Se casará con el asesino de su gemela

0

-El anuncio del casamiento con el condenado por el asesinato de tu hermana gemela conmocionó a la sociedad, ¿pensaste que iba a causar tanto revuelo?

-Yo no me voy a casar con el asesino de mi hermana sino con el hombre que amo, con el que voy a formar una familia y con quien voy a vivir toda la vida. El es inocente.

Edith Casas recibió a Clarín en la casa de Claudia, su futura cuñada, si es que el casamiento se realiza. Es que Marcelina Orellana, madre de Edith, presentó un escrito en el Registro Civil de Pico Truncado, Santa Cruz, y logró suspender el casamiento. Ahora la Justicia tiene hasta el 3 de enero para decidir si permite la boda o si ordenará pericias psicológicas para Edith. La joven dice estar enamorada de Víctor Cingolani, ex novio de su hermana gemela Johana y condenado por asesinarla en julio de 2010. Ella, que por estos días ni estudia ni trabaja, sostiene la inocencia de Cingolani y confía en que va a salir libre.

-¿Qué pasaría si la condena queda firme y Cingolani tiene que estar 13 años preso?

-No pienso en eso porque no es culpable. Y quiero que se haga justicia. Pero si ocurre lo voy a esperar.

-¿Cómo te enamoraste de él?

-Por su forma de ser y por el modo de tratarme. Me siento muy bien con él. Y además, siento que él también me ama.

-¿El hecho de que haya sido novio de tu hermana no te puso límites para tener una relación?

-Eso pasó hace mucho tiempo. Y la relación con Johana fue corta y no fue una relación profunda. Yo me enamoré y no me siento culpable por eso.

-Pero el noviazgo provocó un quiebre en la relación con tu familia, sobre todo con tu madre.

-La relación con mi madre nunca estuvo bien, sobre todo en los últimos tiempos. A ella nunca le importó mi vida y tampoco la de mi hermana. Nos dejó solas. Por eso no quiero que se meta en mi vida. Quiero que me deje vivir tranquila. Ya lo he dicho varias veces: cuando me fui de casa no se preocupó por saber dónde estaba.

-¿Te reunirías con ella?

Le reprocharía lo que me hizo pidiendo la suspensión de mi casamiento. Y también le pediría que me deje ser feliz.

-¿Cuál es la relación con el resto de la familia?

-Con mi padre me llevo mejor que con mi madre. Y con mi hermano Jonathan está todo bien. Incluso vino a verme hace unos días para preguntarme por qué había tomado la decisión de casarme con Víctor. Se lo expliqué y estuvimos charlando un rato largo sin problemas.

-La relación con tu hermana gemela siempre fue traumática?

-No, para nada. Cuando éramos chicas nos llevábamos bien, aunque nunca fuimos muy unidas. Después, en la adolescencia, comenzamos a distanciarnos. Y en los últimos años apenas nos hablábamos.

-¿Tuvieron la típica relación de gemelas en la que la gente confunde quién es quién?

-Fuimos a la misma escuela aquí, en Pico Truncado, pero estábamos en turnos diferentes. Nuestra infancia fue sin problemas. Nunca nos gustó el mismo chico. El caso de Víctor fue el primero.

-Si se produce la suspensión definitiva del casamiento, qué actitud vas a tomar?

-Ya dije que voy a casarme de cualquier manera. Soy una persona mayor y puedo decidir lo que hago. Siento que con la suspensión del casamiento me han quitado mis derechos como mujer. Yo voy a hacer todo lo que la Justicia diga. Pero nadie puede impedirme casarme con el hombre que amo. Y sin dudas que lo voy a hacer.

Fuente: Clarín

Comentarios

Skip to toolbar