7 preguntas claves que debe responder Felipe Flores sobre los #43

0

Las declaraciones del ex jefe policiaco de Iguala son determinantes para saber qué pasó con los 43 normalistas la noche del 26 de septiembre de 2014.

Iguala quinto camion

Por Erick Ramírez

Luego de estar prófugo durante dos años, uno de los principales responsables en la desaparición de los 43 normalistas de Ayotzinapa el 26 y 27 de septiembre de 2014 fue capturado este viernes: Felipe Flores Velázquez, ex secretario de Seguridad Pública de Iguala, Guerrero.

De acuerdo con la reconstrucción de los hechos de aquella madrugada realizada por el Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes existen muchos cabos sueltos alrededor de la figura de Flores Velázquez.

Con base en los testimonios rendidos ante la PGR y el GIEI, Milenio presenta las preguntas que Felipe Flores deberá contestar sobre la Noche de Iguala.

¿Por qué mintió sobre la hora en la que acabó el mitin de María de los Ángeles Pineda Villa?

El 26 de septiembre de 2014, María de los Ángeles Pineda Abarca, esposa del entonces presidente municipal José Luis Abarca, presentó en la plaza central del municipio su segundo informe como presidenta del DIF.

Este evento, según la “verdad histórica” del ex procurador Jesús Murillo Karam, fue lo que desencadenó la persecución, rapto y presunto asesinato de los normalistas, quienes supuestamente iban a Iguala a boicotear el evento. Para impedirlo, el matrimonio Abarca habría ordenado a elementos policiacos la detención de los estudiantes.

Esta versión de los hechos fue desestimada por las investigaciones realizadas por el GIEI, debido a que el evento acabó antes del arribo de los normalistas a Iguala, a las 19:40 horas.

Sin embargo, en la primera declaración que hizo Florez Velázquez el 28 de septiembre de 2014 aseguró que el evento acabó a las 21 horas, tiempo en el que supuestamente se retiró del lugar y dejó a cargo de la seguridad a agentes desarmados.

¿Con quiénes se comunicó durante la ‘noche de Iguala’?

De acuerdo con un estudio realizado a las sábanas de llamadas del celular de Flores Velázquez, el ex secretario de seguridad llamó a dos números desconocidos alrededor de las 21:30 horas del 26 de septiembre.

Una es una llamada telefónica a un número que se encuentra en Acapulco y la segunda comunicación es por medio de un mensaje de dos vías.

A las 21:39 horas le contestan la segunda comunicación con una llamada de 34 segundos. Felipe Flores marcó su teléfono cerca del palacio municipal y su interlocutor se encontraba cerca de la antena que está frente al Palacio de Justicia.

Flores Vázquez se comunicaría el 26 de septiembre a las 23:24, 00:21, 01:51, 01:57, 1:58, 02:01 y 02:42 del 27 de septiembre con ese número desconocido.

Sobre lo hablado o escrito vía telefónica no existe ningún registro en la investigación del GIEI; sin embargo, a esa hora los normalistas habían salido de la ciudad en uno de los autobuses atacados, mientras que otro camión tomado por los normalistas se encontraba cerca del Palacio de Justicia.

De acuerdo con el GIEI, las llamadas telefónicas entre el número de teléfono y el secretario de Seguridad Pública de Iguala en los momentos claves de los hechos muestran comunicación frecuente y desde diferentes escenarios donde estuvieron presentes patrullas de Policía Federal.

¿Por qué mintió al Ejército y a la PGR?

A las 22:15 horas el comandante “JR” del Batallón 27 de la Zona Militar 35 se comunicó con Flores Velázquez debido a que por medio del C5 los militares habían tenido conocimiento del arribo de los normalistas a Iguala.

En su declaración realizada el 4 de diciembre de 2014, el comandante JR señaló que Flores Velázquez no había tenido ningún problema, que su personal ya se encontraba en los filtros o puestos de revisión que tenían establecidos los policías municipales de Iguala a las entradas y salidas de la ciudad.

Asimismo, entre las 21:15 y las 22:30 el oficial “VMCC”, enviado por la delegación de la PGR en Chilpancingo a investigar los reportes de detonaciones en Iguala, se entrevistó con Flores Vázquez.

En el encuentro, el ex secretario de seguridad le dijo al agente que todo estaba bajo control y que no se requeriría una investigación al respecto.

Sin embargo, las primeras llamadas al 066 por disparos de armas de fuego se dieron desde las 21:53 horas. Para ese momento la comunicación a través del C-4 ya había informado de heridos. Además, un elemento enviado por el Batallón informó a sus superiores de que había disturbios y disparos en la zona, y de la toma de buses por los normalistas en la central de autobuses.

En el momento en que el Felipe Flores le mintió al Ejército y a la PGR, el normalista Aldo Flores yacía en el pavimento de Iguala desangrándose, con un balazo en la cabeza.

¿Por qué dijo que los normalistas habían disparado?

Durante el encuentro entre el agente “VMCC”, enviado por la delegación de la PGR a investigar, Flores Velázquez aseguró que mientras se realizaba el informe de la presidenta del DIF sonaron disparos, por lo que envió a elementos de la policía municipal quienes se encontraron con los estudiantes de la escuela de Ayotzinapa, los cuales iban a bordo de un autobús e insultando a los policías municipales.

Como determinó el GIEI en sus pesquisas, no se ha podido comprobar que los normalistas portaban armas de fuego y mucho menos que las detonaron, mientras que el evento del DIF había terminado cuando los normalistas arribaron a Iguala.

¿Qué se dijeron José Luis Abarca y Felipe Flores?

A las 23:03 horas se comunicaron por primera vez el alcalde José Luis Abarca y Flores Velázquez. A partir de esa hora hasta las 02:42 del día 27 de septiembre, se realizaron 12 llamadas telefónicas entre estas dos personas que quedaron registradas en diferentes antenas.

De dichas llamadas no se conoce el contenido, pero fueron realizadas en forma reiterada y continua.

¿Por qué dijo que los normalistas estaban en la comandancia?

Según declaró ante la PGR, a las 02:21 Flores Velázquez tuvo conocimiento de que habían sido detenidos un grupo de jóvenes, por lo que le preguntó al cabo José Ulises Bernabé García, el oficial de barandillas en ese momento, respecto de la veracidad de esa información.

Presuntamente, Bernabé García le dijo que sí, que habían sido llevados unos jóvenes a la comandancia de Iguala, pero que estos ya se habían ido, y que de hecho no habían entrado a barandillas.

Minutos después, Flores Velázquez, junto con el subprocurador de Guerrero, Víctor León, se apersonaron en la comandancia. Ahí revisaron las celdas y pidieron a los elementos municipales que entregaran sus armas, las cuales quedaron a resguardo de la Policía Ministerial.

Sin embargo, en su declaración ministerial, Bernabé García aseguró que en la comandancia sólo estaban seis detenidos por ebriedad, y, según él, nunca llegaron los estudiantes detenidos.

De acuerdo con el GIEI, desde el 29 de junio de 2015 solicitó a la PGR entrevistarse con las personas que se encontraban esa noche privadas de su libertad por ebriedad, ya que fueron testigos de los acontecimientos que ocurrieron en el interior del patio de la comandancia la noche del 26 y 27 de septiembre de 2014.

¿Dónde están los normalistas?

De acuerdo con las pesquisas realizadas por la PGR, Flores Velázquez operaba directamente para el cártel de los Guerreros Unidos, quienes, presuntamente, asesinaron y cremaron a los 43 normalistas de Ayotzinapa en el basurero de Cocula.

Fuente: SIEPSE

Comentarios

Skip to toolbar