Sorprende a Europa el despido de obreros en Ciudad Juárez

0

El pasado miércoles 9 de diciembre, Lexmark despidió a alrededor de un centenar de empleados; la mayoría de ellos firmantes de una solicitud de creación de un sindicato independiente que les ayudara a exigir mejores salarios. La Coalición Europea por la Justicia Corporativa ha demandado al corporativo una explicación del caso.

Por Sandra Rodríguez Nieto/ SinEmbargo

Mientras que la empresa Lexmark expresó su intención de demandar por daños a los obreros inconformes en Ciudad Juárez, Chihuahua, el movimiento y los bajos salarios que pagan las maquiladoras en la que fue considerada la urbe más peligrosa de México fueron tema de medios y de organizaciones internacionales.

“Detrás del reclamo está la realidad de una ciudad doblada por el narcotráfico y la explotación de las maquiladoras”, dijo el periódico italiano La Stampa en un artículo publicado el martes y titulado “Huelga en el Infierno de Ciudad Juárez: Lexmark despide a quienes piden 30 centavos [6 pesos] más”.

“Sus demandas no eran exorbitantes: querían formar un sindicato independiente, reducir los niveles de producción que consideran extenuantes, que les documentaran sus vacaciones y recibir un aumento de seis pesos al día, 32 centavos”, agregó el rotativo.

También el martes, el diario británico The Guardian reportó el movimiento de inconformidad destacando la precariedad de los salarios.

“Pese a las preocupaciones de seguridad, las compañías americanas son atraídas a la ciudad por los beneficios fiscales ofrecidos a través del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), por los bajos costos del transporte debido a su proximidad a la frontera y por los bajos salarios. El salario mínimo en México es de 70 pesos”, publicó.

“Las disputas de Lexmark con sus obreros le ha costado a la firma problemas legales también domésticos: en 2010, una Corte de Los Angeles encontró como una práctica ilegal la política vacacional de la compañía, de ‘úsalo o déjalo’, que anuló el descanso de fin de año de los empleados”, agregó el reporte.

El pasado miércoles 9 de diciembre, Lexmark despidió a alrededor de un centenar de empleados; la mayoría de ellos firmantes de una solicitud de creación de un sindicato independiente que les ayudara a exigir mejores salarios.

De acuerdo con la abogada de los trabajadores, Susana Prieto Terrazas, el despido fue una represalia contra la organización de los trabajadores, la cual inició en octubre, cuando la compañía se negó a entregar un aumento de 114 a 120 pesos que esperaban alrededor de mil 300 obreros.

De acuerdo con Prieto, los despidos muestran también “el maridaje” de las autoridades de la Junta local de Conciliación y Arbitraje y las corporaciones, debido a que sólo la primera contaba con la lista de firmantes de la solicitud de un sindicato.

El Gobierno niega ser parcial a favor de la empresa internacional. Foto: Cuartoscuro.

Joaquín Barrios, titular de dicha dependencia, no ha respondido en los números de teléfono que aparecen en la página oficial del gobierno del estado. Guillermo Dowell Delgado, representante del Gobernador César Duarte en Ciudad Juárez, por su parte, negó que las autoridades fueran parciales a favor de la empresa.

“Por supuesto que niego que se haya otorgado ningún tipo de información confidencial, tendría que probarse”, dijo Dowell esta mañana a SinEmbargo.

El funcionario informó también que, en la semana pasada, la empresa planteó ante el titular de la Junta la posibilidad de demandar penalmente “por daños” en las instalaciones a obreros que se manifestaron con paros técnicos los pasados lunes y martes 7 y 8 de diciembre.

“La empresa nos hizo saber que habían sufrido daños y que estaban valorando la presentación de una denuncia”, dijo Dowell.

“El día que hubo un conflicto intervino el área de la Secretaria del Trabajo, la Junta de Conciliación y Arbitraje, para mediar en el conflicto y fueron parte de los comentaros de representantes de la empresa”, agregó.
Arturo Sandoval, vocero de la Fiscalía General del Estado en Juárez, informó que la empresa no ha procedido.

Lexmark no ha respondido solicitudes de información de este medio.

Si bien Lexmark es la primera empresa que despide masivamente a los inconformes, otras empresas como Eaton y Foxconn han tratado de reprimir iniciativas similares iniciadas este año en la ciudad.

La Coalición Europea por la Justicia Corporativa, que aglutina a más de 250 organizaciones que trabajan en diferentes países por la rendición de cuentas de las empresas, informó a este medio haber solicitado a la empresa norteamericana una respuesta ante las denuncias reportadas por los trabajadores de Lexmark.

Y, en El Paso, Texas, un grupo de organizaciones está también preparando una conferencia de prensa con el fin de generar atención y apoyo binacional al movimiento por la creación de un sindicato independiente.

“La industria maquiladora no ha cambiado mucho para los trabajadores desde que se establecieron en la ciudad hace 50 años. La mayoría de los manifestantes son obreros a quienes no se les pagan salarios suficientes para proveer a sus familias con comida suficiente, ropa y educación; mucho menos dar a sus familias la oportunidad de salir de la pobreza”, dice la invitación al evento, citando las denuncias de los obreros de Juárez.

“Tanto el Gobierno como los empleadores consideran los bajos salarios como una ‘ventaja competitiva’ que se utiliza para atraer negocios extranjeros”, agregó el texto.

Fuente: SinEmbargo

Comments are closed.