Ricardo Anaya inunda al PAN de corrupción

0

Ricardo Anaya, presidente nacional del PAN, es visto como una persona desleal (le dio la espalda a los dos políticos que impulsaron su carrera: Francisco Garrido Patrón y Gustavo Madero), pero ahora, además, ha empezado a llenar los puestos directivos del blanquiazul con personajes de mala fama, señalados por actos de corrupción. La propia reputación del dirigente panista está en entredicho mientras no aclare a satisfacción el uso de los mil millones de pesos del Programa de Acción Comunitaria que manejó en Querétaro.

Por Álvaro Delgado/ Proceso

Ricardo Anaya no sólo terminó de mala manera con Gustavo Madero, quien lo encumbró como presidente del Partido Acción Nacional (PAN), sino con el otro impulsor de su vertiginoso ascenso político: Francisco Garrido Patrón, exgobernador de Querétaro.

Con Garrido, Anaya vivió una década en la cúspide del poder: fue funcionario juvenil municipal de la capital queretana y luego, durante un sexenio fue el poderoso secretario particular del gobernador; como tal manejó los mil millones de pesos del Programa de Acción Comunitaria (PAC) para repartir entre los pobres los dos años previos a las elecciones.

 

Y aun cuando el PAN perdió el gobierno estatal en 2009, de cuya derrota fue responsable como coordinador general de la campaña, Anaya garantizó su futuro como diputado local plurinominal, coordinador de la bancada y —ya distanciado de Garrido Patrón— presidente estatal de su partido.

Lo que sí hizo Anaya fue estrechar su relación con la ex esposa de Garrido Patrón, Marcela Torres Peimbert, senadora desde 2012 e integrante del órgano electoral que organizó la elección interna en la cual resultó electo.

Pero Anaya no sólo está asociado a la deslealtad, sino a señalamientos de corrupción.

Luego de su paso por el gobierno, Anaya acumuló un patrimonio de más de 10 millones de pesos: en enero de 2011 tenía 5 millones 800 mil pesos en cuentas bancarias y valores bursátiles, así como una casa de 521 metros cuadrados valuada, según él mismo, en 4 millones 300 mil pesos.

Un dato curioso: Anaya no compró la residencia con su dinero, sino —en un caso parecido al de Enrique Peña Nieto— la recibió en “donación”, en marzo de 2005, según la declaración patrimonial que rindió al iniciar el cargo de subsecretario de Turismo, en 2011, y que ocultó al año siguiente.

Y es que desde que manejó los mil millones del PAC —para repartir materiales de construcción, insumos de mejoramiento urbano y hasta tinacos—, ha estado bajo sospecha de haberse beneficiado ilegalmente de esos recursos.

El senador con licencia Francisco Domínguez Servién —ahora gobernador electo de Querétaro— aludió a ese tema en 2013, cuando Anaya y el también diputado federal Marcos Aguilar, alcalde electo de Querétaro capital, lo criticaron por el manejo de recursos como tesorero del Senado, en el contexto del choque entre Madero y Ernesto Cordero.

¿A POCO NO?

“Marcos Aguilar habla de transparencia y Ricardo Anaya que manejó mil millones del PAC, que transparenten los recursos de diputados federales (sic)”, escribió Domínguez en su cuenta de Twitter.

Otro ejemplo: la ex diputada federal Raquel Jiménez Cerrillo, compañera de bancada de Anaya, declaró públicamente que éste se fue de Querétaro “huyendo de unos periodicazos” sobre el manejo supuestamente irregular de los mil millones del PAC.

La sospecha se robusteció cuando, en 2011, fue detenido el defraudador Javier Bosque Urquiza, quien aseguró que Anaya, siendo secretario particular de Garrido, “me prestó 8 millones de pesos, parte en cheque y parte en efectivo”, pero sólo le devolvió “como 800 mil”.

Anaya publicó un desplegado para decir que sólo le entregó 800 mil pesos para invertir y que esa cantidad le fue devuelta en diferentes fechas.

Apenas en enero de este año, cuando como presidente interino usó los tiempos oficiales del PAN para promoverse con la bandera de la anticorrupción, un grupo de prominentes panistas de Querétaro emitió un comunicado para contradecirlo.

“Ricardo Anaya se autopromueve como paladín de la lucha anticorrupción, pero quienes lo conocemos sabemos que es sólo un discurso muy lejano de actos concretos de congruencia. Su proceder, por el contrario, es testimonio del uso de las instituciones para beneficiarse a sí mismo”.

Firmado por el ex diputado federal Manuel Ovalle Araiza, el ex diputado local Simón Guerrero, el ex procurador Julio Sentíes Laborde, el ex alcalde Rolando García Ortiz, así como los ex dirigentes estatales Rafael Puga e Ismael Becerra, en el comunicado se recuerda que Anaya, siendo secretario de Garrido, se aseguró la primera diputación local plurinominal; su secretario particular, Antonio Rangel, ocupó la segunda y la secretaria de éste, Micaela Rubio, la tercera.

Y en lo que definieron también como un “acto de corrupción que arbitrariamente cometió Ricardo Anaya”, hizo reelegir como presidente estatal a José Báez, representante en sus asuntos personales. “Con Ricardo Anaya el PAN pierde, el único que gana es él. ¿A poco no?”, rubricó el comunicado del grupo Esencia PAN.

Tras el triunfo de Anaya, el ex alcalde Rolando García manifestó su incredulidad sobre el combate a la corrupción prometido por Anaya: “Tendría que matar a sus amigos, (aunque) quiero darle el beneficio de la duda”.

CORRUPTOS

Pero al único amigo que, políticamente, mató Anaya fue a Madero, quien, como Garrido en Querétaro, lo encumbró: lo hizo presidente de la Cámara de Diputados, luego secretario general y presidente nacional interino del CEN del PAN, y ahora dirigente hasta 2018.

Con la bandera de la “regeneración” del PAN tras los escándalos de corrupción, que él tampoco atendió como secretario general y presidente interino, Anaya vetó también a Jorge Villalobos, operador político y financiero de Madero desde hace una década. Aunque Ulises Ramírez, quien controla el PAN en el Estado de México, no entró a la Comisión Política, Anaya propuso a alguien de su mismo grupo, la diputada Ingrid Schemelensky, y aquél se perfila para presidir una comisión en la Cámara de Diputados, que podría ser la de Seguridad Pública.

Salvo la incorporación de Margarita Zavala, esposa de Felipe Calderón, a la Comisión Permanente, los mismos grupos y personajes que apoyaron a Madero son los que respaldan a Anaya, aunque se fortaleció el gobernador de Puebla y aspirante presidencial, el ex priísta Rafael Moreno Valle.

(Reportaje que se publica en la revista Proceso 2029, ya en circulación)

Comentarios

Skip to toolbar