Un error, dio a AstraZeneca vacuna más efectiva

0

A finales de abril, los investigadores universitarios administraron las primeras dosis a los participantes del ensayo en Gran Bretaña y pronto, dice Reuters, notaron que los efectos secundarios anticipados, como fatiga, dolores de cabeza o de brazos, eran más leves de lo esperado.

También por eso se hacen los estudios: para descubrir cosas que nos pueden parecer contraintuitivas”, dice en una entrevista con ElDiario.es el neurólogo español Carlos Estévez Fraga, que participó en los ensayos clínicos de la vacuna de AstraZeneca y la Universidad de Oxford en su hospital University College de Londres (UCL).

Lo que sucedió es que los ensayos de AstraZeneca alcanzaron la eficacia del 90 por ciento por error. Fue error, pero un golpe de buena suerte. Sin querer usaron una media dosis primero, luego una dosis completa y el cuerpo de los voluntarios reaccionó de manera inesperada. Primero, tuvo pocos efectos secundarios. Luego, en la segunda dosis completa, el cuerpo elevó la eficiencia.

“La razón por la que usamos la media dosis es una casualidad”, dijo a Reuters Mene Pangalos, jefe de investigación y desarrollo no oncológicos del laboratorio británico.

Resulta que a finales de abril, los investigadores universitarios administraron las primeras dosis a los participantes del ensayo en Gran Bretaña y pronto, dice Reuters, notaron que los efectos secundarios anticipados, como fatiga, dolores de cabeza o de brazos, eran más leves de lo esperado. “Así que retrocedimos y verificamos”, agrega. “Y descubrimos que habían gastado la mitad de la dosis de la vacuna”.

Pangalos explica que en lugar de reiniciar el ensayo, los investigadores decidieron continuar con la media dosis y administrar la dosis completa de refuerzo en el momento previsto. Unas 2 mil 700 personas recibieron la media dosis y luego la dosis completa cuatro semanas después, y los datos proporcionados por AstraZeneca muestran que el 90 por ciento estaba protegido. A un grupo mayor se le administraron las dos dosis completas, según lo planeado, dio como resultado una eficacia del 62 por ciento, lo que llevó a una eficacia general del 70 por ciento en ambos patrones de dosificación.

Sarah Gilbert, profesora de la Universidad de Oxford que dirigió la investigación, dijo a The Guardian que esto podría deberse a que administrar una pequeña cantidad de la vacuna para empezar y seguir con una gran cantidad, es una manera mejor de poner en acción el sistema inmunológico y brindarnos una respuesta inmunológica más fuerte y más efectiva”. El profesor Andrew Pollard, director del Grupo de Vacunas de Oxford e investigador jefe del ensayo, agregó: “Lo que no sabemos en este momento es si esa diferencia está en la calidad o la cantidad de la respuesta inmunológica. Y eso es algo que vamos a investigar en las próximas semanas”.

Un científico trabaja en la vacuna desarrollada por la AstraZeneca y la Universidad de Oxford en el Instituto Jenner en Oxford, Inglaterra. Foto facilitada por la Universidad de Oxford. Foto: Universidad de Oxford/John Cairns vía AP

Apenas este lunes la farmacéutica anunció que su prototipo de vacuna contra el coronavirus es altamente efectivo, suscitando esperanzas de que pronto estará disponible, relativamente barata y fácil de almacenar. Los resultados se basan en un análisis preliminar de una vacuna desarrollada en Gran Bretaña y Brasil por la Universidad de Oxford y la farmacéutica. Entre los voluntarios que recibieron la vacuna experimental, ninguno fue hospitalizado ni sufrió casos agudos de COVID-19.

AstraZeneca es la tercera farmacéutica en divulgar resultados prometedores de un prototipo de vacuna contra una enfermedad que ha causado 1.4 millones de muertes en todo el mundo y que ha trastocado la economía global. Pero a diferencia de las demás, el remedio Oxford-AstraZeneca no tiene que ser almacenado en temperaturas gélidas, lo que facilita su distribución especialmente en países en desarrollo.

“Creo que estos son resultados realmente prometedores”, expresó en conferencia de prensa el doctor Andrew Pollard, investigador jefe del experimento.

“Debido a que la vacuna puede guardarse en un refrigerador normal, puede ser distribuida por todo el mundo usando el sistema de distribución normal. Por lo tanto, creo que hemos logrado nuestro objetivo, de desarrollar una vacuna que sea accesible para todos”, agregó.

Hace pocos días otras dos empresas farmacéuticas, Pfizer y Moderna, anunciaron resultados preliminares según los cuales sus vacunas son casi 95 por ciento efectivas. Pero las vacunas de Pfizer y Moderna tienen que ser almacenadas en temperaturas cercanas a los 70 grados centígrados bajo cero (94 Fahrenheit bajo cero), mientras que la de AstraZeneca puede ser guardada en temperaturas de entre 2 y 8 grados centígrados (entre 36 y 46 grados Fahrenheit).

Fuente: SinEmbargp/ Agencias

Comments are closed.