Las mejores 10 películas religiosas

0

El furor por el cine de carácter religioso está regresando con fuerza a los estudios, con el Noé de Darren Aronofsky iniciando una senda que pronto seguirán Ridley Scott o Ang Lee. Desde la “oficial” Los 10 mandamientos al retrato de los excesos y la locura en Red State, pasando por La vida de Brian, además de las comedias y polémicas.

Con la llegada de la Semana Santa, las televisiones suelen centrar su programación en emitir las grandes películas religiosas que todos hemos visto o que por tanta repetición conocemos muy bien. Una semana vacacional en medio de marzo o abril está ligada a una noche con clásicos como Quo Vadis.

La ficción de esta temática también ficticia siempre ha contando con algún estreno cada año, ya fuese en forma de película o miniserie, y valiéndose del Antiguo o Nuevo Testamento. Pero desde hace un tiempo se ha desatado una auténtica fijación con el cine religioso, a la que han contribuido o lo harán varios directores importantes de Hollywood.

Unos proyectos con un protagonista de un perfil muy similar: el superhéroe bíblico. Algo a lo que ha podido ayudar el gran éxito de la miniserie La Biblia, de History Channel.

El primero en estrenar esta tendencia ha sido Darren Aronofsky (Black Swan), que ha convertido a Russell Crowe en Noé, aquel personaje bíblico que construyó un arca por orden de Dios para salvar a los suyos y a todas las especies de animales del diluvio universal que iba a asolar a un mundo lleno de vicios y pecadores.

El Noé de Aronofsky ha iniciado un camino que seguirán Ridley Scott con Exodusen la que Christian Bale será Moisés. Un personaje explotado anteriormente por su condición de libertador del pueblo hebreo frente al yugo egipcio para encaminarse a la Tierra Prometida, y cuya figura también ha seducido a Ang Lee, que prepara una película sobre él llamada God and Kings.

Los que podrían sumarse a esta nueva era de hacer ficción sobre el libro ficticio más leído de la historia son Brad Pitt y Will Smith, con filmes sobre Poncio Pilatos, y Caín y Abel respectivamente.

Ante tanto furor religioso cinéfilo, hemos escogido diez películas que han destacado por su ortodoxia, su polémica, su transgresión, o por poner a la altura de Dios a un determinado personaje. Como siempre, no están todas las que son, y es una mera selección.

Las ortodoxas

Los 10 mandamientos

Tengas la edad que tengas, es imposible haber escapado a ella en algún momento de tu vida. Y si diste catequesis, más aún. El Moisés que encarna Charlton Heston, que es justiciero, buena persona, empático y generoso, sería el amigo o familiar que todos desearíamos si realmente hubiera existido.

Dirigida por el mítico Cecil B. DeMille en 1956, se llevó un Oscar a los mejores efectos especiales, muy logrados teniendo en cuenta el año de su producción.

Ben Hur

Charlton Heston era el actor del momento en la década de los 50 y por eso William Wyler deseó que estuviese en su filme interpretando al príncipe judío Juda Ben-Hur. Un personaje y una historia extraídas de la novela de Lewis Wallace, y que se convirtió en la primera película en obtener 11 Oscar.

De nuevo, una historia que casa a la perfección con el relato de la Biblia, en la que el protagonista se relaciona con Jesús de Nazaret y es testigo y beneficiario de varios milagros. Aunque lo verdaderamente extraordinario es esa carrera de cuádrigas que todo el mundo ha visto.

El príncipe de Egipto

Todo aquel que tenga hijos y quiera que éstos crean en que existe un ser superior capaz de llenar de plagas el mundo, matar primogénitos, comunicarse a través de zarzas ardiendo, separar aguas o tallar en piedra 10 mandamientos, tiene en este filme de animación su mejor aliado.

La apuesta de Dreamworks, que se atrevió con El Príncipe de Egipto cuando nadie esperaba dibujos animados más que de Disney, fue un auténtico éxito. Una revisión del Antiguo Testamento que gustó a creyentes y ateos, aunque ambos la viesen desde distintos prismas.

Comedia y musical

La vida de Brian

La que muchos consideran la mejor comedia de la historia sobre un judío que es confundido con Jesucristo puede ser la película más divertida que se ha hecho nunca con la religión como percha. Los Monty Python lograron algo hasta ahora insuperable: juntar el humor con la religión.

También es cierto que son de los pocos que se han atrevido, ya que la delgada línea entre la devoción y el integrismo lleva a situaciones poco agradables para aquel que intenta transgredir los libros oficiales de cualquier movimiento.

