Aumenta EU rudeza en deportaciones

0

Las deportaciones no sólo han aumentado exponencialmente en la última década sino que también se han endurecido los métodos de expulsión. Así lo ilustra el reporte “El Dilema de la Deportación”, presentado el martes por el Migration Policy Institute (MPI).

El informe identifica tres cambios en la manera de deportar desde que el Congreso endureció las leyes al respecto en 1996.

En primer lugar, las expulsiones extrajudiciales han sustituido a las realizadas con la participación del aparato jurídico.

“La mayor parte de las deportaciones formales eran ordenadas antes por un juez migratorio, después de una audiencia. Ahora la mayoría son el resultado de decisiones tomadas por oficiales del Departamento de Seguridad Interna (DHS)”, indica el reporte.

También se ha intensificado la criminalización del fenómeno migratorio.

“Un creciente número de personas capturadas en la frontera enfrenta cargos criminales, a pesar de que la inmigración ilegal en sí no es un delito criminal”, dijo Marc Rosenblum, vicedirector del MPI y uno de los autores del reporte.

Así, por ejemplo, en 1997 sólo un 1 por ciento de los detenidos en la frontera noreste eran condenados con cargos criminales, cifra que en 2013 ascendió a 22 por ciento.

“Todos estas tendencias existían ya antes de la Administración Obama, pero todas han continuado y se han acelerado durante su Presidencia. El sistema se ha hecho más duro en los últimos cinco años”

Finalmente, se ha producido un incremento de las expulsiones formales, que son sancionadas administrativamente y aplicadas a la fuerza, frente a las informales, que son realizadas fuera de la burocracia y a menudo pactadas.

“La importancia de este cambio es que la gente que ha sido deportada de manera formal no puede solicitar una visa en el futuro y se les pueden imputar cargos criminales sin son detenidos de nuevo en el futuro”, detalla el informe.

“Todos estas tendencias existían ya antes de la Administración Obama, pero todas han continuado y se han acelerado durante su Presidencia”, recordó Rosenblum.

“El sistema se ha hecho más duro en los últimos cinco años”, sentenció el experto.

Las deportaciones pasaron de 70 mil en 1996 a 420 mil en 2012.

“Algunos describen a Obama como el deportador en jefe y otros lo retratan como el liberador (de migrantes) en jefe. (…) Las dos cosas son verdad”, explicó Rosenblum.

Según el reporte, el 99 por ciento de los deportados durante la Administración Obama se sitúan en una de las tres categorías prioritarias expuestas por el DHS.

La primera es la que engloba a extranjeros que suponen un peligro para la seguridad nacional o un riesgo para la vida pública.

La segunda a indocumentados que ingresaron en el país en los últimos tiempos y la tercera incluye a personas que obstaculizan los controles migratorios, incluyendo a fugitivos y a personas que son descubiertos intentando entrar ilegalmente luego de haber sido deportados en el pasado.

Fuente: Reforma

Comentarios