Toman con Ejército las favelas de Río

0

Más de 2 mil soldados irrumpieron en favelas de Río de Janeiro con vehículos blindados de transporte de personal, en un intento por reforzar la seguridad dos meses antes del comienzo de la Copa Mundial.

Al amanecer, los efectivos, fuertemente armados, entraron en la vasta favela de Mare, que durante décadas había sido controlada por bandas de narcotraficantes.

La ocupación de Mare, dominada por dos bandas de narcos rivales y una milicia integrada por personal de seguridad, comenzó la semana pasada cuando más de mil policías e infantes de marina entraron en la favela.

El complejo, que integra 15 barriadas, abarca unos 10 kilómetros cuadrados en el norte de Río y está situado junto a la carretera principal al aeropuerto internacional. En él viven unas 130 mil personas.

La ocupación es parte de la estrategia de “fuerza policial de pacificación” destinada a ocupar algunas de las más de mil favelas de Río antes de la Copa Mundial de 2014 y los Juegos Olímpicos de 2016.

Los 2 mil 50 soldados del ejército, 450 infantes de marina y 200 policías que ingresaron en el complejo de Mare el sábado presumiblemente se quedarán allí hasta fines de julio, cuando cederán el control a la Policía, según el Ministerio de Defensa.

El general del Ejército Rolando Lundgren dijo recientemente a la prensa que los soldados podrían permanecer allí durante un período más prolongado si el Gobernador estatal y la Presidenta Dilma Rouseff lo requieren.

La Presidenta solicitó el uso de la fuerza para tomar la favela.

Los soldados patrullarán la favela y “han sido autorizados a revisar y arrestar gente”, dijo Lundgren, según un portal en internet de la red Globo de televisión.

Las fuerzas de seguridad establecerán un puesto permanente en Mare. La Policía ha instalado 37 puestos similares según el programa de pacificación, que comenzó en 2008 y hasta ahora ha llevado presencia policial a un millón y medio de personas.

En los últimos meses, el programa ha sido atacado por los jefes narcos que otrora controlaban las favelas donde la Policía no entraba mas que en incursiones ocasionales.

Según un vocero de las fuerzas de pacificación, cuatro policías han muerto desde comienzos de año en una serie de ataques. Con cada ocupación policial, las bandas pierden valioso territorio para la producción y venta de drogas.

La presencia policial ha mejorado la seguridad y han disminuido los tiroteos que solían repetirse, pero muchos residentes se quejan de que la Policía actúa con mano dura.

Fuente: AFP

Comentarios