Twitter, la plaza pública virtual

0

Por Dvaid Cuen

La red social de microblogs cuenta con más de seis años de existencia y en este 2012 alcanzó más de 500 millones de usuarios activos. Es uno de los diez sitios más visitados en internet.

Sus números son más pequeños en comparación con otras redes sociales como Facebook, pero su tasa de crecimiento está subiendo a un veloz ritmo generando más de 350 millones de tweets al día.

La red de microblogs es pública y eso contribuye a su expansión. Cualquiera, con una cuenta en el sitio o no, puede leer lo que otros escriben.

Lo que empezó como un sitio en el que cada quien escribía lo que estaba haciendo, por más trivial que esto fuera, se ha convertido en un lugar donde se dice lo que está pasando.

Esta semana, además, la red social actualizó su app para Android y iOS con el fin de resolver dos de sus más grandes dolores de cabeza: retención de usuarios y generación de ganancias.

En el primer rubro, el sitio ha logrado atraer cada vez a más usuarios pero ha fallado en lograr retener a todos. Muchos de los que ingresan al sitio no lo entienden y piensan que se trata de un lugar en el que cualquiera dice cualquier cosa. Más sobre por qué esto es erróneo más adelante.

Para resolver esta percepción, la nueva app trata de simplificar más las cosas lo que sin duda molestará a una que otro de los usuarios experimentados del sitio.

Otro cambio apunta al modelo económico. La nueva versión de la aplicación trata de incluir más tweets patrocinados de la forma menos intrusiva posible. Habrá que ver cómo reaccionan los usuarios a esta medida. Lo que es cierto es que a la empresa que operó durante muchos años en números rojos (sólo con dinero de inversión) necesita mostrar que pueden repetir y superar los números de 2011 en donde por primera vez generaron ganancias, gracias a la publicidad.

El dinero es muy importante para esta empresa que aún debe demostrar que es capaz de ser rentable mientras el reloj sigue corriendo.

Twitter, dicen varios estudios sobre redes sociales, no tiene el mismo alcance que Facebook. La premisa bajo esta idea es que la cantidad de usuarios de un sitio y otro es muy diferente y la segunda es que los usuarios hacen clic más veces en los vínculos que se comparten en la red social más grande del mundo y menos en los que se publican en el sitio del pájaro azul.

Lo que dichos estudios no miden, sin embargo, es el poder de influencia de Twitter que es más grande que el de Facebook. Cada tweet está expuesto a mucha más gente que lo que un mensaje de estado puede alcanzar en Facebook.

Por su naturaleza más cerrada y privada, lo que se comparte en la red creada por Mark Zuckerberg tiene una audiencia, más limitada. Por el contrario el 99%(*) de los tweets son públicos y cualquiera con una simple búsqueda puede leerlos. Más importante aún, los tweets están expuestos a los medios de comunicación y a las celebridades con millones de seguidores, lo que eventualmente puede catapultar la influencia de 140 caracteres.

Yo puedo tener 100 seguidores, pero si la persona correcta en el momento correcto difunde mi tweet o genera debate a su alrededor, su exposición se vuelve masiva.

El “famoso” video del doble arcoíris en YouTube, por ejemplo, pasó casi desapercibido en la red por meses hasta que alguien con millones de seguidores escribió sobre él. Ahora cuenta con más de 35 millones de visitas.

Por si esto fuera poco, un estudio reciente de Reuters descubrió que para los menores de 25 años las redes sociales son su principal fuente de noticias, sentando así las bases de un gran reto para los medios de comunicación tradicionales.

Pero no todo en Twitter es un esfuerzo aislado.

La red social es famosa por haber logrado la organización de un gran número de sus usuarios para difundir un mensaje en particular, ya sea la primavera árabe en Egipto o la defensa de Wikileaks. La plataforma permite la expansión rápida de mensajes a través de identificadores como los famosos hashtags o etiquetas (#) que permiten que la gente los descubra rápidamente.

En Twiter se organizan movimientos políticos (ver las recientes elecciones en México), sociales, educativos, etcétera, usando dichos mecanismos.

Dicha exposición se amplía si el tema forma parte de los trending topics (o tendencias) que se forman cuando un tópico es discutido exponencialmente durante un breve periodo de tiempo.

Si Facebook es la sala de mi casa en donde recibo a mis amigos, Twitter es la plaza pública en donde me reúno e intercambio ideas con cualquiera.

Eso, por supuesto, también tiene sus desventajas. Los famosos trolls (personas que sólo se dedican a criticar o insultar a otros) suelen abundar en la red social haciendo que usuarios la abandonen. Otras cuentas son simple y puro spam que envían vínculos para que los usuarios caigan en la trampa.

La mejor manera de evitar ambos problemas es no estableciendo conversaciones con gente que no aporta al debate y evitando hacer clic en vínculos dudosos o de fuentes desconocidas.

La red es increíblemente popular en América Latina. Entre los 10 países en donde más penetración tiene, según comScore, tres son latinoamericanos. Brasil ocupa la segunda posición, Venezuela la tercera y Argentina la octava.

Y hubo una ocasión en la que los usuarios del mundo tuitearon 7 mil 196 veces por segundo. No, no fue la muerte de Michael Jackson. Se trató de la final de la Copa del Mundo de Fútbol Femenino entre Estados Unidos y Japón en 2011.

En Twitter hay de todo, pero no es el único sitio. La próxima semana hablaremos de cinco sitios que quieren hacerle la competencia.

Hasta entonces.

(*) Créanlo o no aún hay personas que protegen sus tweets, y sólo autorizan que ciertas personas los vean. Esta es una elección válida, pero al hacerlo se dejan de lado las mejores características sociales del uso de esta plataforma.

Columna publicada originalmente en BBC Mundo

Comentarios

Skip to toolbar