EZLN y delegados del CNI llaman a cerrar filas de cara al 2018

0

Unos 500 delegados del Congreso Nacional Indígena (CNI) y mandos militares del EZLN iniciaron este martes el quinto encuentro nacional, donde analizarán la situación política nacional, pues advirtieron que el escenario no será mejor rumbo al 2018, por lo que es urgente cerrar filas y organizarse ante la embestida que viene desde los que “mal gobiernan” el país.

Convocados para celebrar el 20 aniversario de la creación del CNI, indígenas procedentes de todos los rincones de México llegaron hasta el Centro Integral de Capacitación Indígena-Universidad de la Tierra en San Cristóbal de las Casas para analizar la situación política nacional por la que atraviesa el país y preparar el plan de acción de manera coordinada y articulada.

Los indígenas hablaron de las elecciones del 2018 y ratificaron que la vía de los comicios ya no es camino para lograr el cambio que este país necesita. Los oradores, uno a uno, pasaron a dar detalles de los megaproyectos que amenazan a los pueblos originarios en sus regiones.

También advirtieron que el futuro no es nada promisorio para los pueblos indígenas de México, por lo que es urgente lograr la unidad y organizarse ante la embestida de los poderosos que “mal gobiernan” este país.

En la mesa del presídium donde estuvo el subcomandante Galeano, el subcomandante Moisés, el comandante Tacho y otros miembros de la Comandancia General del EZLN, los oradores hablaron de la necesidad de instrumentar un plan de acción para estar preparados “ante lo que viene”.

El acceso al evento estuvo restringido a la prensa, donde los participantes fueron rigurosamente registrados para acceder al encuentro que arrancó desde el domingo pasado que hoy fue formalmente inaugurado.

A nombre del EZLN tomó la palabra Moisés, quien recordó el contexto y la necesidad de crear el CNI hace 20 años, con la participación del mayor número de pueblos originarios de México.

También se rindió honores a los fundadores ya fallecidos, entre ellos la comandante Ramona, el tata grande Juan Chávez, el mayor insurgente honorario Félix Serdán, el compañero Ramiro Taboada y el hermano Efrén Capiz.

“Hablar entre nosotros los pueblos originarios fue y es muy necesario hoy más que nunca, porque está extendida ahora la destrucción que hacen los capitalistas en contra de la Madre Tierra y eso significa que seremos destruidos también, porque en ella vivimos”, alertó Moisés.

“Dialogar entre nosotras, nosotros, nos hace un bien, nos ayuda a entender, nos ayuda a orientarnos en muchas cosas de nuestra vida, pero sólo trabajándola da fruto, si no se trabaja no da el fruto, el trabajar es con los pueblos, el fruto es los pueblos que se trabaja organizándose, y luchar, esforzándose, sacrificándose, una y cuantas veces se necesitan. Si no hacemos ese trabajo, ¿quién lo va a hacer? Nadie vendrá, bien lo sabemos”, agregó.

“Hoy creemos que es precisamente estamos aquí por eso, para vernos, escucharnos, qué es lo que hemos hecho, cómo la hemos hecho. Qué nos falta por hacer y cómo la vamos a hacer. En dónde fallamos y cómo lo vamos a corregir y mejorar”, dijo Moisés.

“Hoy más que nunca nos necesitamos de estar unidos, campo y la ciudad. Nuestra trinchera de lucha, trabajo y organización, es donde vivimos en cada pueblo y luego en cada nación, en cada tribu, en cada barrio, como pueblos originarios”, destacó.

También llamó a la organización y la unidad en cada pueblo y en cada barrio, en cada trinchera, pues hoy más que nunca es necesario que continúe la lucha de “como la hicieron nuestros antepasados, Resistencia y Rebeldía, pero ahora por un cambio de verdad que necesitamos los pobres del campo y la ciudad. Necesitamos construir nosotras y nosotros mismos el mundo que queremos”.

Prosiguió Moisés: “Nosotras y nosotros que somos explotados necesitamos estar juntos campo y la ciudad y construir el mundo que queremos. Pensamos que en eso debemos estar dedicados nuestros esfuerzos, nuestros sacrificios en trabajar y en organizarse, para saber qué hacer en el momento necesario. Hoy no nos queda de otra más que fajarnos en organizarnos nosotros mismos los pueblos originarios del campo y de la ciudad”.

En especial, acotó, es tarea a realizar entre los barrios, tribus, naciones y pueblos originarios, ya no tienen dónde refugiarse, pues son atacados en el campo y en la ciudad.

“Hoy necesitamos levantar nuestras miradas, entre nosotros mismos los explotados y a organizarnos, trabajar y luchar por estar organizados juntos ciudad y campo. Porque la verdad somos los testigos los pueblos originarios del campo y los de la ciudad, que en el sistema capitalista no hay nada algo bueno ni en chiquito para una vida mejor para los pueblos originarios y los de la ciudad”, dijo el mando militar zapatista.

Fuente: Proceso

Comentarios

Skip to toolbar