FBI arresta a líder de milicia antiinmigrante en Nuevo México

0

Un miembro de un grupo armado de milicias de derecha acusado de detener ilegalmente a inmigrantes en la frontera entre Nuevo México y Chihuahua ha sido arrestado, informaron funcionarios este sábado.

El FBI arrestó a Larry Mitchell Hopkins, de 69 años, por presunta posesión ilegal de armas de fuego y municiones, días después de que su grupo publicara videos que parecían mostrar a hombres armados deteniendo a inmigrantes en la frontera de Nuevo México, ordenándoles que se sentaran en el suelo y coordinaran con agentes de la patrulla fronteriza para mantenerlos bajo custodia.

https://i1.wp.com/i.guim.co.uk/img/media/148fa5af767b7c4234f2c504fcdd3254b297bd56/0_193_5000_3000/master/5000.jpg?resize=702%2C421&ssl=1

“El arresto de hoy por parte del FBI indica claramente que el estado de derecho debe estar en manos de oficiales de policía entrenados, no de vigilantes armados”, dijo el fiscal general de Nuevo México, Héctor Balderas, en una declaración.

El jueves, la American Civil Liberties Union (ACLU) solicitó una investigación sobre los pro-Trump, hombres anti-inmigrantes que han estado patrullando la frontera y llamándose a sí mismos Patriotas Constitucionales de los Estados Unidos (UCP).

La ACLU en Nuevo México describió al grupo como “una organización de milicias fascistas armadas” formada por “vigilantes”, diciendo que estaban trabajando para “secuestrar y detener a personas que buscaban asilo” y que habían hecho arrestos ilegales directamente y habían detenido a los migrantes a punta de pistola.

El rol de Hopkins en el grupo no estaba claro, y tampoco estaba claro si enfrentaba cargos directamente relacionados con los videos de los hombres que detienen a los migrantes. La oficina del fiscal general de Nuevo México describió a Hopkins como un “delincuente peligroso que no debería tener armas alrededor de niños y familias” y lo calificó de “individuo armado que detiene a los inmigrantes en la frontera”.

Una declaración del FBI sobre el arresto no mencionó al grupo de milicianos ni a la detención de migrantes, pero señaló que Hopkins también tenía el nombre de Johnny Horton Jr y que debía comparecer ante el tribunal el lunes.

En un video publicado el pasado lunes por la noche por Jim Benvie, miembro del grupo armado, parecía que los hombres estaban ordenando a docenas de migrantes, incluidos muchos niños, y les decían que se sentaran. Benvie narró: “No hay patrulla fronteriza aquí. Somos nosotros.”

Los hombres parecían llamar los agentes de la patrulla fronteriza, que luego fueron vistos en el lugar. La ACLU, en una carta a los funcionarios estatales, dijo que el grupo había atacado a casi 300 inmigrantes en Sunland Park, Nuevo México, que se encuentra a lo largo de la frontera con México y adyacente a El Paso, Texas.

Los miembros de la milicia abogaron por el muro fronterizo propuesto por Trump en las transmisiones de video y se hicieron eco de la retórica anti-migrante del presidente, advirtiendo de una “invasión”.

También ha existido la preocupación de que los hombres, que visten ropas de estilo militar, podrían tergiversarse como agentes de patrulla fronteriza. En otro video, Benvie se filmó deteniendo a un grupo de cuatro adultos y tres niños y dijo “patrulla fronteriza” mientras se acercaba, antes de llamar a otro miembro de su grupo para que se uniera a él. En un aparente llamado a la patrulla fronteriza, un hombre dijo: “Hola, tengo siete aquí”.

La UCP se ha presentado anteriormente como un grupo de “voluntarios” que ayudan a la patrulla fronteriza y apoyan a Trump. En los últimos años, ha habido numerosos informes de un aumento en los grupos paramilitares y activistas xenófobos que vigilan la frontera, que trabajan con agentes de EE. UU. Y se dirigen a personas indocumentadas.

El jueves, un portavoz de Aduanas y Protección Fronteriza dijo que la patrulla fronteriza “da la bienvenida a la asistencia de la comunidad”, pero “no respalda a los grupos privados u organizaciones que toman los asuntos de aplicación en sus propias manos”.

Stephanie Corte, estratega de la campaña por los derechos de los inmigrantes de la ACLU en Nuevo México, dijo que su grupo todavía estaba tratando de ponerse en contacto con los migrantes detenidos y que no estaba seguro de haberlos liberado.

“Nuestro siguiente enfoque es tratar de obtener su historia y asegurarnos de que se sientan seguros para contar su historia de ser retenidos a punta de pistola”, dijo a The Guardian, agregando que la ACLU exploraría opciones legales.

Ella dijo que esperaba que las autoridades trabajaran para asegurarse de que esto no vuelva a suceder.

“Creemos absolutamente que esto fue completamente ilegal”, dijo. “Esperamos que los involucrados sean llevados ante la justicia”.

Fuente: The Guardian

Comments are closed.