Lozoya, el de Salinas, narra alta corrupción

0

Por Álvaro Delgado

Ya declaró ante la FGR origen, mecánica y destino de 10.5 millones de dólares en sobornos de la constructora Odebrecht. Su testimonio alcanzaría a Luis Videgaray y Peña Nieto, y a un personaje identificado como gestor de negocios de Pemex, Carlos Salinas…

https://i1.wp.com/arc-anglerfish-arc2-prod-infobae.s3.amazonaws.com/public/BBZOTUN6RNCHZOFIXX6EWQYV2U.jpg?resize=702%2C395&ssl=1

Con su esposa en prisión domiciliaria, su hija y su nuera prófugas de la justicia, acusadas las tres de operaciones con recursos de procedencia ilícita y asociación delictuosa, así como su hijo que lleva su nombre encarcelado en España por el dinero sucio que originó la tragedia familiar, Emilio Lozoya Thalmann, jefe del clan, decidió confesar maniobras de corrupción en el entorno de Enrique Peña Nieto.

En calidad de testigo colaborador, que le evitará ser juzgado si aporta información esencial y eficaz para la persecución de un delito más grave del que se le imputa, y se comprometa a comparecer en juicio, Lozoya Thalmann ya declaró ante la Fiscalía General de la República (FGR) origen, mecánica y destino de 10.5 millones de dólares en sobornos de la constructora brasileña Odebrecht para que funcionarios de México le dieran obra pública.

El intento de Lozoya Austin por lavar parte de los fondos de Odebrecht y por comprar a sobreprecio como director de Pemex la planta chatarra de Agronitrogenados a Alonso Ancira es lo que tiene en prisión domiciliaria a su madre, Gilda Margarita Austin Solís, y fugitivas a su hermana Gilda Susana y a su esposa, Marielle Helene Eckes.

Quienes están familiarizados con el caso en el gobierno de Andrés Manuel López Obrador y en la FGR, aseguran que Lozoya Thalmann no sólo busca salvar a su familia desde que la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF) documentó las maniobras para ocultar los sobornos que originaron las denuncias penales, sino pasar a la historia con pruebas de la alta corrupción en México.

El testimonio de Lozoya Thalmann no sólo alcanzaría a su hijo como director de Pemex y a sus superiores, como Luis Videgaray y Peña, sino a un personaje identificado como gestor de negocios en esa empresa, Carlos Salinas.

Lozoya Thalmann y Salinas han sido amigos desde niños: el padre del primero, el militar Jesús Lozoya Solís, fue médico de la familia del segundo, y al grupo pertenecía otro militar, Manuel Camacho López, padre del exregente Manuel Camacho Solís.

Los tres estudiaron Economía en la UNAM, entre 1966 y 1970, y fundaron, el 6 de marzo de 1971, la asociación civil Política y Profesión Revolucionaria, en Acapulco, Guerrero, junto con José Francisco Ruiz Massieu, un grupo que se propuso y logró el poder con Salinas en 1988.

Salinas, a quien López Obrador imputa ser el padre de la desigualdad moderna de México, hizo a Lozoya secretario de Energía, Minas e Industria Paraestal, que privatizó más de 400 empresas paraestatales, como Altos Hornos de México a Ancira, cómplice de Lozoya Austin en el fraude de Agronitrogenados y amigo íntimo del expresidente.

Es sabido que López Obrador no está de acuerdo en procesar a Peña, pero el fiscal Alejandro Gertz sí: Y quienes saben lo que declaró Lozoya padre advierten que por eso éste dice que el cerco al expresidente ya se estrechó por razones naturales.

Apuntes: Rubén Álvarez, portavoz del INE, precisa que el partido de Felipe Calderón no tiene asegurado el registro.

Fuente: El Heraldo de México

Comments are closed.