Víctimas protestan en carreteras

0

Dos grupos de manifestantes se trasladan a la ciudad de Chihuahua por carretera, en caballo, en tractores y a pie. Al menos 120 jinetes salieron del Ejido Benito Juárez para estar el 5 de febrero en la capital del estado, en una manifestación para exigir apoyos a los campesinos y justicia para sus compañeros asesinados. Entre tanto, una cien personas caminan de Cuauhtémoc a Chihuahua, en demanda de justicia para sus familiares desaparecidos. Culpan al Ejército de desaparición forzada.

(El Sauz, Chihuahua). El grupo de más de 100 personas salió de ciudad Cuauhtémoc el pasado viernes, ello después de la celebración eucarística en la Catedral presidida por el vicario general de la Diócesis de Cuauhtémoc, Camilo Daniel Pérez, quien enfatizó que en Cuauhtémoc hay muchas personas desaparecidas, sin embargo sus familias tienen miedo a denunciar.

Una columna de más de 120 jinetes avanza por la carretera Panamericana desde el Ejido Benito Juárez, encabezada por “el Cachetón”, fiel compañero de largas travesías del líder barzonista Ismael Solorio Urrutia, quien fuera asesinado con su esposa Manuela Solís Contreras. La cabalgata arribará mañana a esta capital en el marco de la celebración del aniversario 96 de la Constitución Mexicana para exigir el respeto a sus derechos.

La cabalgata es parte de la Jornada por la Justicia que realizan grupos de indígenas, familiares de desaparecidos, vendedores ambulantes, agricultores y productores del estado, todos unidos harán una manifestación para exigir se les garantice lo que marca la Constitución Política Mexicana, donde la reforma constitucional del 2011 establece los derechos humanos como fundamentales.

La cabalgata inició el pasado viernes en el Ejido Benito Juárez, luego de la bendición impartida por el sacerdote de la comunidad, quien los instó a luchar por los derechos de su gente.

El contingente avanzó hasta pernoctar en Flores Magón, de ahí muy temprano partieron hasta el Ejido Coyamitos, desayunaron para emprender su travesía, a las 11:13 am pasaron por la caseta a Casas Grandes, a las 11:42 am ya habían arribado al rancho Ojo Laguna.

En el kilómetro 95, frente a una estación de servicio, colocaron la manta con la frase favorita de Ismael Solorio “Prefiero morir de pie que vivir toda una vida arrodillado” en la cual también se podía leer la exigencia de “Justicia para Ismael y Manuelita”.

Niños, jóvenes, mujeres y hombres por igual participan en esta a cabalgata, la cual recibe el apoyo de los automovilistas y transportistas quienes tocan sus claxon en señal de acompañamiento.

Ayer, los jinetes y sus caballos pernoctaron en el Rancho de Federico Crosby en el kilómetro 81; hoy la cabalgata reanudará a temprana hora y se unirán los jinetes de El Sauz.

Cabe destacar que tras los primeros 25 kilómetros de cabalgata hubo un intento por frenarla con la instalación de un retén a cargo de la Policía Ministerial, sin embargo se logró que se retirara.

El viernes los cabalgantes recibieron la invitación para reunirse con el Gobernador César Duarte, sin embargo no había las condiciones necesarias, Martín Solís informó que la reunión sólo será para poner en la mesa el esquema de trabajo, ellos solicitan una reunión con el Gobernador y con los subsecretarios de Conagua y Gobernación, ya que los delegados están rebasados por el tipo de demandas y las atribuciones que tienen en el estado.

Jornada por la Justicia

protesta

(Santa Isabel, Chihuahua). La Jornada por la Justicia está integrada por personas que caminan, cabalgan y tractorean, quienes en reiteradas ocasiones han pedido acceso a la justicia, pero las autoridades están cerradas para atenderlos, ello significa un sacrificio enorme para las familias y productores, pero es la única manera en que tal vez ablanden el corazón de las autoridades y puedan atender sus demandas.

Madres de familia de avanzada edad caminan sin cesar, ellas sólo buscan la verdad y la justicia, están cansadas de sufrir y que las autoridades sean tan indolentes; el mismo sentimiento abarca a las esposas, hijos y familiares de víctimas de desaparición, mientras que los tambores rarámuris de los indígenas de la comunidad de Chineachi no dejaban de sonar. Con estas acciones -afirman buscan llamar la atención de las autoridades de los tres niveles de Gobierno para que se den cuenta de las violaciones a los derechos humanos que se han estado cometiendo.

El grupo de más de 100 personas salió de ciudad Cuauhtémoc el pasado viernes, ello después de la celebración eucarística en la Catedral presidida por el vicario general de la Diócesis de Cuauhtémoc, Camilo Daniel Pérez, quien enfatizó que en Cuauhtémoc hay muchas personas desaparecidas, sin embargo sus familias tienen miedo a denunciar.

De la misma manera dijo que la autoridad tiene poco capacidad para esclarecer e investigar los casos, pues existe corrupción e impunidad, así como problemas de narcotráfico y delincuencia que en vez de disminuir van en aumento. En la zona serrana existen diversos casos de desaparición que no son denunciados; los municipios más afectados son: Cuauhtémoc, Bocoyna, Urique, Chínipas, Uruachi, Morelos, Batopilas y Guazapares. Han solicitado la intervención del Ejército, pero a la fecha no reciben respuesta, pues incluso llevaron un escrito pero no les fue recibido.

Ayer domingo los indígenas de la comunidad de Chineachi en el municipio de Carichí se unieron a la caminata, ellos también buscan que se respeten sus derechos humanos, que no los despojen de sus tierras y tener acceso a alimentos.

Niños, jóvenes, mujeres y hombres indígenas por igual avanzaron con los familiares de desaparecidos, todos buscan justicia y respeto a sus derechos más esenciales.

El sábado los integrantes de la caminata pernoctaron en la caseta de peaje, para continuar su marcha hacia el poblado de Santa Isabel, ubicado a 50 kilómetros de la capital, donde ayer domingo pernoctaron en sus vehículos, pasando frío y hambre. Hoy su marcha continuará hasta la entrada a la zona urbana de Chihuahua.

La activista Lucha Castro destacó que el obispo Raúl Vera, activista comprometido, así como el padre Camilo Daniel y el padre Javier Ávila estarán en la asamblea pública el próximo martes 5 de febrero, donde se busca que la ciudadanía conozca los diversos problemas que existen en el sector rural y urbano.

Fuente: El Heraldo de Chihuahua

Comentarios

Skip to toolbar