Símbolo del charrismo mexicano, muere Joaquín Gamboa Pascoe

0

El Secretario del Trabajo y Previsión Social, Alfonso Navarrete Prida, confirmó el deceso del líder de la CTM a través de su cuenta de Twitter: “Mis condolencias más sentidas y solidaridad a la familia y amigos de Don Joaquín Gamboa Pascoe”.

Joaquín Gamboa Pascoe, secretario general de la Confederación de Trabajadores de México (CTM), falleció este jueves a los 93 años de edad.

Fuentes de la CTM dijeron a medios nacionales que Gamboa había fallecido en un hospital del sur de la Ciudad de México a causa de una “complicación respiratoria”.

Joaquín Gamboa Pascoe, quien se graduó de abogado en la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), fue legislador del PRI en varias ocasiones y asumió la dirección de la Confederación en 2005, a la muerte de Leonardo Rodríguez Alcaine.

El secretario del Trabajo y Previsión Social, Alfonso Navarrete Prida, confirmó el deceso del líder de la CTM, a través de su cuenta de Twitter [@navarrateprida], donde escribió: “Mis condolencias más sentidas y solidaridad a la familia y amigos de Don Joaquín Gamboa Pascoe”.

En tanto, otros funcionarios públicos y líderes priistas han comenzado a expresas sus condolencias en la misma red social.

El Presidente Enrique Peña Nieto expresó sus condolencias a los familiares de Gamboa Pascoe y agregó: “Reconozco su acreditado liderazgo, institucionalidad y trabajo al frente de la CTM, donde procuró el bienestar de sus agremiados”.

Gamboa procuró el bienestar de los agremiados a la CTM: Peña Nieto. Foto: Cuartoscuro

Gamboa procuró el bienestar de los agremiados a la CTM: Peña Nieto. Foto: Cuartoscuro

Joaquín Gamboa fue dirigente de la Federación de Trabajadores del Distrito Federal y, desde agosto del 2005, fue electo como secretario General de la CTM, tras la muerte de su mentor Leonardo Rodríguez Alcaine. Apenas el año pasado, Gamboa fue nuevamente elegido para liderar hasta 2022 la organización obrera.

Gamboa Pascoe, para algunos, el más acaudalado de los líderes sindicales mexicanos, no sólo fungió como dirigente “obrero” desde la década de los 70, también fue Diputado y Senador en diversas ocasiones por el Partido Revolucionario Institucional (PRI).

Apenas en febrero del año pasado, el líder cetemista se vio envuelto en un escándalo luego de que develara su propia estatua en las instalaciones de la organización y retiró las de sus antecesores Fidel Velázquez y Leonardo Rodríguez Alcaine, las cuales fueron reubicadas.

En esa ocasión, aseguró que los miembros de esa central no han salido a “ensuciar las calles como otros gremios. No hemos pagado a otros para que incentiven el desorden”.

“No nos verán gritar en las calles, invadiéndolas y menos ofendiendo a nuestra bandera, como aquellos que la queman, como aquellos que son pagados para generar el desorden y para hacer que se detenga el país, que así se desprestigia México y que digan que es inseguro”, dijo Gamboa.

Gamboa Pascoe devela su propia estatua. Foto: Cuartoscuro

Gamboa Pascoe devela su propia estatua. Foto: Cuartoscuro

El líder cetemista estuvo envuelto durante su carrera sindical y política en diversos escándalos, pero también fueron diversas frases, que mostraba su denostación hacia el sector que él representaba, que marcaron en su trayectoria.

En los años ochenta se le cuestionó sobre su afición por los autos de lujo, a lo que Gamboa respondió: “A mí nunca me verán de huaraches”.

Otra de ellas fue cuando el líder obrero declaró: “¿Qué, porque los trabajadores están jodidos yo también debo estarlo?”.

Gamboa Pascoe empezó su carrera como líder sindical en la Federación de Trabajadores del Distrito Federal, en la década de los 70, como asesor y de la mano de Jesús Yurén Aguilar.

Según lo reseñado en el libro “Los amos de la mafia sindical”, de Francisco Cruz Jiménez, diversas crónicas y reportajes sobre su encubrimiento en la CTM, indica que sin el menor prejuicio, Gamboa no sólo se dedicó a negociar con los créditos y contratos de construcción, sino que también aprovechó para colocar a sus hijos en puestos clave. Por ejemplo, a Joaquín Gamboa Enríquez lo integró a la Comisión Consultiva Regional del Distrito Federal, que se encargaba de buscar los terrenos para la construcción; y a Héctor lo hizo gerente de Fiscalización y Cobranza.

En septiembre de 1973, tras la muerte de Yurén Aguilar, en agosto de ese año, e impulsado por Velázquez Sánchez, Gamboa Pascue asumió la Federación de Trabajadores del Distrito Federal, la delegación capitalina de la CTM. Pese a que varios líderes habían amagado con irse si llegaba Gamboa, pero nadie lo cumplió.

Antes, en 1958, Joaquín Gamboa fue compañero de fórmula de Fidel Velázquez, por un distrito en la Ciudad de México.

Velázquez Sánchez impulsó a Gamboa, en 1972, como representante de la CTM en el consejo de administración del Infonavit.

Fidel Velázquez, con la llegada de Gamboa a la delegación capitalina de la CTM, instauró su poderío; respaldado además por el entonces Presidente Manuel Ávila Camacho.

En 1976, Gamboa Pascoe llegó al Congreso de la Unión con una curul en el Senado. Ese año, Velázquez cobijó nuevamente a Gamboa, luego de que el Presidente José López Portillo removiera a Carlos Sansores Pérez de la Presidencia de la Gran Comisión del Senado, pues por recomendación de Fidel, Joaquín llegó a ese puesto.

Durante su paso por la FTDF, surgieron diversos grupos de golpeadores con el objetivo de reprimir y liquidar diversos movimientos sindicales independientes, entre ellos, el que encabezó Rafael Galván en la Comisión Federal de Electricidad. Esos grupos le sirvieron para borrar cualquier indicio de insurgencia sindical durante unos diez años, según reseña el periodista Francisco Cruz Jiménez en el libro editado en 2013.

Tras la muerte de Fidel Velázquez, el sucesor del líder centésima, Leonardo Rodríguez Alcaine, cobijó también a Gamboa Pascoe, e incluso lo acomodó en su Comité Ejecutivo Nacional.

Gamboa tomó posesión en 2005, la secretaría general de la CTM, tras la muerte de Rodríguez Alcaine. Con su llegada, a los 78 años de edad, el hoy fallecido líder cetemista dio continuidad al legado de Alcaine.

Fuente: SinEmbargo

Comments are closed.