Se salva el Euro, por lo pronto

0
“La derecha griega proeuropea ganó las elecciones legislativas de este domingo 17 de junio y quedó en condiciones de formar con los socialistas un gobierno de coalición similar al que negoció con la Unión Europea (UE) y el FMI la política de austeridad denunciada por la izquierda radical, que quedó segunda”, informa Radio Francia Internacional.
Aventaja la derecha, pero faltan de cotabilizar votos de las zonas urbanas, ya que primero estan cayendo las zonas rurales. Muy interesante, como la cuna de la democracia mantiene en vilo al mundo. Link para seguir los resultados oficiales. http://national12b.ekloges.dolnet.gr/index.php?lang=en
De acuerdo con el reporte de RFI, los conservadores de Nueva Democracia (ND), de Antonis Samaras, quien se observa en la foto, obtuvieron un 29.5% de los votos, lo cual les aseguraría 128 escaños de los 300 del Parlamento, según resultados basados en datos parciales difundidos por el ministerio del Interior. La desproporción entre porcentaje de votos y número de escaños se debe a que la Constitución atribuye 50 asientos suplementarios al partido que queda en primera posición.

En segundo lugar, con 27.1% y 72 escaños, quedó la formación de izquierda radical Syriza, de Alexis Tsipras, que denuncia los ajustes impuestos a Grecia a cambio de los rescates financieros otorgados por la Unión Europea (UE), el Banco Central Europeo (BCE) y el Fondo Monetario Internacional (FMI).

Los socialistas del Pasok quedaron terceros, con 12.3% de los votos y 33 escaños.

Tsipras admitió su derrota.

“Llamé por teléfono a Samaras para felicitarlo ya que puede formar un gobierno”, declaró Tsipras, que llegó en segundo lugar con 27.1% de los votos según las primeras proyecciones oficiales. “Estaremos presentes como oposición, representamos a la mayoría del pueblo contra el memorándum” o plan de rigor de la Unión Europea y el Fondo Monetario Internacional (FMI), agregó Tsipras.

Samaras llamó de inmediato a amarrar al país al euro y a formar un gobierno de coalición.

“Instamos a todas las fuerzas políticas que comparten el objetivo de mantener al país en el euro a participar en un gobierno de unión nacional”, afirmó. “El pueblo griego votó por que Grecia permanezca en el euro, el país no tiene un minuto que perder. No podemos seguir con la ciudad a la deriva”, dijo Samaras ante una multitud congregada en el palacio de Zappeion, que lo había recibido al grito de “Acá está, este es nuestro primer ministro”.

“Pero los socialistas pusieron una condición para armar un gabinete con los conservadores: que otro partido de izquierda se sume a la alianza. Ese llamado se dirige a Izquierda Democrática (Dimar), que con 6.2% de los votos y 17 curules queda en el centro del juego de alianzas para sacar al país de la parálisis en la que se sumió tras los comicios del 6 de mayo”, según RFI.

El partido neonazi Amanecer Dorado consiguió 7% de los votos y 18 escaños y el comunista KKE, último paretido stalinisya de Europa, 4.5% y 12 escaños. Un portavoz de Syriza, Panos Skurletis, admitió que ND y el Pasok podrían “formar un gobierno” aunque ya no podrían “aplicar la misma política”, pues “el eje (de la política griega) se desplazó hacia la izquierda”.

Samaras preconiza una “renegociación” del programa de ajustes, en tanto que Tsipras denuncia esa política y exige “medidas de crecimiento” para un país que vive su quinto año consecutivo de recesión.

Alemania, primera potencia europea e inflexible partidaria de la austeridad, indicó apenas se difundieron la primeras estimaciones que estaba dispuesta a discutir los plazos necesarios para la puesta en marcha de las reformas en Grecia. “No puede haber cambios sustanciales en los compromisos”, pero “puedo imaginar sin problema que negociemos de nuevo los plazos”, declaró el ministro germano de Relaciones Exteriores, Guido Westerwelle.

Europa y el mundo, empezando por los líderes de las potencias industrializadas y emergentes (G20) que se reunirán el lunes y el martes en México, siguieron con prticular atención estos comicios, cruciales para Grecia pero también para el futuro de la Eurozona, cuya crisis amenaza la economía mundial.

Los griegos votaron por segunda vez en seis semanas, dado que en los comicios del 6 de mayo los partidos proeuropeos no alcanzaron la mitad de los escaños y ninguno logró pactar alianzas para formar gobierno.

Socialistas y conservadores ya formaron un gobierno de coalición tras la renuncia del socialista Giorgos Papandreu en noviembre de 2011. Ese gabinete tuvo a cargo negociar un segundo plan de rescate internacional.

El primer plan de rescate, de 110 mil millones de euros, acordado en mayo de 2010, resultó insuficiente ante el volumen de la deuda pública griega, que suma un 165% de su PIB. El segundo rescate, de 130 mil millones, se completó con una reestructuración de la deuda en manos de los bancos privados y fondos de pensión. Todas esas ayudas totalizaron 347.000 millones de euros.

Comentarios

Skip to toolbar