Denuncian por corrupción al rey Juan Carlos

0

La formación política Izquierda Unida (IU) y el Partido Comunista de España (PCE) presentaron una querella criminal en el Tribunal Supremo contra el rey emérito Juan Carlos I, considerado el artífice de la transición a la democracia, y contra su supuesta amante la princesa alemana Corinna zu Sayn-Wittgenstein.

La denuncia se presentó por los supuestos delitos en los que estaría envuelto el anterior monarca, al que diversas filtraciones de prensa le señalan como la cabeza de una trama para el cobro de comisiones ilegales, nepotismo y prevaricación.

IU y el PCE, que forman una misma coalición política, decidieron hacer pública su decisión de presentar una querella criminal contra quien fue el jefe del Estado durante más de 30 años, Juan Carlos I, quien precisamente asumió el poder por designación del dictador Francisco Franco y quien pilotó desde la jefatura del Estado la transición a la democracia que impulsó la aprobación de la nueva Constitución española, de 1978, y que permitió, entre otras cosas, la legalización de los partidos políticos perseguidor por el régimen fascista.

Precisamente en medio de los fastos por el aniversario de la Carta Magna, que tuvo como acto central el discurso del Rey Felipe VI ante el Congreso de los Diputados, con la presencia de su padre, el rey emérito, los diputados presentes de la izquierda española, es decir del grupo Unidos Podemos -al que pertenece IU y el PCE- decidieron escuchar tanto los discursos como el himno nacional. Pero fueron los únicos presentes en el hemiciclo que no aplaudieron ni al discurso del Rey, ni a la entrada del rey emérito y ni siquiera al finalizar el himno nacional.

Antes de la sesión solemne en el Congreso, el líder de IU, Alberto Garzón, que desde su adscripción al grupo de UP no tiene apenas presencia mediática ni en los grandes debates parlamentarios, decidió hacer pública su decisión de presentar la querella criminal, que además de ir contra el rey emérito y su supuesta amante, también pretende procesar al director del Centro Nacional de Inteligencia (CNI), Félix Sanz Roldán; el excomisario José Manuel Villarejo y los empresarios Juan Miguel Villar, presidente de la constructora OHL -con numerosos interesas en México e inmersa también en varios escándalos de corrupción- y contra el ex presidente de Telefónica Juan Villalonga.

Garzón explicó que su denuncia se basa en las información periodísticas que señalan al rey emérito como la cabeza de una trama corrupta, que consistía en utilizar las instituciones públicas para negocios privadas y el cobro de comisiones ilegales. “Hemos presentado una querella para investigar los posibles delitos de corrupción de la monarquía actual de algunos de los actores que se van a sentar hoy ahí arriba a darnos lecciones de democracia”, señaló el líder de IU, que explicó que sus abogados basan el grueso de sus acusaciones en las grabaciones realizadas por el excomisario Villarejo a Corinna zu Sayn-Wittgenstein, en las que ésta daba a entender que Juan Carlos I tenía cuentas en Suiza, que la usó como testaferro en un terreno en Marruecos y que cobró comisiones por la adjudicación del AVE a La Meca, en Arabia Saudí.

En la querella piden al Supremo que admitan su personación como acusación popular, insisten en que no puede haber ninguna inviolabilidad del rey que impida investigar posibles delitos. “No cabe duda de que los delitos por los que ahora se accionan y las conductas realizadas para cometerlos en absoluto se corresponde con ninguna función de un Jefe de Estado, por lo que ninguna inmunidad debe alcanzarles”, advierten en la denuncia.

Fuente: La Jornada

Comentarios