Le sale compadre incómodo a Borge

0

Quintana Roo asigna a empresa del compadre del Gobernador Borge decenas de millones en obra pública

Por Hugo David Pérez/ especial para Sin Embargo

 

Ser el compadre del Gobernador de Quintana Roo, Roberto Borge Angulo, le ha garantizado a Francisco Ruiz Anitúa un lugar  especial entre el selecto grupo de empresarios afortunados para ganar fácilmente licitaciones de obra pública en toda la geografía del estado.

Recién llegó al poder, Borge Angulo le abrió de par en par las puertas de la proveeduría estatal a su compadre, Ruiz Anitúa, quien en mayo de 2011 –a un mes de la toma posesión— constituyó la empresa Grupo Desarrollador Rumega SA de CV y de inmediato comenzó a ganar licitaciones para obra pública en general.

Tan sólo en 2012, al compadre consentido se le asignaron obras por casi 108 millones de pesos.

Una de esas obras es la construcción del Centro Integral de la Primera Infancia en Cancún y en Chetumal por 38 millones 374 mil 114 pesos. Otra, fue la modernización y ampliación del camino Escárcega-Chetumal por un monto de 41 millones 969 mil 252 pesos. Y en materia educativa, obtuvo las licitaciones para construir un jardín de niños, una primaria y una secundaria por un valor cercano a los 30 millones de pesos.

Un año antes, las licitaciones otorgadas también superaron los 100 millones de pesos, para la  construcción de un hospital en Nicolás Bravo, la ampliación de los juzgados en Playa del Carmen, el mejoramiento urbano de Puerto Morelos, el equipamiento de cinco playas en Cancún, la construcción de un kínder en Mahahual, la ampliación del Cecyte de Cancún y el Parador Turístico de Puerto Morelos.

En Grupo Desarrollador Rumega SA de CV, figuran como principales socios Cristóbal Gaudiano y Raúl Gilberto Ramos Espinosa, a quienes reiteradamente se les ha señalado de ser sólo las caretas a través de las cuales operan los hermanos Francisco y Javier Ruiz Anitúa, el empresario regiomontano Andrez Maiz, así como Édgar Méndez Montoya, asesor político del gobernador Borge Angulo.

La fama y fortuna de este grupo empresarial trasciende fronteras. En algunos estados de la República han recibido hasta financiamiento de programas sociales, como ocurrió en 2008 en Veracruz, cuando los hermanos Ruiz Anitúa obtuvieron licitaciones por la cantidad de 170 mil 830 pesos como parte del Programa Diesel Agropecuario y en el Programa Ganadero de la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (Sagarpa).

Actualmente, el constructor consentido es propietario de las franquicias internacionales Bennigan´s y Carls Jr, que se han expandido sin reservas por los estados de Quintana Roo, Yucatán, Campeche y Tabasco.

Le sale compadre incómodo a Borge

Top ten de los conse

De acuerdo con informes oficiales del Instituto de Infraestructura Física del Estado de Quintana Roo (Ifeqroo), en 2012 se realizaron cerca de 160 obras –que van desde la construcción de aulas hasta escuelas enteras–, por un monto superior a los 250 millones de pesos, de los cuales 146 millones fueron para empresas relacionadas con constructores consentidos, familiares de funcionarios educativos y hasta con el actual Ejecutivo estatal.

Y en 2013, el mismo instituto informó que se realizaron 67 obras por más de 225 millones  de pesos, de los cuales el 48 por ciento –casi 110 millones de pesos– fueron adjudicados a sólo ocho empresas.

Entre las consentidas figura la empresa “Desarrollos Akumal SA de CV”, propiedad de Roger  Espinosa Rodríguez, actual secretario de Obras y Servicios Públicos del Ayuntamiento de Benito Juárez, a quien durante 2012 y 2013 le fueron asignadas licitaciones por 17 millones 370 mil pesos.

Este funcionario-constructor, en realidad representa los intereses políticos y empresariales del actual secretario de Gobierno de Quintana Roo, Gabriel Mendicuti Loria, a su vez hombre cercano y operador del ex gobernador Félix González Canto, quien sigue moviendo los hilos del poder local.

En la administración pasada, Medicuti Loria manejó el mayor recurso para obra pública a través de la Secretaría de Infraestructura y Transporte, desde donde se le asignaron contratos millonarios a Espinoza Rodríguez, quien por esas épocas ocupaba de la presidencia de la Cámara Mexicana de la Industria de la Construcción (CMIC) de Quintana Roo.

En la lista también aparece la empresa ARG Inmobiliaria, propiedad de Cecilia Argüello Loria, hija de Cecilia Loría Marín, actual delegada del Consejo Nacional de Fomento a la Educación (Conafe).

Según los documentos del Ifeqroo, Argüello Loria recibió, en 2012, cuatro contratos de licitación por 8 millones 175 mil 117 pesos y, al año siguiente, dos contratos por un valor cercano a los 20 millones de pesos.

Otra de las favoritas en este sexenio ha sido la empresa “Proyectos de Construcciones de Cozumel  SA de CV”, propiedad de Luis Felipe Luna, a la cual se le asignaron contratos por casi 9 millones 200 mil pesos, en 2012, y de 8 millones 57 mil 31 pesos, en 2013.

En la lista le siguen las empresas “AMDA Construcciones, SA de CV”, propiedad de Nicolás Aké Gómez, también ex presidente de la CMIC, a la cual le otorgaron en los últimos dos años contratos por 56 millones 616 mil 628 pesos; y la empresa Constructores Integrales de la Península, representada por Aldo Fernando Pérez García Puga, la cual obtuvo licitaciones para cuatro proyectos, con un valor global de 26 millones 822 mil 409 pesos.

