Lleva México a Corte Internacional el asedio en Bolivia

0

Ante la presencia de hasta 90 elementos poliiclales y militares del “gobierno de facto en Bolivia”, que asedian la embajada y la residencia de México en ese país, la Secretaría de Relaciones Exteriores presentará hoy un instrumento ante la Corte Internacional de Justicia por violación a las relaciones diplomáticos.

“Esperemos que se recapacite y que se respete el derecho de asilo, y que se aleje cualquier tentación de tomar o vulnerar nuestra soberanía al querer penetrar en nuestra embajada, en la embajada de México en Bolivia. Eso no lo hizo ni Pinochet, espero que prevalezca la sensatez y por encima de todo, la política”, agregó este jueves el presidente Andrés Manuel López Obrador.

 

La CIJ es el principal órgano judicial de la Organización de las Naciones Unidas, con sede en La Haya, y se ocupa de controversias jurídicas entre Estados.

Al abordar el tema en la conferencia de prensa en Palacio Nacional, el canciller Marcelo Ebrard recordó que el pasado 15 de noviembre nueve ciudadanos bolivianos pidieron asilo en la embajada de México en La Paz, todos integrantes del gobierno que encabezó Evo Morales.

“Honrando a la tradición mexicana de protección a perseguidos políticos” se les concedió el ingreso a la sede diplomática, agregó el secretario.

Sólo once días después, el 26 de noviembre, México recibió comunicación de órdenes de aprehensión de cuatro de los nueve asilados. Aunque ya se solicitaron los salvoconductos para que dejen ese país, a las otras cinco personas tampoco se les ha permitido dejar Bolivia.

De acuerdo a las leyes internacionales, lo que prevalece es el derecho al asilo, pues esa protección se había otorgado antes de que se supieran de las órdenes de aprehensión, por lo que el gobierno de México no entregará a ninguna de las nueve personas ni se les pedirá que dejen la embajada y “de ninguna manera permitiríamos que ingresen (policías o militares) al recinto”.

Explicó que de manera habitual no había más de seis elementos en la sede mexicana en La Paz, pero esta semana aparecieron 90 elementos policiacos y se mantenían por lo menos hasta la mañana de este jueves, además de que se reportaron drones que toman fotografías del sitio, detalló Ebrard.

México solicitó a Bolivia que se respeten los acuerdos internacionales sobre relaciones diplomáticas y que se preserve la seguridad de las instalaciones y quienes se encuentran dentro, ya que es parte del territorio mexicano.

“Estamos estableciendo conexión con la comunidad internacional, porque ni aún en los peores momentos de los gobierno militares de los años ochenta se puso en riesgo las instalaciones diplomáticas”, insistió el secretario de Relaciones Exteriores.

Ebrard señaló que los recursos internacionales se deben también a que “consideramos un incumplimiento posible, de hecho ya ocurrió, pero aún posible para los próximos días, de las obligaciones” de todos los gobiernos del mundo.

Aunque la cancillería ya tiene un plan de emergencia para la atención de los mexicanos en Bolivia, de lo cual Ebrard se reservó los detalles por prudencia, subrayó que no se planea retirar la representación mexicana en ese país, ni que regrese la embajadora mexicana, María Teresa Mercado, ya que se requiere atención para los 10 mil mexicanos viviendo en Bolivia.

Retirar la representación sería el último recurso y no expulsará a quienes integran la representación diplomática boliviana en México, dijo Ebrard.

México ya hizo saber a la Organización de Estados Americanos (OEA) la preocupación por este tema, y la cancillería espera un pronunciamiento en las próximas horas.

Por su parte, Bolivia informó que enviará un encargado de negocios, de quien la SRE supo que llegó el pasado 18 de diciembre, pero aún no se reporta con el gobierno mexicano, señaló el canciller.

Fuente: La Jornada

Comments are closed.