Slim descarta a Trump, pero advierte que destrozaría la economía de EU

0

El magnate mexicano Carlos Slim Helú consideró “muy bajas” las posibilidades de que el empresario estadunidense Donald Trump gane las elecciones presidenciales de la próxima semana en Estados Unidos, pero advirtió que de ocurrir tendría efectos muy graves no solo para el resto del mundo sino para la propia economía estadunidense que, dijo, quedaría destrozada.

“Yo creo que el pueblo de Estados Unidos sabrá por quién vota y por otro lado creo que las instituciones en Estados Unidos son muy fuertes, no puede ni siquiera el presidente de la república cambiar arbitrariamente ciertas cosas (…) ya sabes lo que decimos en México, es distinto ser borracho que cantinero”, afirmó el empresario durante la ceremonia de clausura de la XXII reunión plenaria de la Fundación Círculo de Montevideo, un grupo de reflexión creado en 1996 que se dedica a hacer análisis políticos sobre América Latina.

VER: Trump culpa a Slim de falsas historias de acoso en NYT

En una sesión de preguntas y respuestas con la prensa nacional y extranjera, el dueño de Telmex y América Móvil, entre muchas otras compañías, dijo que Estados Unidos importa muchos bienes de consumo de todo el mundo, por lo que gravar con impuestos de hasta 35 por ciento la entrada de mercancía “destrozaría la economía americana con una inflación brutal”.

Además, señaló que la propuesta del candidato republicano a la presidencia estadunidense de construir un muro no es viable, pues “hacer el muro, no es fácil y además se hacen túneles y llegan por avión la mayoría de las personas”.

También señaló que el principal problema para Estados Unidos no es la importación de productos desde México ni América Latina sino de China, país que produce y exporta productos por debajo de su precio real.

“Estados Unidos tiene que producir bienes estratégicos y de alto valor agregado, no se puede meter a competir con bienes importados con costos marginales tan bajos porque provocaría un problema de desequilibrio económico importante”. Comentó.

En un foro bajo el lema “La inserción de América Latina en la nueva civilización”, los ex presidentes de Bolivia, Jorge Quiroga; de España, Felipe González; de Colombia, Belisario Betancur, y de República Dominicana, Leonel Fernández, externaron todos su rechazo y preocupación por un eventual triunfo del candidato Trump.

“Candidatos extravagantes, reaccionarios y mal educados, en casi todo el mundo hay, lo que me preocupa es ese 40 o 45 por ciento de los norteamericanos que puedan creer en un mamarracho y un esperpento como ese”, dijo el ex presidente de Uruguay y actual presidente político del Círculo de Montevideo, Julio María Sanguinetti.

“La fractura que ha introducido en una sociedad como la de Estados Unidos puede perdurar”, dijo el ex mandatario español Felipe González.

En la ceremonia en la que también se celebraron los 20 años del Círculo de Montevideo y se analizaron aspectos de las democracias latinoamericanas, el dueño de Grupo Carso, quien también tiene la presidencia empresarial del Círculo, dijo que desde su punto de vista México es un país democrático en el que hay competencia política entre partidos y los ciudadanos pueden expresarse mediante su voto.

“A mi me parece que en México, desde el punto de vista democrático, no veo que exista algún problema, alguna objeción. Han ganado los diversos partidos en diversos estados y hasta ahorita, salvo algunos incidentes ocasionales, no frecuentes, el voto de la población ha sido abierto, claro, transparente, secreto y la población ha podido manifestar sus preferencias. En ese sentido creo que México es un Estado democrático y lo hemos visto hasta con los candidatos independientes”, señaló.

El empresario también habló sobre la responsabilidad de los empresarios en el entorno que vive México.

“Creo que los que tenemos privilegios, no solamente los empresarios, sino quienes tenemos privilegios, tenemos responsabilidades y compromisos. Los empresarios somos administradores temporales de la riqueza, no nos llevamos nada cuando nos vamos, no hacemos grandes monumentos ni pirámides al morir como quizá fue en el pasado, creo que nuestra obligación es manejar con eficacia y sobriedad esa riqueza y recursos para que al reinvertirse se cree una mayor actividad económica que es la que genera empleos”, comentó.

Fuente: La Jornada

Comentarios

Skip to toolbar