¿Qué es un Pemex fuerte?

0

Por Antonio Gershenson

Funcionarios que se supone que serán del próximo gobierno dicen que hay que, primero, fortalecer más a Pemex, y aumentar la participación privada. Nada más que durante años se ha seguido el camino entregando cada vez más a Pemex a empresas privadas. Además del contratismo en forma cada vez más favorable a estas empresas, los llamados contratos integrados, por 25 años o más, para campos maduros. Todo un circo, y se supone que oficialmente aumentaría la producción de petróleo, en los campos maduros, en muchos años, en 125 mil barriles diarios. En Chicontepec se suponía que iba a aumentar la producción en 800 mil barriles de crudo y, en la realidad, es menos de la décima de esa previsión. Se habla de que las aguas profundas, ni modo, deben trabajarse con trasnacionales, cuando años y años han mostrado la pobreza de los resultados y lo caro de sus operaciones.

La verdadera fortaleza de Pemex viene de su integración, no de las trasnacionales. Y es que los tecnócratas y funcionarios lo hicieron cachitos.

Las entidades en las que se subdividió Pemex son Pemex Exploración y Producción, Pemex Refinación, Pemex Gas y Petroquímica Básica, y Pemex Petroquímica. Esto implica que en cada una hay un aparato burocrático caro. Se han estado formando subsidiarias en México y en otros países que permiten a los funcionarios eludir la fiscalización.

Es indispensable integrar a Pemex en una sola entidad, sin venderse como ahora bienes ni servicios entre las empresas divididas (como el crudo que se vende de Pemex Exploración y Producción, a Pemex Refinación).

Los organismos de control mexicanos, como la Auditoría Superior de la Federación, no tienen control de las empresas que son sociedad anónima y similares, y una de ellas se ha empleado en las recientes operaciones, ya famosas, de Pemex en España. El futuro gobernante apoyó esas operaciones, o sea que no se propone en realidad fortalecer a Pemex, sino al contrario.

El primer paso de fortalecimiento de Pemex, como dijimos, es su integración en una sola entidad. Sobre esta base hay medidas que lo extienden y profundizan. Hay que dar prioridad a las áreas que han tenido buen resultado con la exploración y explotación, y destinarles más recursos.

Ponemos como ejemplo, sin ser el único caso, a Litoral de Tabasco, que produjo 320 miles de barriles diarios en este año, 8.2 veces más que su producción de 2003. Su producción de gas natural en este periodo fue de 719 millones de pies cúbicos diarios en este año también, 8.26 veces más que en 2003.

Dentro de este mismo activo, están los pozos Tsimin y Xux. En años anteriores proporcionaron nuevas reservas probadas anuales de gas, mayores que la suma del resto del país. Ahora no sólo proporcionan más reservas que las de todo el resto del país, sino que contienen crudo súper ligero de 43 grados API (casi el más ligero que existe). Las principales reservas nuevas de otras regiones son de 12 grados API, súper pesados. Las previsiones de producción de Tsimin y Xux son de crecimiento hasta 2026.

Estas áreas son básicamente de Pemex, en el sentido de que se usan sus propios equipos, su personal, etcétera. Esto es fortalecer a Pemex. Y podemos comparar, ya lo hemos hecho, con áreas totalmente entregadas a contratistas. Para que no nos digan que fortalecer a Pemex es entregarlo a empresas privadas.

El presupuesto de Litoral de Tabasco en 2012 es de 7.6 mil millones de pesos, que cubren el gas natural y el crudo. Chicontepec produce menos de 70 mil barriles diarios de crudo en este año, una quinta parte que en el citado Litoral, y su presupuesto es de 18 mil millones de pesos, dos veces y medio más caro que Litoral. El barril de petróleo en Chicontepec, sin contar que la calidad del mismo es muy superior en Tabasco, cuesta casi 10 veces más que el del área citada de Tabasco.

En Burgos, también puro contratismo, ya mencionamos que va en caída su producción, produce sólo gas, pero su presupuesto es de 18 mil millones de pesos, también dos veces y media lo que Litoral, que además de gas produce crudo. La producción de gas de la citada región de Tabasco es de 55 por ciento que la de Burgos, pero al ser más barato es mejor su precio del gas, y eso que el precio que contamos para el Litoral es para gas y para crudo. De todos modos, el precio del puro gas en esta área es menor que el Burgos.

Esto nos muestra que meter a más empresas extranjeras es encarecer la producción por los dos lados, producción y precio del producto. No digamos las inversiones en aguas profundas, que son muy caras y que no han producido nada.

La actual política gasta más en exploración sísmica, se destina más dinero a las aguas profundas, que, ya lo dijimos, no han producido nada. Si se usara más en la zonas más productivas, la multiplicación de reservas sería mayor y la producción también.

Es el camino que trazamos el que lleva a un Pemex más fuerte; el meterle más inversión privada, que es lo que ya se ha estado haciendo durante años, sólo hará negocios, pero no fortalecería a Pemex, como no lo ha hecho durante años.

antonio.gershenson@gmail.com

Fuente: La Jornada

Enhanced by Zemanta

Comentarios

Skip to toolbar