Martín Luis Guzmán, el crítico del poder

0

Martín Luis Guzmán, uno de los mayores narradores mexicanos de todos los tiempos y autor de dos obras maestras (La sombra del caudillo y El águila y la serpiente) fue un hombre crítico y observador de la Revolución Mexicana, etapa que se convirtió en tema y referente de su proceso creativo. Hoy se cumplen 125 años de su natalicio.

El célebre escritor nació el 6 de octubre de 1887 en Chihuahua, Chihuahua y, a lo largo de su vida, cultivó diversos géneros literarios como la poesía, el cuento, la novela, biografía, ensayos, crónica y crítica. 

A la par de otro escritor, Mariano Azuela, Guzmán elaboró novelas que retrataron lo cotidiano y lo histórico de este periodo del país. En un breve recuento de este proceso, se puede decir que al estallar la Revolución se vinculó con el maderismo. 

Sin embargo sus tendencias políticas cambiaron durante el transcurso de la guerra. Sus ideas después simpatizaron con los carrancistas, luego con los villistas y por último con los convencionalistas. 

Las vivencias ideológicas de esta etapa de su vida, fueron plasmadas en libros como El águila y la serpiente (1928), La sombra del caudillo (1929), Memorias de Pancho Villa (1938-40) y Muertes históricas (1954). 

Una de sus obras más importantes es La sombra del caudillo, a través de la cual hace una denuncia de la corrupción emanada de la lucha revolucionaria. Incluso la novela fue llevada al cine por el director Julio Bracho, y por su contenido estuvo prohibida por varias décadas. 

En 1941 escribió el guión cinematográfico Islas Marías, también conocido como La tumba del Pacífico, el cual nunca fue filmado pero sirvió como base para la publicación de la novela homónima. 

Otras obras fueron Mina, el mozo, héroe de Navarra (1932) y Muertes históricas. Tránsito sereno de Porfirio Díaz. Ineluctable fin de Venustiano Carranza (1958), por mencionar algunas. 

Acerca de sus estudios, es preciso decir que los cursó en la Ciudad de México y en el Puerto de Veracruz. En 1904, ingresó en la Escuela Nacional Preparatoria y posteriormente en la Escuela Nacional de Jurisprudencia. 

1908 fue el inicio de su labor de redacción en el periódico El Imparcial y hacia 1911, formó parte del afamado Ateneo de la Juventud. Nunca dejó de lado su activismo político que le llevó a ser delegado de Chihuahua en la convención del Partido Constitucional Progresista. 

Fue secretario de la Universidad Nacional de México y director de la Biblioteca Nacional, sin embargo, cuando el presidente Eulalio Gutiérrez abandonó la Ciudad de México en 1915, Martín Luis Guzmán decide exiliarse en España. 

Durante su estancia en este país publica críticas cinematográficas en las revistas España y El Espectador, junto con Alfonso Reyes, esto bajo el seudónimo Fósforo (que usaban ambos autores). 

Regresó a México  en 1920, de 1925 a 1936 vivió entre Francia y España. Editó diarios como El Debate, Ahora y Luz. Además, mantuvo siempre activa su pluma en artículos como La querella de México. 

Además, la obra de Guzmán posee un profundo conocimiento del lenguaje de México, enriqueciendo a los personajes de sus narraciones con amplias reflexiones sobre las condiciones sociales que viven. 

Tuvo una vida muy activa como colaborador habitual de periódicos y revistas, así como su participación en cargos oficiales. Otra de las actividades que se convirtió en su pasión fue el impulso de la industria editorial, por lo que en 1939 fundó la editorial Ediapsa. Asimismo, fue presidente vitalicio de la Comisión Nacional de Libros de Texto Gratuito. 

En 1940 se le distinguió como miembro de la Academia Mexicana de la Lengua y para 1958, recibió el Premio Nacional de Literatura. 

Murió en la Ciudad de México el 22 de diciembre de 1976, mientras ocupaba el cargo de senador.

Comentarios