Una declaración, una gran derrota

0

Todd Akin, miembro de la Cámara de Representantes de los Estados Unidos por el Partido Republicano, era un seguro ganador al puesto de senador por Misuri en las próximas elecciones… hasta el domingo pasado.

Esto parece haber llegado a su fin, después de que el domingo se estableciera una suerte de categoría en los actos ya condenables de una violación a una mujer, acuñando el término de “violación legítima”. Cuando las mujeres son víctimas de “violaciones legítimas” no suelen quedar embarazadas, dijo a propósito del tema de los embarazos por violaciones y los abortos.

Sus argumentos desataron la ira en casi todos sectores y al interior de su partido, empezando por Mitt Romney y el candidato a vicepresidente, Paul Ryan. La única que se mantiene fiel al polémico candidato, es Sarah Palin, debido posiblemente al hecho que Akin es uno de los miembros destacados del llamado movimiento Tea Party.

El candidato a la presidencia Mitt Romney condenó esas afirmaciones el lunes, diciendo a la revista National Review que son “insultantes, inexcusables y, francamente, equivocadas”. Su número dos, Paul Ryan, llamó a Akin personalmente el lunes, para pedirle que desista y deje paso a otro candidato. Akin es miembro de la Cámara de Representantes por Misuri desde 2001. El 7 de agosto ganó las primarias al Senado, con una ajustada victoria, aupado por el movimiento ultraconservador del Tea Party.

Akin tiene de plazo legal para dimitir hasta este martes a las 17.00 (las 23.00 en la España peninsular).Ha pedido perdón por sus declaraciones públicamente y ha dicho que no tiene intención de apearse. Además, ha grabado un mensaje de campaña en el que dice: “La violación es un acto de maldad. Usé las palabras equivocadas de forma equivocada, y por eso pido perdón”.

Muy pocos líderes del Partido Republicano han apoyado a Akin. La más notable excepción es la exgobernadora de Alaska y excandidata a la vicepresidencia Sarah Palin, que en un mensaje en la red social de Twitter, dijo: “A veces estamos en lo correcto cuando seguimos nuestros instintos, nos mantenemos firmes en nuestros principios y apoyamos a los candidatos a quien nadie da por ganadores”.

La victoria de Akin en Misuri se daba por segura hasta el domingo. Los republicanos le disputan el escaño a la senadora demócrata Claire McAskill, que ocupó el puesto en 2007. Desde marzo, durante las primarias, las encuestas daban a Akin como ganador por distancias de hasta 11 puntos. Este año se renovarán 33 de los 100 puestos del Senado, y los republicanos necesitan ganar al menos 51 escaños para lograr una mayoría que perdieron en 2006.

Los líderes del Partido Republicano, temiendo que las estridentes declaraciones de Akin les afecten negativamente en las elecciones presidenciales y legislativas, decidieron cortar cualquier tipo de vía de financiación para Akin. El Comité Senatorial Nacional Republicano, afiliado al partido, tenía reservados cinco millones de dólares (aproximadamente cuatro millones de euros) para invertir en anuncios en Misuri, que no gastará si Akin no dimite dentro del plazo marcado por las autoridades electorales.

Fuente: Noticias Montreal y El País

Comentarios

Skip to toolbar