Colectivo acusa “elección de Estado” en favor de esposa de Moreno Valle

0

En Puebla, donde las elecciones del pasado primero de julio fueron marcadas por la irrupción de grupos armados que asesinaron a cinco personas, atacaron a 70 casillas y robaron urnas, el PAN avaló métodos que, durante décadas, el PRI utilizó en su contra para robarle elecciones, aseguró Gabriel Hinojosa Rivero, expresidente municipal de Puebla.

“¿Estará orgulloso el PAN nacional de la elección de Puebla? Fue operada por (Rafael Moreno Valle) un priista puro sangre”, dijo Hinojosa Rivero durante una denuncia pública realizada por un colectivo ciudadano y académico de Puebla.

El colectivo que publicó hoy un desplegado contra una “elección de Estado” operada a favor de Martha Érika Alonso Hidalgo –la esposa del exgobernador Rafael Moreno Valle– exige al Instituto Nacional Electoral (INE) que revise las elecciones y que las autoridades federales realicen una “investigación seria” sobre los actos de violencia registrados.

“Marta Érika dice que demos vuelta a la hoja, pero en ningún momento condenó la muerte de personas”, denunció la activista Liz Mejorada, integrante de la Casa del Axolote y de PueblaVigila, quien recordó que se registraron 14 balaceras en la capital. “Nos quitaron el voto a punta de pistola”, insistió.

Según Hinojosa Rivero, las “anomalías estadísticas” reportadas en las elecciones para la gubernatura del estado indican una compra de por lo menos 300 mil votos. “Se ve muy claramente que la violencia apunta a un pacto de Estado, y todo apunta al exgobernador Moreno Valle”, añadió

Miguel Calderón Chelius, académico de la Universidad Iberoamericana de Puebla, recordó que los candidatos de Morena a puestos federales y locales ganaron en todos los comicios y en todas las ciudades de Puebla, excepto para la gubernatura, en la que Alonso Hidalgo “mágicamente” obtuvo la mayoría.

Calderón Chelius dijo que la candidatura de Alonso Hildago a la gubernatura de Puebla fue un intento de Moreno Valle para “perpetuar su familia en el poder”, y recordó que la mujer gozó de un “evidente apoyo” del gobierno estatal durante su campaña.

Observó que los actos de violencia iniciaron en la tarde –después que los partidos recibieran las encuestas de salida– en la indiferencia de las autoridades, e insistió en que los resultados preliminares empezaron a darse a conocer dos horas después de lo planeado.

El periodista Sergio Mastretta Guzmán narró que, pasadas las 5:30 de la tarde, un grupo de cinco hombres armados se paró frente a su casilla –la 1187, ubicada en la colonia San José Mayorazgo, en el sur de la capital poblana–, dispararon balazos hacia adentro y se llevaron las urnas.

Un disparo pasó cerca de la capacitadora asistente electoral (CAE) presente en la casilla. La mujer, de profesión odontóloga, le dijo que no volvería “nunca” a ser capacitadora. “En las próximas elecciones en Puebla, ¿Quién va a querer ser capacitador electoral? ¿Quién vigilará la elección?”, lamentó.

Preguntó: “¿Qué hubiera sucedido si ello hubiera ocurrido en Coyoacán?”.

“Es un grito de desesperación (…) chequen lo que está pasando en Puebla, es una vergüenza”, aseveró Enrique Cárdenas Sánchez, exrector de la Universidad de las Américas Puebla y otrora director del Centro de Estudios Espinosa Yglesias.

Cárdenas Sánchez, quien aspiró a ser candidato independiente para el estado, denunció que las elecciones en Puebla responden a las “aspiraciones de Moreno Valle” para dirigir el PAN con el ojo puesto en la presidencia de la República, en 2024.

El colectivo aseguró “no abogar con ningún partido o candidato”. Pero preguntó: “¿En dónde estuvieron las fuerzas del orden?” en la tarde de la jornada electoral, cuando ocurrieron los operativos armados.

Añadió: “la tardía o falta de acción de las autoridades el domingo indica omisión, o quizás hasta complicidad, del Ejecutivo del Estado Antonio Gali Fayad”.

El exalcalde Hinojosa aseveró que el expriista Moreno Valle “penetró el PAN de Puebla y lo secuestró”, y que durante su gestión como gobernador “compró” a los diputados locales para que le avalaran cada una de sus propuestas, incluyendo “una serie de barbaridades” como la llamada “Ley Bala” o la creación de fideicomisos secretos.

El politólogo José Alejandro Guillén Reyes, otrora consejero electoral distrital en Puebla, lamentó que se presentó la incursión de militantes de Morena el martes 3 en el Hotel MM –donde supuestamente operaba una red de “mapaches” electorales para la candidata del Frente– como “si fuera el único evento de violencia” que manchó las elecciones en Puebla.

“La violencia mayor se dio el 1º de julio (…) nos lleva a los tiempos de Maximiliano Ávila Camacho, de los gobernadores más tiranos que tuvo Puebla”, abundó el académico.

Fuente: Proceso

Comentarios