Peña Nieto “reculó”, pero la comunidad LGBTTTI va con todo

0

Ante el “repliegue” del gobierno de Enrique Peña Nieto respecto de su propio proyecto de legalización de los matrimonios igualitarios, y ante el “temor” de los legisladores priistas de sacarlo de la congeladora, la comunidad LGBTTTI emprenderá una campaña nacional de concientización y ejercerá presión sobre el Legislativo. De acuerdo con dirigentes de aquel conglomerado de agrupaciones, ese miedo y ese “no querer saber nada de la iniciativa” obedece principalmente a cuestiones electorales.

Por Rodrigo Vera/ Proceso

Las organizaciones de la comunidad de lesbianas, gays, bisexuales, transexuales, travestis, transgénero e intersexuales (LGBTTTI) preparan una campaña nacional denominada “Sí acepto” y empiezan a presionar a los legisladores priistas en el Congreso de la Unión para que saquen adelante la iniciativa del presidente Enrique Peña Nieto encaminada a legalizar los matrimonios entre personas del mismo sexo.

Estas acciones obedecen a que los coordinadores de las bancadas del Partido Revolucionario Institucional (PRI) en el Congreso mantienen congelada la iniciativa, pues se encuentran “temerosos” de las movilizaciones de la Iglesia en contra de esa propuesta, como fue la megamarcha del sábado 24 en la Ciudad de México.

También amedrentado por el duro embate clerical, el secretario de Educación Pública, Aurelio Nuño, acaba de anunciar que los libros de texto gratuito siempre no incluirán en sus contenidos el tema de la diversidad sexual, como lo prometió Peña Nieto.

Ni siquiera “los ataques homófobos” del clero pueden ser contenidos por el Consejo Nacional Para Prevenir la Discriminación (Conapred), pese a que su titular, Alexandra Haas, impulsó el encuentro que Peña sostuvo con líderes de la comunidad LGBTTTI al momento de presentar su iniciativa, el pasado 17 de mayo.

Olivia Rubio Rodríguez, coordinadora de la organización Familias Diversas, comenta desencantada:

“Yo asistí al encuentro de Los Pinos. Ese día el presidente Peña se veía muy emocionado con la iniciativa, muy convencido. Pero luego vino el fuerte embate de la jerarquía católica contra su propuesta… y las cosas empezaron a cambiar. Hoy siento que el gobierno se replegó. Y los legisladores del PRI en el Congreso están temerosos por las movilizaciones de la jerarquía. No quieren saber nada de la iniciativa.”

–¿A qué atribuye este temor?

–A cuestiones electorales principalmente. El PRI supone que su derrota en los comicios de junio pasado se debió en gran parte al rechazo de la Iglesia a la iniciativa presidencial. Ya perdió Veracruz. Ahora tiene miedo de perder el Estado de México en los comicios del año próximo. No quiere una derrota en la entidad donde nació y gobernó Peña Nieto.

–¿Y cómo quedan entonces ustedes? ¿Qué acciones emprenderá la comunidad LGBTTTI para empujar la iniciativa?

–Aunque hoy esté muy tibio, el Ejecutivo ya se pronunció y lanzó su iniciativa. Ahora la pelota está en la cancha del Legislativo. De manera que trataremos de incidir en el Congreso. A los legisladores priistas que estén temerosos trataremos de convencerlos para que impulsen la iniciativa de Peña Nieto.

Fragmento del reportaje que se publica en la edición 2082 de la revista Proceso, ya en circulación.

Comentarios

Skip to toolbar