Con el TLCAN, México se convirtió en país de comida chatarra

0

México se convirtió en el paraíso de las cadenas de alimentos chatarra y “fast food” o comida rápida.

Con el TLCAN, México se convirtió en el paraíso de las cadenas de alimentos chatarra o “fast food” (comida rápida), que venden productos con aceites y grasas saturadas que ya están prohibidas en Estados Unidos por causar graves daños a la salud, sin algún tipo de restricción de parte de las autoridades sanitarias.

“Debe haber políticas públicas más agresivas en cuanto a limitar a las cadenas de comida rápida en el uso de aceites y grasas saturadas trans, que están prohibidos en Estados Unidos por causar aumento del colesterol y provocar infartos”, aclaró Jaime Burkle, director médico de Asuntos Globales del Hospital Piedmont de Atlanta, tras dar los resultados de una investigación inédita de hábitos alimenticios.

Para Burkle, quien ha estudiado el fenómeno nacional y lo ha comparado con el vecino país del norte, México siguió el grave error o mal ejemplo de Estados Unidos de permitir la entrada de cadenas de restaurantes de comida rápida de manera excesiva, cada vez más “fast food”.

En Estados Unidos destinan 503 billones de dólares al año para tratar este tipo de problemas cardiovasculares y, de acuerdo con la Secretaría de Salud Pública en México, los problemas de obesidad le cuestan cada año 42 mil millones de pesos y una pérdida de productividad valuada en 25 mil millones.

Gastan millones

Los mexicanos gastan alrededor de 240 mil millones de pesos al año en la compra de comida chatarra, y sólo 10 mil millones de pesos en el consumo de 10 alimentos básicos. Los niños gastan más de 20 mil millones de pesos en estos productos durante un ciclo escolar.

Los infantes aumentaron en 40% su consumo de azúcar y disminuyeron en 30% el de vegetales y frutas. El país ocupa  el primer lugar en consumo de refrescos a escala mundial. Por estos factores en los hábitos alimenticios la sobrevivencia de un habitante de EU es de 75 años para hombres y 80 para mujeres, mientras que en México, los hombres llegan a 73 años y las mujeres a 78 en promedio.

Por eso, comentó Burkle, lo que resulta lamentable es que no se está educando a la población a seguir una dieta balanceada en proteínas, vegetales, frutas y, por el contrario, está consumiendo altas cantidades de carbohidratos, grasas saturadas y alimentos procesados, y de ahí el resultado de que México sea segundo país con más obesidad.

Según el especialista, el Gobierno federal de Felipe Calderón en realidad no ha enfrentado con mano dura el problema tan grave que es la obesidad, “la gente dice ‘sí estamos un poco gorditos’”, pero no hay nada firme, ni estrategias, ni políticas; todo lo dejan a la voluntad de la población.

Además, abundó, recomiendan hacer ejercicio; “pero, ¿por qué no organizan de manera específica programas, abren más centros para realizar actividad física y hacen más promoción del deporte? La gente come más y hace menos ejercicio”.

Otro problema en EU, que México también corre el riesgo de imitar, es que “la comida chatarra bajó de precio y hacer deporte se ha vuelto un lujo”, comentó el especialista, y ejemplificó que en 1950 una hamburguesa con queso en Estados Unidos costaba 5 dólares y el pertenecer a un centro deportivos 10 dólares. Ahora una hamburguesa con papa fritas cuesta 1 dólar con 99 centavos y pertenecer a un centro deportivo 200 dólares.

Reforma de salud

Respecto a los cambios en la legislación estadounidense, dijo que “30% de lo que se gasta se invierte en salud, y el problema cardiovascular es la principal causa, de ahí la reforma de salud, para evitar que se acabe el fondo utilizado en mayores de 65 años”.

Según el especialista, también es lamentable que en algunas escuelas públicas de México no haya bebederos, y que en lugar de ellos coloquen tiendas y cooperativas llenas de dulces, refrescos y comida nada nutritiva.

“En una secundaria y preparatoria de Boston, Massachusetts se quitaron todas las máquinas expendedoras de papitas, dulces, refresco… se remplazaron por otras que tenían frutas enlatadas, vegetales, zanahorias, jugos naturales y agua embotellada.

“No había otra opción para los estudiantes. Durante un semestre siguieron el peso y rendimiento de esos alumnos y se descubrió que bajaron de kilos y su desarrollo académico mejoró”, explicó Burkle.

“Creo que en México se deben eliminar por completo de las escuelas los alimentos chatarra y promover la comida de mejor calidad, fruta y vegetales, tomar agua embotellada, y ampliar los horarios de ejercicio”, acotó.

El médico reconoció que acabar en México con las cadenas de comida chatarra y las de “fast food” provocaría desempleo, por lo que “la solución única es la educación”, concluyó.

Niños mexicanos, pesados y flojos

» La Ssa informó que 26% de los niños de 5 a 11 años tienen peso excesivo, lo que representa 4.2 millones de niños con problemas de obesidad y sobrepeso.

» Los niños mexicanos ven en promedio 12 horas y media de televisión a la semana. Un niño de entre 4 y 12 años puede llegar a observar en promedio 61 anuncios de publicidad por día, casi 22 mil mensajes por año.

» De los mensajes, casi 42% corresponde a anuncios de alimentos, entre los cuales 39% es de golosinas, 12% de frituras, 9% de bebidas calóricas, 8% de galletas y 7% pastelillos.

» En contraste, los
anuncios relativos a agua, frutas y verduras aparecen esporádicamente, y sólo como leyendas instantáneas que dicen “aliméntate bien” o “come frutas y verduras”.

Fuente: Zócalo

Comentarios

Skip to toolbar