La “magia” priista

0

Por John M. Ackerman *

15 de mayo de 2018. En el “relanzamiento” de la campaña presidencial de José Antonio Meade el pasado 6 de mayo, Emilio Gamboa exclamó eufórico, en entrevista con el periodista Enrique Méndez de La Jornada: “Hay tiempo para ganar. ¡El partido es mágico!”. Tiene razón el coordinador de los senadores del Partido Revolucionario Institucional (PRI). Décadas de experiencia con la alquimia electoral han convertido los dirigentes del viejo partido de Estado en verdaderos magos del fraude.

“Con poquito, pero vamos a ganar”, declaró el dirigente de la Confederación de Trabajadores de México (CTM), Armando Neyra, confiado en que la mezcla perfecta de operación clientelar, acarreo delincuencial, violencia política y guerra sucia funcionarán para colocar a Meade en Los Pinos el próximo 1 de julio. Efectivamente, Meade ha citado numerosas veces los fraudes perpetrados el año pasado en Coahuila y el Estado de México como “ejemplos” a seguir rumbo a la Presidencia de la República.

El senador priista Manuel Cavazos fue más preciso en su argumentación, también en entrevista con Enrique Méndez el mismo domingo 6: “Las elecciones se ganan en la casilla y para llenar ese hueco, ese bache, esa distancia entre la casa y la casilla se necesita mucha organización y estructura, y eso sólo lo tiene el PRI”. Cavazos después remataría: “Las encuestas se hacen en casa. Y si le preguntan, usted dice por quién piensa votar. Ah, pero que ese día se levante a votar, deje el futbol y la fiesta, eso es otra cosa, y eso no lo toman en cuenta.

Queda perfectamente clara la estrategia del PRI. Gastarán millones de dólares, euros y pesos al margen de la ley para, por un lado, movilizar legiones de ciudadanos vulnerables por medio de operativos ilegales de acarreo de votantes y, por otro lado, desmovilizar a los simpatizantes de sus adversarios por medio de la intimidación, el miedo y la distracción. De manera complementaria, el régimen también utilizará amenazas directas y estrategias de cooptación, la fórmula clásica de “plata o plomo”, tanto para ahuyentar los representantes de casilla de Morena como para domar a los ciudadanos funcionarios de casilla que pudieran atreverse a denunciar las irregularidades.

Tal y como lo ha documentado el periodista Salvador García Soto el PRI sabe que es suficiente con ejercer un control absoluto sobre un 10% o 15% de las 155 mil casillas electorales, sobre todo las ubicadas en las zonas rurales más marginadas del país. Si logran retacar estas casillas con boletas electorales a su favor, y anular las de López Obrador, podrán compensar por la enorme pérdida de votos que seguramente sufrirán en las zonas urbanas.

Y si por alguna razón estas estrategias no surtieran efecto, siempre queda el último recurso: la muerte. En el “relanzamiento” del 6 de mayo, Meade convocó a los militantes del PRI a “jugársela a muerte para defender lo que creemos en este país”. Justo el día anterior, el periodista Ricardo Alemán había lanzado vía Twitter una invitación pública a los seguidores de López Obrador para que acabaran con la vida del tabasqueño. Ese mismo sábado, 5 de mayo, fue asesinado el candidato de Morena a la Presidencia Municipal de Tenango del Aire, Addiel Zermann de 39 años, en el Estado de México.

El PRI se niega a aceptar su derrota. Al parecer, el viejo partido de Estado está dispuesto a cualquier cosa con tal de no soltar el poder. El “haiga sido como haiga sido” de Felipe Calderón podría llegar a ser peccata minuta en comparación con el megafraude que tienen planeado los PRIANistas contemporáneos.

López Obrador ha ganado la primera fase de la batalla: la lucha en la opinión pública por colocarse como el probable ganador el 1 de julio. En contraste con 2012, todas las encuestas ahora colocan a AMLO con una enorme ventaja sobre sus rivales. Hasta los periodistas de Televisa y de Milenio han tenido que bajarse de su pedestal y por lo menos fingir su respeto hacia el tabasqueño.

Sin embargo, la euforia obradorista tiene el riesgo de obnubilar la razón de sus simpatizantes. Pareciera como si de la noche a la mañana, por arte de magia, México se hubiera convertido en una auténtica democracia electoral en la que los mejores candidatos y los políticos más populares accedieran a los cargos públicos.

La recta final es siempre lo más difícil en cualquier carrera y el actual proceso electoral no es ninguna excepción. Si Morena no logra inhibir y desarticular la enorme movilización ilegal que tendrá lugar en los distritos más vulnerables y marginados del país, difícilmente podrá cantar victoria la noche del 1 de julio.

Los ciudadanos también tenemos que cumplir con nuestra responsabilidad histórica. El próximo 31 de mayo se cierra el plazo para registrarse como observadores electorales ciudadanos. Solamente los ciudadanos debidamente acreditados por el Instituto Nacional Electoral como observadores podrán vigilar las casillas durante la jornada electoral y también atestiguar personalmente el conteo de los votos y el llenado de las actas durante la noche del 1 de julio.

El trámite es sumamente sencillo. Solamente hay que acudir a cualquier módulo del INE con su credencial de elector y dos fotografías en mano para mayor información, visite este enlace

Esperemos que cientos de miles de ciudadanos decidan participar directamente en la defensa de la legalidad y la democracia durante estos comicios históricos. De lo contrario, que la nación nos lo demande.

@JohnMAckerman

Este texto fue publicado originalmente en revista Proceso núm. 2167

 

Comentarios