Advierte Trump que atacará “más duro” a Hillary en el próximo debate

0

Donald Trump se congratuló de no mencionar a infidelidad de Billa Clinton en el debate de anoche pero amenazó de hacerlo en el futuro

El candidato presidencial republicano Donald Trump no se asumió como perdedor del debate con su rival demócrata Hillary Clinton con quien se contuvo “para no herir los sentimientos de nadie” pero –advirtió— la atacará “más duro” en el próximo debate del 9 de octubre, en Saint Louis, Misuri.

Diversas encuestas dieron como vencedora del primer encuentro a Clinton pero Trump sostuvo que hizo un buen papel.

“Me hicieron algunas preguntas hostiles, pero creo que lo hice verdaderamente bien. Fue el debate de los debates”, afirmó Trump en entrevista en un programa de televisión llamado Fox and Friends.

Ahí habló de lo que cambiará para el siguiente encuentro con Clinton:

En el debate “me contuve bastante porque no quería herir los sentimientos de nadie. Así que puede que la ataque más duro en cierto modo”, la próxima vez, dijo el magnate.

Según Trump se contuvo cuando Clinton sacó a relucir los insultos que ha propinado hacia muchas mujeres.

“Iba a atacarla con las mujeres de su marido”, dijo en referencia a las aventuras de Bill Clinton, esposo de Hillary y presidente de Estados Unidos entre 1993 y 2001.

“Decidí que no debería hacerlo, porque su hija estaba allí. Creo que hice lo correcto. No me sentía cómodo haciéndolo con Chelsea en la sala”, afirmó Trump.

Al destacar sus aciertos, el empresario dijo sentirse orgulloso de haber hablado en el debate “pronto y con fuerza” sobre la inmigración ilegal, la policía, la ley y el orden, el comercio y los empleos, porque en su opinión son asuntos más importantes “que hay que afrontar” en el país.

En el caso de Clinton, se quejó de que el moderador del debate, Lester Holt, no la cuestionó “sobre sus correos electrónicos, sus escándalos, ni sobre Bengasi”, cuando murieron cuatro estadunidenses en esa ciudad de Libia en 2012, mientras ella era secretaria de Estado. Tampoco, dijo, le preguntó sobre la Fundación Clinton.

“No le preguntó sobre muchas cosas de las que debería haberle preguntado, no hay duda de ello”, se quejó.

También dijo que tuvo problemas con su micrófono. “El volumen estaba mucho más bajo que el de ella y el sonido se cortaba. No podían oírme en la sala” del debate y protestó porque los ruidos que podían oírse durante sus intervenciones parecía que estaba sorbiéndose la nariz por un resfriado.

Fuente: Apro

Comentarios

Skip to toolbar