Religen a Tedros al frente de la OMS

0

El médico etíope Tedros Adhanom Ghebreyesus, primer africano en dirigir la Organización Mundial de la Salud (OMS), fue elegido este martes para un segundo mandato de cinco años.

La suerte estaba casi echada antes de la votación secreta en la Asamblea Mundial de la Salud que se celebra en Ginebra: una amplia mayoría de los 194 Estados miembros de la OMS se pronunció a favor de Tedros, el único candidato en liza.

Con 57 años, este rostro familiar de la lucha contra el covid, el doctor Tedros, como le gusta que le llamen, es un especialista en la malaria, licenciado en inmunología y doctor en salud comunitaria, que fue ministro de Salud y de Exteriores de su país.

Se dice un hombre de paz, marcado por una infancia inmersa en la guerra. Y su mandato, como él mismo lo subrayó recientemente, estuvo marcado por los conflictos en Yemen y Ucrania. Acostumbrado a ir al frente, visitó los hospitales ucranianos bombardeados.

“Mucho más que las pandemias, la guerra socava y destruye las fundaciones sobre las cuales reposan las sociedades antes estables” y los conflictos dejan “cicatrices psicológicas que pueden demorarse años o décadas en sanarse”, dijo hace poco Tedros, para quien “la paz es esencial para la salud”.

Es algo que vivió en carne propia: “Soy un niño de la guerra”, dijo Tedros en la inauguración de la 75ª Asamblea Mundial de la Salud, que reúne a los Estados miembros de la organización.

Tedros, exministro del Gobierno etíope, ha dirigido la OMS durante su gestión de la respuesta global al COVID-19, y recibido críticas en ocasiones muy duras por sus varios errores. Es el primer africano que dirige la agencia y el único director general que no es un doctor en medicina.

Bajo la dirección de Tedros, la agencia de salud de la ONU no llamó la atención a países como China por deslices de los que los funcionarios de la OMS protestaron en privado, desaconsejó durante meses el empleo de mascarillas y en un principio dijo que era improbable que el virus mutase con rapidez.

El director general de la Organización Mundial de la Salud, Tedros Adhanom Ghebreyesus. Foto: Fabrice Coffrini, EFE/EPA

Los científicos reclutados por la OMS para investigar los orígenes del coronavirus en China dijeron que la crucial pesquisa quedó “paralizada” el año pasado tras emitir un reporte que incluso Tedros reconoció había descartado de forma demasiado prematura la posibilidad de una fuga de laboratorio.

“Ha habido algunos errores, pero Tedros también ha sido una voz firme durante toda la pandemia, que defendía una respuesta equitativa”, dijo Javier Guzman, director de política de salud global en el Center for Global Development en Washington.

Tedros ha arremetido a menudo contra los países ricos por acaparar el suministro limitado de vacunas del mundo e insistido en que las farmacéuticas no hacen suficiente para que los pobres puedan acceder a sus medicamentos. Cuando la atención de casi todo el mundo se centró en Ucrania ante la invasión rusa, Tedros criticó a la comunidad global por no hacer suficiente por resolver crisis en todas partes, por ejemplo en Yemen, Siria y Afganistán, y dijo que quizá era porque los que sufrían no eran blancos.

Aun así, los críticos dijeron que Tedros ha fracasado en temas fundamentales como exigir responsabilidades a su personal, tras las acusaciones de agresiones sexuales contra mujeres jóvenes en República Democrática del Congo por parte de docenas de trabajadores que respondían ante la OMS durante el brote de ébola que comenzó en 2018. Ninguno de los responsables de la OMS informados de las acusaciones, y que no hicieron gran cosa por detener los abusos, ha sido despedido.

Algunos expertos han expresado su preocupación porque la OMS no cumple su papel principal de agencia técnica que presta orientación basada en la ciencia a los países.

El doctor David Tomlinson, un cardiólogo que ha hecho campaña para que se mejoren los equipos de protección del personal de salud británico, expresó su consternación por las recomendaciones de la OMS, en especial sus reparos a reconocer que el COVID-19 se propaga con facilidad por el aire. En julio de 2020, más de 230 científicos publicaron un reporte en el que pedían a la OMS que reconociera que el coronavirus se transmitía por el aire, y que finalmente llevó a la organización a modificar algunas de sus recomendaciones.

“Ha perpetuado falsedades que en definitiva condujeron a la muerte a decenas de millones de personas”, dijo, citando una estimación de que 15 millones de personas murieron durante la pandemia. “Necesitamos una agencia que no tenga miedo de decir la verdad, pero por desgracia no es lo que tenemos”.

Fuente: AFP/ AP

Comments are closed.