Cómo ven las elecciones los estadounidenses que viven en México

0

Por Nathaniel Janowitz

En este evento resaltan las banderas de las barras, las estrellas y galletas con chispas de chocolate, pero también los mariachis, las piñatas y un slogan que buscaba resumirlo todo: Unidos Contra Trump.

Se trata de una convocatoria para que ciudadanos estadounidenses que viven en México voten en contra del candidato republicano Donald Trump en las próximas elecciones presidenciales del 8 de noviembre.

“Buscamos que la gente venga y se registre”, dijo sobre el evento en el Ángel de la Independencia de la Ciudad de México el organizador Joseph Huff-Hannon, quien también forma parte del sitio Avaaz, una comunidad global que busca involucrar en asuntos políticos a la ciudadanía. “Queremos que la gente pase la voz entre amigos y familiares con pasaporte estadounidense”.

¿De qué tamaño es el músculo electoral de estadounidenses en México? Nadie sabe exactamente cuántos ciudadanos estadounidenses viven al sur de su país, aunque se estima que entre uno a dos millones.

Generalmente, los gringos —como se les conoce comúnmente en Latinoamérica— son las personas jubiladas que se asientan en los pueblos coloniales y las tranquilas playas mexicanas, donde disfrutan del sol y la cobertura médica a precios bajos. Pero los activistas antiTrump enfocan sus esfuerzos en las personas con doble nacionalidad, una potencial fuente de votos para las siguientes elecciones.

Hay un gran número de ciudadanos con doble nacionalidad”, dijo Larry Pihl, tesorero de Democrats Abroad en México, una organización del Partido Demócrata formada por comités en todo el mundo. “Toda la polémica desatada con las declaraciones del candidato republicano los ha motivado a votar, pero no saben cómo hacerlo”.

Nicole Molina es una de ellas. Ella ya dio su primer paso para votar el próximo mes: ya se ha registrado en línea. “Creo que es importante que mostremos que no estamos de acuerdo con las ideas humillantes y racistas que tiene Trump de nuestra gente”, dijo la joven de 29 años nacida en Estados Unidos y criada en México.

Otro caso es el de Lakshmi Picazo: tiene ambas nacionalidades y no le agrada Trump. Picazo votó por Barack Obama mientras vivía en Estados Unidos en 2008, cuando se acababa de graduar de la universidad. En 2012 se encontraba de vuelta en México, y votar estando fuera de su país le resultó bastante confuso, así que no envió su voto. En esta ocasión, está más envuelta con la política mexicana.

‘Hay un gran número de ciudadanos con doble nacionalidad’.

“Ser estadounidense fuera de tu país es muy diferente a ser mexicano con ciudadanía americana”, dijo. “Votar en los Estados Unidos nunca ha sido una prioridad para mí, pero sí me gustaría hacerlo”.

Pihl dijo que la página de Democrats Aboard ha registrado más votantes americanos este año que en elecciones anteriores, a pesar de que no han recibido ningún apoyo económico de la campaña de Clinton.

Por otro lado, Larry Rubin, presidente de los Republicanos en México, dijo que su organización también ha tenido problemas para llegar hasta los posibles votantes para aclarar los “malentendidos” sobre las verdaderas intenciones de Trump.

“Sabemos que hay dos millones de estadounidenses en México, pero no sabemos dónde están ni cómo localizarlos”, dijo Rubin. “Ese es un problema tanto para nosotros como para los demócratas en México”.

El Federal Voting Assistance Program [Programa Federal de Asistencia para Votar], el cual es parte del Departamento de Defensa, apenas comenzó a tener información confiable sobre los americanos fuera del país gracias a dos estudios recientes, el último de los cuales fue publicado a principios de este año, de acuerdo con el director del programa, David Beirne.

“Esta es la primera vez que hemos utilizado una metodología estándar y sólida”, dijo hablando de los resultados, que desde su perspectiva permitirán al programa cumplir con su obligación de darle al Congreso la información necesaria sobre los votantes después de las elecciones. “No es óptimo, pero es lo mejor que podemos hacer”.

‘Queremos que la gente pase la voz entre amigos y familiares con pasaporte estadounidense’.

El programa federal encontró que el número de estadounidenses en México —cerca de 919.000— es parecido a las estimaciones que se han hecho generalmente, pero calculan que sólo 65.000 —un 7 por ciento— pueden votar. El mismo estudio, pero con estadounidenses en Canadá, encontró que cerca de un 80 por ciento, de unos 930.000 gringos, puede enviar su voto.

“Estoy sorprendido”, dijo Beirne sobre los resultados de México, quien hizo énfasis en los matices demográficos, como el millón de migrantes mexicanos y sus familias [muchas con niños nacidos en Estados Unidos]que regresaron a México entre 2009 y 2014, de acuerdo a un estudio realizado por el Centro de Investigaciones Pew.

La enorme cantidad de niños estadounidenses en México podría explicar por qué sólo 2.054 ciudadanos estadounidenses radicados en México votaron en las elecciones presidenciales de Estados Unidos en 2012, el único año del que el programa tiene estadísticas confiables, explicó Beirne. Eso también significa que el número de votantes en México podría aumentar rápidamente en los años siguientes mientras más niños alcancen la edad para votar.

Valentina Rodríguez Stromsted, quien ahora tiene 21 años y nunca ha vivido en Estados Unidos pero cuenta con la ciudadanía gracias a su madre, podría no haber sido tomada en cuenta en las cifras mencionadas. Dijo que la forma de pensar de sus familiares en Florida ha hecho que quiera votar en las elecciones de noviembre.

“Ellos creen que Estados Unidos va a crecer de nuevo y a mejorar con Trump, y que los inmigrantes son un gran problema”, dijo. “Pero eso me ofende a mí y a mi mamá porque nuestra familia aquí es mexicana”.

Fuente: VICE

Comentarios

Skip to toolbar