Quizá a éstos que no aceptan revisiones libres de sus dogmas les haría falta un poco de Always Look On The Bright Side of Life.

El eterno musical que relata de forma pormenorizada la vida de Jesús sigue representándose hoy día desde que fue estrenado en Broadway en 1971 y adaptado al cine en 1973. Su entretenimiento, la música de Andrew Lloyd Webber y las letras de Tim Rice explican su gran acogida, ya que se mantuvo en la cartelera durante un largo periodo en algunos países. El actor que interpretó al supuesto hijo de Dios en el cine, Ted Neeley, no pasó a la historia. El que sí lo hizo fue Camilo Sesto en la versión española. Cosas del espectáculo.

Las polémicas

Willem-Dafoe-ultima-tentacion

La última tentación de Cristo

Martin Scorsese se atrevió a tratar en un largo la relación entre Jesús y María Magdalena, sobre la que muchos sostienen que, de existir realmente ambos personajes, se casaron y tuvieron hijos. Un extremo que, por supuesto, rechazan los más puristas del catolicismo.

Tampoco gustó que se insinuase que quizá Jesús se había salvado de la cruz en el último momento gracias a una fuerza celestial y que por eso estaba vivo tres días después. Es decir, el rechazo de una fantasía para defender otra. Esta revisión protagonizada por Willem Dafoe, en la que no faltan Satanás y un Judas interpretado por Harvey Keitel, fue recibida de forma tibia.

Tanto que en los Oscar solo obtuvo una nominación: la de Scorsese como mejor director.

La Pasión de Cristo

Cuando Mel Gibson anunció que iba a hacer una película sobre las últimas horas de Jesucristo antes de su cruxifición la expectación no tardó en subir como la espuma.

Y no decepcionó: rodó todas las presuntas torturas que recibió el Mesías horas antes de acabar crucificado en el monte Calvario. La sangre, la carne lacerada y las humillaciones de un Jesús interpretado por Jim Caviezel le costaron al director y actor australiano ser tachado de antisemita.

“Quería que fuera chocante”, dijo Gibson sobre la película. Lo consiguió, y no solo por rodarla en hebreo, latín y arameo o por mostrar a un supuesto demonio con un bebé entre los brazos.

Las de fanáticos

Red State

El alternativo y excéntrico Kevin Smith ganó en el festival de Sitges de 2011 con su historia sobre una secta religiosa del sur de Estados Unidos que cree que los gays traerán el Apocalipsis.

El director de Dogma se inspiró en la Iglesia Baptista de Westboro liderada por el recién fallecido Fred Phelps, un radical famoso por su fanatismo y por ser el abanderado de God Hate Fags, un movimiento de su propio culto que se dedica a manifestarse y a decir barbaridades.

En esto último destacó el propio Phelps, que llegó a celebrar en un vídeo un tiroteo de enero de 2011 en un acto electoral, en el que fallecieron seis personas y resultó herida de gravedad la congresista Gabrielle Giffords.  

Red State es una película interesante que a la vez es una advertencia de lo bestias que pueden ser algunos con la excusa de la religión, y que no escatima en sangre y violencia. Aunque su última media hora pueda hacerse algo larga. Todo lo contrario que los vídeos de YouTube que protagoniza su director.

Este documental abunda en lo que presentó Kevin Smith sobre el cristianismo radical y lo peligrosos y variopintas que pueden llegar a resultar algunas escisiones de la Iglesia tradicional. Pero lo que más resalta este reportaje dirigido por Aram Garriga es el negocio que hay detrás del integrismo católico, capaz de mover miles de millones de dólares.

American Jesus es un retrato sobre las miles de maneras que hay de sentir el fervor, ya sea a través de la música, las motos, el humor o el deporte. Quizá sea la mejor manera de descubrir quienes son esos chalados que a veces aparecen en televisión o que tienen legiones de seguidores en Internet solo por su forma de transmitir la fe.

El superhéroe

Noé

Russell Crowe está acostumbrado a interpretar personajes épicos que afrontan grandes retos y responsabilidades por su condición de líderes. Hacer de Noé le sienta muy bien al actor australiano, aunque el ambiente de la película le haya ayudado.

La espectacularidad que presentó Darren Aronofsky en los tráilers facilitaron que fuese considerada de antemano como uno de los filmes de 2014. Como siempre, hay a quien no le gusta tanto, por esto de elevar a alguien ficticio a salvador de la vida en la Tierra. Aunque siempre está el acicate de que Emma Watson esté en el reparto para atraer a más público.

Fuente: eldiario.es

Enhanced by Zemanta

Comentarios

Skip to toolbar