Voltear la marea

0

Por Luis Fernando Espinosa Ceja

“Vengo a ustedes en estos momentos, para voltear la marea”, comenta Gandalf, el mago blanco, al encontrar a la Comunidad del Anillo, aludiendo a que la victoria del ser maligno Sauron no era tan factible como habían creído los protagonistas del libro y que la Tierra media tenía una esperanza. Todo esto sucediendo en el segundo tomo de la trilogía de El señor de los anillos.

Lo ocurrido los pasados días en la Universidad Iberoamericana, después de la visita del candidato a la presidencia Enrique Peña Nieto, no fue un evento de porros o ejecución alguna de los partidos contrarios. Fue una pequeña muestra de la conciencia ciudadana, del México despierto. Y qué más dignos representantes de ello que nuestros universitarios, foro único donde la crítica va de la mano de la preparación y el rigor académico.

El candidato tricolor bien debe temerle a estos jóvenes, la gente preparada no es fácil de convencer y mucho menos, dormir con argumentos vacuos y faltos de propósito. Y encontrara que este incidente desatara una reacción en cadena que llamara a ciudadanos despiertos a hacer lo mismo que el mago blanco. A voltear la marea.

Denisse Dresser comenta en su libro El país de uno que Frodo era el héroe indispuesto que habría de salvar a la Tierra media al portar el anillo que solo él tendría la fuerza para destruir. Existen muchos Frodos en nuestro país, que si bien no deben portar ningún anillo mitológico si portan el poder de su voto.

Mucho trae este levantamiento de mexicanos incómodos, críticos y observadores. Que habrán de seguir levantamientos de: madres despiertas, abogados despiertos, médicos despiertos y más ciudadanos despiertos. Que no se crean la novela que nos ha impuesto Televisa y los medios y los poderosos. Que no se creen la treta de que ahora si van a gobernar bien, de que 71 años de robos, asesinatos y agravios se borran con una sonrisa y un bonito peinado. Que le apuestan a la falta de memoria y que nos ponen a una actriz de telenovela, porque piensan que los mexicanos queremos “circo y teatro” y no buenos gobiernos.

México está en un momento determinante, un momento que todos los países en proceso de democratización han pasado. Que han dejado atrás dictaduras y gobiernos autoimpuestos para pasar a democracias maduras e institucionalizadas. Proceso que hoy se encuentra en riesgo antes el regreso del régimen priista, el mismo de toda la vida de oligopolios y abusos.

Esta no es la historia del Señor de los Anillos, ni es la Tierra media ni tenemos que derrotar al señor maligno Sauron. Es México, el país de grandes paisajes y gente valiosa, es la tierra que vio nacer a mis abuelos, y a la gente que amo, que me permitió aprender y crecer como persona. El trozo de infinito que llevo clavado en mi corazón y que estoy seguro que tú, mexicano despierto, también llevas.

Y el mal que tenemos que detener se llama Enrique Peña Nieto, que abandera el regreso de la esencia de personajes como Gustavo Díaz Ordaz, Luis Echeverría, José López Portillo, Carlos Salinas de Gortari, Raúl Salinas de Gortari, Mario Marín, Arturo Montiel, Jorge Hank Rhon, Roberto Madrazo, Emilio Gamboa, José Murat, Ulises Ruiz.

Ese es el mal que tenemos que vencer, el anillo que tenemos que destruir, y yo creo que se puede, porque al final yo no voy a votar por EPN y si tu tampoco, ¿por que habría de ganar? ¿Por qué habría de engañar a un México despierto?

Comentarios

Skip to toolbar