¡Ya basta de pactos de impunidad!

0

Hace dos años, México reformó el Artículo 102 de su Constitución para dar autonomía plena a la actual Procuraduría General de la República (PGR), convirtiéndola en una Fiscalía General.

La idea era garantizar la autonomía y la independencia de la procuración de justicia para romper con el ciclo de favores políticos que genera tanta impunidad en ese país.

Pero hoy, Enrique Peña Nieto y Felipe Calderón han pactado colocar a un político, Raúl Cervantes Andrade, como nuevo fiscal general por un periodo de nueve años.

Cervantes es íntimo amigo de EPN y cuenta con una larga carrrera política dentro del Partido Revolucionario Institucional (PRI).

Por ejemplo, ha ocupado los siguientes cargos:

  • Dos veces diputado federal por el PRI
  • Coordinador de asuntos jurídicos del Comité Ejecutivo Nacional del PRI.
  • Senador de la República por el PRI.

Tambien ha trabajado de la mano con algunos de los personajes más oscuros de ese partido:

  • Fue coordinador de asuntos jurídicos con Humberto Moreira, tanto cuando era gobernador del estado de Coahuila como cuando llegó a ser presidente del PRI.
  • Trabajó muy de cerca con otro exgobernador cuestionado, César Duarte, en la Cámara de Diputados.
  • Defendió al expresidente Luis Echeverría de las acusaciones de genocidio por la masacre del 2 de octubre de 1968.
  • Defendió a Peña Nieto de las acusaciones de compra de votos y financiamiento ilícito en su campaña presidencial de 2012.

Ahora, como procurador de la República en funciones, Cervantes ‘nada de muertito’ para casos claves como Ayotzinapa y Nochixtlan y sigue ayudando a sus amigos como Javier Duarte.

Fuente: RT

Comentarios

Skip to toolbar