Al grito de “justicia”, marchan en CDMX contra feminicidios

0

La marcha contra los feminicidios arribó al Zócalo capitalino para exigir a las autoridades que pongan un freno al asesinato de mujeres. Familiares con fotografías de hijas, sobrinas, madres y nietas, en mantas y pancartas, que fueron asesinadas o se encuentran desaparecidas, acusaron una omisión de los gobiernos federal y estatales en los feminicidios, que van en ascenso en el País.

La marcha contra los feminicidios concluyó en el Zócalo. Foto: Tomada de Facebook /Feminicidios Dales Voz

Al grito de “Justicia”, familiares de mujeres víctimas de feminicidio organizados en el colectivo Voces de la Ausencia, marcharon en la capital del país en demanda a la erradicación del crimen y solicitar a la ONU se institucionalice el 3 de noviembre como el “Día de las Muertas”.

A las 11:00 horas salieron del monumento al Ángel de Independencia; dos horas después arribaron al Zócalo de la Ciudad de México.

Entraron a la Plaza de la Constitución por la calle peatonal Madero pidiendo: “Sociedad, escucha, de todos es la lucha”. También señalaron: “El México que quieres, no mata a sus mujeres”.

“Nos abrazamos del halo del día de muertos (…) A las mujeres y niñas que asesinan, las meten en los altares, como si fuera una muerte natural “, indicó Frida Guerrera, integrante del colectivo Voces de la Ausencia.

Explicó que la intención de establecer el Día de Muertas no es para celebrar ni establecer una tradición, sino para reclamar justicia y visibilizar a las víctimas de feminicidio.

También, abundó, buscan que las familias de las mujeres asesinadas tengan verdad y reparación.

“Una persona que mata a una mujer, se destruye a sí misma”, declaró el Padre Alejandro Solalinde, defensor de los derechos de las personas migrantes, quien acompañó un tramo de la manifestación.

“Una vez que pasas por esto, sabes lo que pasa en las demás gente, en las familias y quieres ser solidario”, dijo Guillermo, cuya sobrina fue asesinada hace más de dos años y aún no hay responsables.

Fuente: La Jornada/ Reforma

Comentarios