellos el Consejo de Financiamiento del PRI de Toluca y los Diablos Rojos de Toluca, pero también del banco BBVA Bancomer.

Los integrantes de la alianza Méxicoleaks –entre ellos Proceso–, revelaron este martes 13 que ProMéxico, organismo dependiente de la Secretaría de Economía (SE), pagó 2 millones 202 mil pesos a Velasco Alvear durante 19 meses, a sabiendas de que éste nunca trabajaría en la oficina de Los Ángeles.

La investigación periodística, que se llevó a cabo con base en documentos filtrados a través de la plataforma Méxicoleaks, reveló que Velasco Alvear es primo de José Luís y María del Rosario Velasco Lino, respectivos delegado federal de la Secretaría de Economía en el Estado de México y regidora del ayuntamiento de Toluca. Ellos, a su vez, son primos de Erwin Lino Zárate, el secretario particular de Enrique Peña Nieto desde 2005, cuando el mexiquense apenas era candidato a la gubernatura de la entidad.

Velasco Alvear informó que participa “activamente” en Grupo Inmoval –una empresa que desarrolla conjuntos habitacionales y plazas comerciales en Toluca y Metepec–, y que formó parte de JMB International Realtors, una empresa “líder en América Latina, experta en la promoción de proyectos inmobiliarios en el área de Miami y el sur del estado de Florida”.

Planteó que entre 1992 y 2005 asumió varios cargos en Grupo Industrial Toluca, S.A. de C.V., la cual aparece en el padrón de empresas exportadoras de ProMéxico. Velasco Alvear no mencionó que era titular del 17.33% de las acciones de la empresa.

Si bien aseveró que cruzó la carrera de administración de empresas en la Universidad Anáhuac entre 1988 y 1992, no precisó que abandonó la carrera después de cuatro semestres; y por ello, en el documento que registra su ingreso a ProMéxico como Técnico Administrativo C, su nivel académico aparece como “Licenciatura trunca”.

Ese documento, titulado “Movimiento de Personal – Ingreso/Reingreso”, muestra que Velasco Alvear cobró un sueldo mensual neto de 4 mil 316 dólares durante los 19 meses en los que figuró en la nómina de ProMéxico. El pasado 31 de mayo, ocho días después de que la alianza Méxicoleaks llamara por primera vez a las oficinas del organismo en Los Ángeles preguntando por el aviador, Velasco Alvear presentó su renuncia.

De acuerdo con este documento –que se recibió al mismo tiempo que su currículo–, el ingreso de Velasco Alvear tuvo el aval de toda la estructura administrativa de ProMéxico: lo solicitó Carlos Fuentes Arriaga, director ejecutivo de Promoción Internacional; lo autorizó Jesús Mario Chacón Carrillo, jefe de la Unidad de Promoción de Inversiones y Negocios Internacionales; mientras que Luís Ricardo Vázquez García, director de Administración de Personal, y de Allan Clark Skertchly Benavides, director ejecutivo de Recursos Humanos del organismo, le dieron el visto bueno.

El martes 13, a raíz de la publicación de la investigación periodística, los integrantes de la alianza Méxicoleaks buscaron a la Secretaría de Economía, ProMéxico y la Secretaría de Función Pública, preguntándoles si tomarían acciones para investigar el caso, reparar el daño al erario y sancionar a los funcionarios involucrados en la fraudulenta contratación de Velasco Alvear.

En el transcurso del día, estas dependencias no emitieron un solo comunicado respecto a Velasco Alvear, pese que la noticia se difundió ampliamente en redes sociales y en portales de noticias. Tampoco respondieron a los cuestionarios de los periodistas.

Fuente: Proceso

Comentarios

Skip to toolbar