Bachelet deplora asesinatos de defensores y periodistas en México

0

La Alta Comisionada de la ONU para Derechos Humanos Michelle Bachelet deploró el asesinato de defensores de derechos humanos y periodistas en México, así como su acoso, criminalización, amenazas de muerte y ataques.

“En México, ocho defensores de los derechos humanos fueron asesinados en los primeros ocho meses de 2018, una vez más, más que en todo 2017”, dijo Bachelet en su primera intervención pública al inaugurar los trabajos de la 39 sesión del Consejo de Derechos Humanos de la ONU.

“Muchos más han sido víctimas de criminalización, demandas abusivas, campañas de desprestigio, vigilancia, amenazas de muerte y ataques. El año pasado fue también el año más mortífero de periodistas en México, con al menos 12 asesinatos en 2017”, lamentó Bachelet detallando que en 2018 ya han registrado el asesinato de ocho periodistas y la desaparición de uno.

Bachelet llamó la atención con respecto a la situación de los defensores de los derechos humanos en América Latina que enfrentan cada vez riesgos más graves como resultado de sus actividades legítimas. Habló de Colombia en donde han registrado 53 homicidios de destacados defensores de los derechos humanos este año, subrayando que están verificando 57 casos más.

Además, el ACNUDH ha documentado 18 asesinatos de defensores en Guatemala en lo que va del año, en comparación con 12 en 2017.

“Las recientes decisiones presidenciales de no extender el mandato de la CICIG después de septiembre de 2019 – y de negar la entrada al país a su titular Iván Velásquez – son deplorables. Abolirán un instrumento esencial en la lucha contra la impunidad y la corrupción’’, valoró.

En su primer discurso la expresidenta chilena hizo un recuento sobre situaciones apremiantes que merecen la atención del Consejo. En lo que se refiere a Venezuela y Nicaragua se refirió a que el número cada vez mayor de personas que huyen de ambos países demuestra una vez más la necesidad de defender constantemente los derechos humanos.

“Sí, es urgente ayudar a los Estados receptores a resolver los muchos desafíos que plantean dichos movimientos. Pero también es fundamental abordar las razones por las cuales las personas se van. En ambos países, la Oficina insta al Consejo de Derechos Humanos a que tomen todas las medidas disponibles para abordar las graves violaciones de los derechos humanos que se han documentado en informes recientes”, urgió Bachelet.

En Venezuela, desplazamiento acelerado

Con respecto a Venezuela, dijo que se estima que 2.3 millones de personas huyeron del país el 1 de julio, aproximadamente el 7% de la población total, debido en gran parte a la falta de alimentos o acceso a medicamentos esenciales y atención de la salud, inseguridad y persecución política.

“Este movimiento se está acelerando”, subrayó la Alta Comisionada, según informes del ACNUDH

En la primera semana de agosto, cada día más de cuatro mil venezolanos llegaron a Ecuador; 50 mil venezolanos llegaron a Colombia durante un período de tres semanas en julio y 800 venezolanos ahora están ingresando a Brasil a diario.

“El movimiento transfronterizo de esta magnitud no tiene precedentes en la historia reciente de las Américas, y la vulnerabilidad de los que se van también ha aumentado: personas mayores, mujeres embarazadas, niños, incluidos menores no acompañados y personas con problemas de salud cruzan la frontera en números crecientes”, remarcó.

“Desde la publicación de nuestro último informe sobre Venezuela, en junio, la Oficina ha seguido recibiendo información sobre violaciones de derechos sociales y económicos, como casos de muertes relacionadas con la malnutrición o enfermedades prevenibles, así como sobre violaciones de los derechos civiles y políticos, incluidas las detenciones arbitrarias, los malos tratos y las restricciones a la libertad de expresión”, remarcó.

“El gobierno no ha demostrado apertura a medidas genuinas de rendición de cuentas respecto de cuestiones documentadas por la Oficina durante las protestas masivas de 2017”, agregó.

En Nicaragua, sigue la represión

En cuanto a Nicaragua, Bachelet habló sobre el aumento exponencial del número de personas que huyen del país, como resultado de la crisis en curso, incluido el deterioro de los derechos humanos.

