11 años después, EU niega asilo a periodista de Juárez

0

A once años de haber solicitado asilo político en El Paso, Texas, la semana pasada un juez de inmigración federal de Houston negó al periodista juarense Emilio Gutiérrez Soto y su hijo Oscar, el beneficio en los Estados Unidos, argumentando que “el testimonio de Gutiérrez Soto carecía de credibilidad y no demostró que fuera a poner en peligro su vida por sus reportes sobre las fuerzas armadas mexicanas en caso de regresar a México”.

Su abogado, Eduardo Beckett, informa que van a apelar la decisión del juzgador y mencionó que por el momento ninguno de ellos enfrenta la amenaza de ser deportados, aunque su caso si les causa problemas.

Gutiérrez Soto cruzó a los Estados Unidos en el año 2018 argumentando que notas publicadas para el periódico Diario, del que era corresponsal en Nuevo Casas Grandes, donde mencionaba violaciones a los derechos humanos por parte de militares comisionados en aquella región habían molestado a los mandos y habían ordenado su muerte.

Han estado detenidos en al menos tres ocasiones con la intención de deportarlos, la última de ellas fue el año pasado cuando lo dejaron libre el 27 de julio por parte de personal del Servicio de Control de Inmigración y Aduanas (ICE) que los tenía detenidos desde el 2017 mientras se resolvía su situación jurídica para ser deportados.

En esa fecha un juez federal de Distrito de los Estados Unidos fijó la audiencia para determinar si existe legalidad en el reclamo de asilo, solicitud que lleva 11 años y que se le ha negado.

Durante esta audiencia efectuada en Houston, se presentaron relatos de los informes de Emilio Gutiérrez-Soto por la información publicada que afectaba al ejército mexicano y que fueron los que generaron las amenazas de muerte.

El juez migratorio a cargo de la audiencia es Robert Hough, quien rechazó la solicitud de asilo de Gutiérrez-Soto en julio de 2017, y ahora declaró que su fallo se redactará y presentará en una fecha posterior que fue hace una semana.

En diciembre de 2017, el juez Hough emitió un fallo de deportación contra Gutiérrez-Soto y su hijo, pero pudo permanecer en el país luego de que un equipo legal solicitó una orden de suspensión de emergencia de la Junta de Apelaciones de Inmigración de los Estados Unidos.

Gutiérrez-Soto y su hijo fueron detenidos en el Centro de Procesamiento de El Paso durante ocho meses después de que ICE encontró a la pareja como un “riesgo de fuga”.

Al solicitar asilo el 2008, permaneció detenido aproximadamente siete meses antes de ser liberado en enero de 2009 en lo que se resolvía su solicitud de asilo y no ha querido volver a México por temor.

Desde el 2009 estuvo viviendo en el poblado de Las Cruces, Nuevo México, a 80 kilómetros de Juárez y El Paso, Texas, donde sobrevivía vendiendo alimentos en un camión debido a que la ley norteamericana prohíbe a los solicitantes de asilo tener un trabajo.

El año 2017 recibió el Premio de Libertad de Prensa John Aubuchon de parte del Club Nacional de Prensa a nombre de los periodistas en México y el pasado siete de diciembre del 2017, semanas después de dar su discurso en el club de prensa, él y su hijo fueron a registro de rutina ante las autoridades migratorias, y fueron esposados y detenidos después de que se les rechazara su solicitud de asilo.

La revisión del caso se da después de que la Clínica Internacional de Derechos Humanos, de la Universidad Rutgers, del estado de Nueva Jersey, presentó una solicitud de habeus corpus para la liberación inmediata del periodista que lleva alrededor de 11 años luchando por el asilo político y por el de su hijo.

Gutiérrez Soto, antes de volver a ser detenido el año pasado por autoridades migratorias dijo que “no podemos regresar a México. Nos matarían” y dos días después fue detenido y esposado junto con su hijo que lo acompaña desde que huyó de México argumentando que, por escribir críticas contra militares en Casas Grandes, municipio donde vivía, fue amenazado de muerte.

Según ha declarado Gutiérrez Soto sus problemas iniciaron desde que en el año de 2005 publicó información de seis militares, que robaron dinero y joyas en el poblado de Puerto Palomas de Villa, comenzó a ser intimidado por los militares acantonados en esa zona y en junio del 2008 crecieron las amenazas de intensidad, por lo que tomó a su hijo de 15 años de edad y solicitó el, asilo en El Paso, Texas.

Reseñó que a los pocos días de que se publicó la nota de su caso, fue llamado por un alto militar (coronel), quien le ordenó reportarse al hotel Miami, en el centro de Ascensión y acudió, donde “el general Alfonso García Vega lo acusó, de forma intimidante, de fabricar información que sólo desprestigiaba a los militares, y le ordenó dejar de escribir este tipo de notas”.

Declaró al solicitar asilo que en esas fechas alrededor de 50 soldados efectuaron un cateo ilegal en su domicilio, alegando que buscaban drogas y armas, y le advirtieron que se portara bien. Fue entonces que una amiga le dijo que lo iban a matar, y decidió escapar junto a su hijo, que ahora tiene 25 años”.

Fuente: La Jornada

Comentarios