Odebrecht pagó sobornos a Emilio Lozoya, ex director de Pemex (VIDEO)

0

En declaraciones juramentadas, altos ex ejecutivos de Odebrecht colocan fechas, nombres, cantidades, cuentas bancarias. Ahí aparece Emilio Lozoya Austin, ex director de Petróleos Mexicanos y a quien la constructora veía como el próximo presidente de México

Odebrecht apostaba a que Emilio Lozoya sería el próximo presidente

“Petrobras no fue la única petrolera que tuvo ejecutivos corrompidos por Odebrecht”, ya que la constructora brasileña pagó 10 millones de dólares en sobornos a Emilio Lozoya, presidente de Petróleos Mexicanos (Pemex) entre 2012 y 2016, informó hoy el diario O’Globo.

A cambio, Odebrecht ganó una licitación de 115 millones de dólares para hacer las obras de una refinería en Tula, Hidalgo, de acuerdo con el rotativo brasileño.

“A principios de 2012, constaté que Emilio Lozoya había alcanzado una posición destacada en el PRI, que disputaba las elecciones presidenciales de julio de 2012, cuyo candidato era el favorito en las encuestas electorales”, relató Luis Alberto de Meneses Weyll, ex director de Odebrecht México a fiscales brasileños, en un testimonio el 16 de diciembre de 2016.

“Bajo el pretexto de haberme ayudado en el posicionamiento de Tula, [Emilio Lozoya] entendía que era debido un pago en su favor del orden de 5 millones de dólares”, afirmó Weyll.

En 2013, cuando Odebrecht –ya asociada con la contratista mexicana Construcciones Industriales Tapia, a recomendación del mismo ex presidente de Pemex– ganó la licitación para ampliar las refinerías, “los pagos para Lozoya comenzaron inmediatamente”, relata O’Globo.

El diario brasileño, que no pudo contactar con la defensa de Emilio Lozoya, escribió que ahora toca que la Procuraduría General de la República (PGR) realice “investigaciones para descubrir si el dinero pagado por la empresa era sólo para él o si, de alguna manera, benefició a otros integrantes del gobierno Peña Nieto”.

Y lo que dicen ante el Ministerio Público Federal de Brasil los máximos responsables de Odebrecht para México, para Latinoamérica y el cerebro del “Departamento de Sobornos”, como lo calificó el Departamento de Justicia de Estados Unidos, es lo siguiente:

  • Que Emilio Lozoya solicitó y recibió, primero, 4 millones 100 mil dólares entre abril y noviembre de 2012. Cuentan que era una manera de asegurar los favores de quien se había colocado como una figura prominente en la campaña presidencial de Enrique Peña Nieto.
  • Que en marzo de 2012 Emilio Lozoya se reunió con Luis Alberto de Meneses, el director superintendente de Odebrecht en México, y que en ese encuentro quien sería futuro director de Pemex le proporcionó el nombre de una empresa offshore registrada en las Islas Vírgenes Británicas: Latin American Asia Capital Holding, cuyo número de cuenta en el banco privado suizo Gonet et Cie es el CH 46 0483 5090 3745 3400 7.
  • Que les pidió que ahí le enviaran las transferencias bancarias. Y que a partir del 20 de abril de 2012 llegarían en cascada: primero, de 250 mil dólares, luego de 495 mil dólares, y un día después 505 mil dólares.
  • Que la relación creció y que una vez que Lozoya Austin llegó a la Dirección General de Pemex las cosas se mantuvieron en un buen tono, que lo buscaron y le pidieron ayuda para ganar contratos y que éste les respondió positivamente.
  • Que ese grado de comunicación se armó tan sólidamente que acordaron hacerle otros pagos por un total de seis millones de dólares: dos millones de dólares sin condición alguna, garantizados plenamente; y cuatro millones adicionales si llegaban a ganar el contrato de uno de los proyectos de remodelación de la refinería Miguel Hidalgo, en Tula.
  • Que luego de que Odebrecht obtuvo ese contrato, la oleada de transferencias a cuentas de empresas offshore proporcionadas por Emilio Lozoya se produjo de nuevo. Empezó el 3 de diciembre de 2013, unos días después de la asignación del contrato, cuando de la oficina de Hilberto da Silva se dio la orden de transferir un millón de dólares a la cuenta que Zecapan SA —otra empresa instalada en el paraíso fiscal de las Islas Vírgenes Británicas— mantenía en un banco del Principado de Liechtenstein.
  • Que las transferencias siguieron en diciembre de 2013 y en varios meses de 2014: algunas de un millón 350 mil dólares, otras de un millón 170 mil dólares y varias más, hasta sumar cinco millones de dólares.

Y delataron muchas más cosas, según se aprecia en el expediente judicial 6655.

Fuente: La Jornada/ Aristegui Noticias

Comentarios

Skip to toolbar