“Hace dos semanas la Oficina publicó un informe que documentaba el uso desproporcionado de la fuerza por parte de la policía; ejecuciones extrajudiciales; desapariciones forzadas; detenciones generalizadas arbitrarias o ilegales; malos tratos generalizados, casos de tortura y violencia sexual en centros de detención; obstrucciones a la atención médica; violaciones de las libertades de reunión y expresión pacíficas, como la criminalización de defensores de los derechos humanos, periodistas y manifestantes considerados críticos del gobierno.

“Unas 400 personas murieron y al menos dos mil resultaron heridas. Lamentamos la decisión del gobierno de expulsar a nuestro equipo la semana pasada y pedimos al Consejo que fortalezca su supervisión del país. Mientras tanto, la Oficina continuará documentando las violaciones de derechos humanos en Nicaragua desde fuera del país”, advirtió.

Para Bachelet una herramienta clave en tales circunstancias, es el Pacto Mundial de la ONU para la Migración que prevé la cooperación regional e internacional para establecer una recepción pronta y humana de todas las personas que llegan a sus fronteras, respetando sus derechos humanos y desarrollar mecanismos de admisión y estancia basados en la necesidad de protección de sus derechos.

En este sentido, manifestó que su Oficina está dispuesta a ayudar a los Estados a cumplir estos compromisos mediante la creación de capacidad nacional, incluyendo, por ejemplo, la capacitación de los guardias fronterizos y al personal encargado de hacer cumplir la ley que trabajan en las zonas fronterizas para defender y respetar los derechos humanos de todos y proporcionar orientación práctica para la implementación de planes nacionales sobre la materia.

En EU falta restituir 500 niños a sus familias

Con respecto a este punto Bachelet reconoció que Estados Unidos ha detenido la práctica “desmesurada” de separar a los niños inmigrantes de sus familias.

“Sin embargo, las autoridades aún no han tomado medidas para proporcionar reparación a las familias a quienes ha victimizado y más de 500 niños migrantes que los funcionarios estadunidenses arrebataron de sus padres aún no han sido devueltos a sus familias”, subrayó.

Además, Bachelet manifestó su preocupación sobre el anuncio de la semana pasada del gobierno estadunidense en el que amenaza con dejar de cumplir un acuerdo judicial que limita la detención de niños a 20 días.

Al Hussein, antecesor fuerte

El día de hoy fue una prueba para la expresidenta chilena quien ocupa el lugar de Zeid Ra’ad Al Hussein que dejó la vara muy alta por enfrentarse a potencias mundiales y denunciar abusos y violaciones de derechos humanos. Zeid también le plantó cara a gobiernos como el del presidente venezolano Nicolás Maduro que descalificó los informes del ACNUDH tachándolos de selectivos y tendenciosos.

Tal como lo reconoció Bachelet al inaugurar los trabajos de la sesión del Consejo de Derechos Humanos en la icónica Sala XX del Palacio de las Naciones colmada de diplomáticos, representantes de sociedad civil y periodistas, es una fecha sensible para ella pues el 11 de septiembre se cumple el aniversario del golpe de Estado de Augusto Pinochet en Chile tras el cual el padre de ella, general Alberto Bachelet, fue detenido y torturado hasta provocar su muerte.

Bachelet, dejando a un lado su sombrero político de líder de Estado,
describió que en carne propia sufrió los abusos de la dictadura, “he sido detenida política y la hija de presos políticos. He sido refugiada y médico, incluso de niños que sufrieron tortura y la desaparición forzada de sus padres”, recordó.

Hoja de ruta

En su primer discurso, que es considerado clave porque establece la hoja de ruta de su mandato, Bachelet además de lo mencionado en AL, hizo un repaso sobre graves violaciones de derechos humanos cometidas en Australia, Hungría, Unión Europea, Austria, Alemania, Libia, Myanmar, Bangladesh, Camboya, India, Afganistán, Corea del Norte, China, Sri Lanka, Siria, Yemen, Arabia Saudita, Irak, Bahréin, Irán, Egipto, Territorios Palestinos Ocupados, Etiopía, Eritrea, Mali, Camerún, Sudán, Sudán del Sur, Somalia, República Centroafricana, Burundi, República Democrática del Congo, Turkmenistán, Tayikistán, Rusia, Turquía y Ucrania.

En opinión de varios de los asistentes cuestionados por Apro sobre la primera intervención de la ex uncionaria chilena como Alta Comisionada de la ONU para Derechos Humanos, en términos generales, “Bachelet no decepcionó”.

Fuente: Apro

Comentarios