Un error de Peña con Trump catapultaría a AMLO a Los Pinos: The Economist

0

La revista británica The Economist consideró que la eventual crispación de la relación del gobierno del presidente Enrique Peña Nieto con la próxima administración estadunidense de Donald Trump empujaría las posibilidades para que el líder opositor Andrés Manuel López Obrador se abriera paso para acceder a Los Pinos en el 2018.

The Economist titula hoy un adelanto de un reportaje que aparecerá en su edición impresa: “The wall that appalls (El muro que espanta)”, en el que plantea la idea de que el país debe hacer frente de alguna manera a su nuevo vecino, y recuerda que desde el momento en que el ahora presidente electo de Estados Unidos, Donald Trump, anunció su candidatura –en junio de 2015–, “la posibilidad de su victoria ha sido una pesadilla mexicana”.

La revista también subraya que Trump “dejó claro desde el principio que estaba corriendo contra México tanto como en contra de sus enemigos políticos. Llamó violadores a los mexicanos y amenazó con deportar a 11 millones de inmigrantes indocumentados (la mitad de ellos mexicanos) y hacer pedazos el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN). Él prometió repetidamente hacer que México pague por un muro que él va a construir, tal vez gravando las remesas que los migrantes mexicanos envían a casa”.

En este contexto, destaca el medio, Peña Nieto pasará “lo que ya habían prometido ser sus problemáticos dos últimos años en la oficina, manejando la relación de México con la administración de Trump”.

Luego advierte que Peña Nieto fue ampliamente criticado cuando invitó a Trump a Los Pinos durante la campaña electoral. “Ahora no puede permitirse presentarse sumiso ante el presidente electo, pero tampoco puede alienarlo”.

No obstante, considera The Economist, “Trump también enfrenta un difícil acto de equilibrismo entre mimar a su base antimexicana y llevarse bien con el vecino más importante de Estados Unidos”.

Y subraya que aunque su elección ha puesto fin a un periodo de creciente rispidez entre ambos países, podría no abrir una era de abierta hostilidad. “El cielo no se caerá”, dice a la revista David Shirk, profesor de la Universidad de San Diego, “pero estará más abajo”.

“Si las relaciones con Estados Unidos van mal, el sentimiento anti-Trump y los daños a la economía podrían determinar quién sucederá a Peña Nieto en 2018. Las encuestas han sugerido que el Partido de Acción Nacional, un partido de oposición de centro-derecha, tiene la mejor oportunidad de nombrar un candidato exitoso. Pero el chovinismo de Trump podría provocar una reacción nacionalista entre los votantes mexicanos. Si es así, el probable beneficiario es Andrés Manuel López Obrador, subcampeón de las dos últimas elecciones presidenciales. Su ideología es de extrema izquierda, pero su inclinación por las respuestas simplistas a problemas complicados le hacen sonar mucho como Trump”, plantea The Economist.

Peña y Trump estrechan la mano en Los Pinos. Foto: Octavio GómezPeña y Trump estrechan la mano en Los Pinos. Foto: Octavio Gómez

También destaca que cuando “la inesperada pesadilla” aconteció el martes 8 de noviembre, el ánimo en las calles de la Ciudad de México fue tenue, en lugar de ser enfurecido. Da cuenta de los titulares con los que amanecieron algunos diarios, como Reforma, que advertía: “¡A temblar!”, frase que se replicó también en Excélsior. Mientras algunos se refugiaron en el humor negro y bromearon con la construcción del muro, otros sonaron heridos con sus vecinos del norte por haber elegido a Trump.

“Para el débil e impopular presidente de México, Enrique Peña Nieto, quien tiene dos años en la oficina antes de que deba ceder el cargo, la victoria del señor Trump es un trauma y, posiblemente, una oportunidad”, plantea la revista.

Enseguida explica que debido a que el bienestar de México depende en gran parte de sus relaciones con su vecino del norte, “con quien está profundamente integrado por sus lazos familiares y a través del TLCAN”, toca ahora a Peña “defender enérgicamente” el interés del país sin provocar una ruptura con Estados Unidos.

El medio recuerda que incluso ayer el presidente mexicano ya hizo contacto con Trump y ambos acordaron una reunión para delinear una nueva agenda de trabajo.

“Si eso será posible no está claro. No se sabe aún cuánto de la retórica antimexicana de Trump fue fanfarronería de campaña y cuánto expresó de sus intenciones reales”, dice The Economist.

También alerta que los dos meses previos a su toma de posesión, cada discurso del magnate y el nombramiento de la nueva administración “serán examinados de manera excesiva al sur de la frontera”.

La publicación británica recuerda que, previo a las elecciones, el secretario de Hacienda, José Antonio Meade, anunció que el gobierno de México tenía preparado planes de contingencia ante una victoria de Trump. Y dice que hasta ahora no han sido necesarios, pues aunque el peso se desplomó tras el anuncio de la victoria, también ha tenido una mejora. Pero, alerta, “el peligro no ha pasado todavía”, y está lejos de hacerlo.

The Economist recuerda que la debilidad del peso, un aumento de tasas y la inflación amenazan con afectar el gasto de los consumidores. Además, está latente la incertidumbre sobre el futuro del TLCAN, pues Trump lo llamó “el peor acuerdo comercial de la historia” y prometió renegociarlo o derogarlo.

Sin embargo, continúa el texto, puede que esto no suceda, pues Estados Unidos no se ha retirado de un acuerdo comercial en 150 años. Y dice además que las empresas estadunidenses ejercerán presión en contra del retiro del TLCAN, argumentando que seis millones de empleos en Estados Unidos dependen del comercio con México.

Pero hasta que Trump aclare sus intenciones, advierte al medio Andrew Stanners, de Aberdeen Asset Management en Londres, “los inversionistas serán cautelosos. Es probable que eso deprima la inversión extranjera, que alcanzó 2.6% del PIB en 2015. Los inversionistas mexicanos también serán cautelosos. Una pausa en las inversiones, unida a una mayor inflación y más altas tasas de interés, podrían causar una recesión”.

The Economist concluye que “el nuevo presidente estadunidense tiene buenas razones para evitar una ruptura total con México. La cooperación del gobierno mexicano es vital en la lucha contra las organizaciones de narcotraficantes y en el control de la migración, dos prioridades en la agenda anti-migratoria y de reforzamiento de la seguridad que Trump promovió en campaña”.

Fuente: Proceso

Comentarios

Skip to toolbar