Los consentidos de Félix

Desde su creación, en el sexenio de Félix González Canto, la entonces Comisión de Infraestructura Educativa de Quintana Roo (Cieqroo, actualmente Ifeqroo) ha servido para administrar y repartir discrecionalmente los recursos federales del Fondo de Aportaciones Múltiples lo mismo a constructores de la CMIC, que a amigos o socios de los funcionarios en turno.

Según sus atribuciones, este órgano fue creado para ejecutar, por sí solo o a través de terceros, la construcción, equipamiento, rehabilitación, refuerzo, reconstrucción, reconversión y habilitación de inmuebles e instalaciones educativas en el estado. También se le dieron facultades para llevar a cabo los concursos de adjudicación de obras en materia de infraestructura educativa.

Dicha dependencia carece de autonomía, pues su órgano supremo, la Junta de Gobierno, está presidida por el gobernador y sus secretarios de Estado, convirtiéndolos en juez y parte a la hora de asignar los recursos. Además, desde sus orígenes, no todos los contratistas han recibido el mismo trato, e incluso, el favoritismo se extiende hasta el actual gobierno.

En su momento, este semanario dio a conocer que durante 2006 y 2007, la entonces Cieqroo asignó obras por 296 millones de pesos, en su mayoría, a empresarios vinculados con la CMIC, como Roberto Olán Carrera, entonces presidente estatal de dicha cámara,  quien obtuvo 11 licitaciones por la cantidad de 20 millones 959 mil 112 pesos. Y en 2012, ya en el nuevo gobierno, obtuvo tres contratos por 7 millones 462 mil pesos.

El constructor Carlos Martínez Aguilar, tesorero de la CMIC durante el gobierno de González Canto, también fue beneficiado con varias licitaciones para su empresaEmulsiones Asfálticas de la Bahía SA de CV, con valor de 229 millones 307 mil 159 pesos. Ya en la actual administración, el empresario ha obtenido obra pública por un valor cercano a los 10 millones de pesos.

También el ex vicepresidente la CMIC, Germán Gaytán Guerrero, obtuvo contratos para su empresa Servicios y Materiales Constructivos SA de CV, al cual el gobierno le destinó obras por 70 millones de pesos.

Otro de los constructores favoritos de González Canto, fue Mauricio Evia Duarte, quien a través de su empresa Exinsa SA de CV, obtuvo licitaciones por 126 millones 851 mil pesos.

Pero si alguien ha sido el consentido sexenio tras sexenio, es el constructor Jorge Enrique Mercader Rodríguez –hermano del actual secretario estatal de Seguridad Pública, Juan Pablo Mercader–, quien en la administración obtuvo por la cantidad de 408 millones de pesos. En la presente administración, la fortuna le sigue sonriendo.

Ni bonitos ni baratos

La Auditoría Superior del Estado, en su revisión de las cuentas públicas de 2012, detectó gastos no comprobados en el Ifeqroo por la cantidad de 20 millones 307 mil 305 pesos con 73 centavos, en el rubro de obra pública.

Un recorrido para constatar la realización y el avance de algunas obras adjudicadas a empresas privadas por parte del Ifeqroo en Cancún, revela que, en su mayoría, las obras están inconclusas a pesar de que ya pasó su fecha oficial de entrega.

De acuerdo a los contratos de obra del Ifeqroo, se destinaron 14 millones 813 mil pesos para la creación de una escuela secundaria a cargo de Desarrollos Akumal.

Los testimonios recogidos por este semanario señalan que la escuela aún no entra en funcionamiento y los recursos sólo han servido para realizar un par de edificios.

Al Jardín de Niños “Joaquín Murrillo Alcocer” se le asignaron 496 mil 602 pesos para la construcción de aulas por parte de la empresa Obras y Mantenimientos Integrales S. de R.I. de C.V., pero en el recorrido realizado se pudo comprobar que la obra apenas se está concluyendo, a pesar de que los contratos fueron firmados desde 2013.

En la secundaria “Islas Hermanas Cancún-Mujeres”, en Rancho Viejo, se ejercieron 912 mil 572 pesos para “una construcción”, aunque no se especifica de qué tipo. Al cuestionar a las autoridades de la escuela sobre el particular, éstas señalan que lo único que se ha construido son un par de salones y la pequeña reparación de la barda escolar.

Y para la construcción de una nueva primaria en el Fraccionamiento Ciudad Natura se destinaron 4 millones 971 mil 97 pesos a favor de la persona física “José Juan Miguel Chi Chiquil”. La construcción se empezó y ya en la marcha se percataron que el predio era insuficiente para lo que se tenía proyectado y la obra se detuvo.

Para la primaria “José Vasconcelos”, ubicada en el fraccionamiento Villas Otoch, se destinaron más de 448 mil 755 pesos. La empresa “Joelro Construciones SA de CV” fue contratada para realizar construcciones no especificadas, por lo que el plantel sigue en la misma condición en que se le vio hace un año que supuestamente arrancaría la obra.

Un último ejemplo son los 9 millones 144 mil 615 pesos que obtuvo la empresa “Copitra Construcciones SA de CV” para la edificación de una primaria en el Fraccionamiento Villas del Mar.

Aunque la primaria ya cuenta con una barda perimetral, y canchas de basquetbol, en su terreno sólo se ha logrado hacer un edificio y se encuentra en construcción una segunda parte, aunque nadie sabe si se hará con recursos adicionales.

Fuente: Sin Embargo

Comentarios

Skip to toolbar